Panorama de los habitantes de calle en Bogotá

Panorama de los habitantes de calle en Bogotá

Según último censo, en Mártires, Santa Fe y Kennedy se concentra el 51 % de esta población. 

Foto:
21 de abril 2018 , 04:30 a.m.

De acuerdo con el VII Censo para Habitantes de Calle que realizó la Secretaría
Distrital de Integración Social (SDIS) en la capital hay 9.538 personas en condición de habitante de calle. Según el censo, el 59 % de estas – 4.104 – nacieron en Bogotá, y el 41 % restante provienen de otras regiones del país.

Pese a que se trata de una población que se desplaza por la ciudad y que, en su mayoría, no habita en un punto determinado, la Secretaría identificó las localidades cuyas calles están más habitadas.

Los Mártires, con 1.750, Santa Fe, con 1.313, y Kennedy, con 682 ocuparon los primeros lugares. En estas tres localidades se concentra el 51 % de los habitantes de calle de la ciudad. En el norte, por su parte, el primer lugar se lo lleva Chapinero con 229, luego Suba con 217 y finalmente Usaquén con 144.


Frente a esta problemática, la SDIS, entidad encargada de velar por las comunidades más vulnerables de la ciudad, ha adelantado una serie de actividades con el fin de brindar atención y ayuda a quienes quieran acogerse a ellas.  Lo anterior, teniendo en cuenta que desde el 2015 un fallo de la Corte Constitucional (sentencia T-043 de 2015) determinó que el tratamiento para adictos sólo se puede iniciar cuando el individuo dé su consentimiento para hacerlo.

Con respecto a quienes habitan las calles pero no son consumidores de drogas, la Corte establece que la mendicidad “no es un delito ni una contravención” siempre y cuando sea ejercida de forma autónoma. Por eso, determina que no pueden usarse medidas coactivas para sacar a esas personas de la calle.

Esfuerzos hechos por ángeles

Día a día, un equipo de 700 personas, conocidas en las calles como los ‘Ángeles Azules’, funcionarios de la SDIS, trabajan con los habitantes de la calle. Algunos hacen parte de la estrategia de abordaje territorial, que busca llevar, las 24 horas del día, los 7 días de la semana, la oferta institucional de la Secretaría a través del diálogo en las calles. 

Dentro de la oferta se encuentran: la vinculación a los Centros de Atención Distrital (12 en total) para rehabilitarse y salir de las calles; la visita a uno de los hogares de paso, en donde podrán comer y asearse sin obligación a permanecer allí, y otros como las comunidades de vida o los centros transitorios. Quienes se dedican al trabajo en territorio, recorren casi 19 km. diarios tratando de convencer a quienes duermen en la calle de que accedan a la ayuda. 

Angeles azules

Los 'Ángeles Azules' recorren la ciudad invitando a los habitantes de calle a acogerse a las iniciativas integrales que ofrece el Distrito.

Foto:

Carlos Ortega

Por otro lado, otro grupo de ‘Ángeles Azules’ permanece en los Centros de Atención. Allí el trabajo consiste en construir nuevos proyectos de vida, reconstruir sus lazos familiares, terminar su proceso educativo, capacitarlos en un oficio y recuperar hábitos tan cotidianos como la alimentación, el aseo y las horas de sueño.

El proceso de cuidado y seguimiento en estos lugares incluye atención médica para dejar la droga, vacunación, entrega de medicamentos, controles odontológicos y acompañamiento psiquiátrico y psicológico.

Durante el 2017, 8.944 habitantes de calle fueron atendidos en los Centros de Atención, 8.550 en hogares de paso y 874 en Centros de Atención Transitoria. Se espera que para este 2018 sean abiertos cinco nuevos centros, que incluirán nuevos servicios para esta comunidad como: una casa de egreso, para quienes finalizan su
proceso de reinserción, una comunidad de vida para personas mayores, un hogar de paso para mujeres diversas y un hogar de paso para carreteros con sus mascotas. En total serán 495 nuevos cupos con una inversión total de $ 7.432 millones.

Además, entre junio de 2016 y diciembre de 2017, 2.125 habitantes de calle iniciaron procesos de superación de habitabilidad en calle. De ellos el 19 % finalizó el proceso y 48,5  % continúa en él. A la fecha son más de 860 exhabitantes de calle los que
han recibido formación en artes y oficios como: carpintería, electricidad, construcción, cocina, sistemas y artes visuales, entre otras actividades.

Se espera que el aumento en el presupuesto para el cuatrienio permita invertir más recursos en prevención y atención. El sector social pasó de tener $ 156.534 millones en la anterior administración a $272.478 millones en la administración en curso.

Entrevista

La subdirectora para la Adultez de la Secretaría de Integración Social, Myriam Cantor, habló con EL TIEMPO ZONA del trabajo que ha venido haciendo la institución desde
el 2016.


Según Cantor, una de las características de las personas que viven en la calle es la inmediatez, “no tienen un plan de vida a largo plazo, ni siquiera mediano ni corto, sino es un plan de vida inmediato”. El trabajo de la Secretaría busca dignificar la vida de ellos, desde lo básico: el cuidado personal y de su entorno, entre otros.

Miriam Cantor

Myriam Cantor es la subdirectora de la Secretaría de Integración Social.

Foto:

Secretaría de Integración Social


¿Es alarmante para Bogotá tener más de 9.000 habitantes de calle?
No me alarmaría con la cifra, si uno mira con calma tenemos un número
de 9.538 personas que es el 1,2 por cada 10.000 habitantes, tampoco es que sea tan elevada. Por supuesto, las condiciones de las personas no son dignas, viven una serie de situaciones complejas en las que, en la dinámica actual de la vida de calle, está muy mediada por organizaciones al margen de la ley que los instrumentalizan para
sus propósitos.

¿Qué pasa con quienes no quieren ayuda de Integración?
Quienes definitivamente dicen: “yo no quiero ir allá”, argumentan que en la calle gozan de una libertad y que al llegar a un centro no se les da, pues es un lugar en donde hay normas mínimas. Desafortunadamente, en la calle hay elementos que los mantienen, por ejemplo, las personas que en una buena intención terminan van
y reparten comida, les dan cosas y eso hace que se mantengan allí.

¿Influimos como sociedad en el fenómeno de habitabilidad de calle?
Sí, a parte de suministrarles alimento y dinero, convertimos la basura en una fuente de ingreso para ellos. El hecho de que nosotros ubiquemos mal nuestros desechos provoca un problema medioambiental. Ellos sencillamente aprovechan de lo que hay ahí y los ciudadanos aún no lo entendemos. Integración está haciendo guías que enseñan el manejo de desechos y la protección del medioambiente a los habitantes de calle.

¿Y los estupefacientes?
No somos ingenuos ni vivimos en un mundo alejado de la realidad, tenemos claro la dinámica, sabemos que a ellos les gusta consumir. Además, muy buena parte del dinero que ellos consiguen en la calle es vendiendo los objetos (ropa, colchones
y cobijas, entre otros) que les regalan.

Otros les dan comida y algunos plata, que termina en los bolsillos de un ‘jíbaro’. En nuestro trabajo hemos detectado que ellos reciben al día entre 8.000 y 10.000 pesos, que les quedan libres. Lo que hacemos es un monitoreo de aquellas personas a  quienes les gusta consumir y deciden quedarse en las calles, a ellos los invitamos a
vivir por un día de manera distinta en los hogares de paso.

Nosotros entendemos que la vida en la calle no es solamente consumir, sin embargo, es importante entender que ellos son personas y no un estómago que hay que llenar.

EL TIEMPO ZONA
Zona@eltiempo.com

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.