Baja la tasa de feminicidios, pero aumenta la de violencia física
no es hora de callar
No es hora de callar patrocinado

Baja la tasa de feminicidios, pero aumenta la de violencia física

Van 37 mujeres asesinadas en Bogotá. Aunque cifra se redujo con respecto a 2017, la agresión subió.

Violencia Mujer

Autoridades y campañas aseguran que la denuncia es clave para enfrentar los casos.

Foto:

Mauricio León

25 de junio 2018 , 08:21 p.m.

Dos gritos se escucharon este sábado en el conjunto residencial del Almería, en Suba.

Jennifer Andrea Plazas Pinilla, de 29 años, caía por el balcón frente a los ojos de su madre. Había sido arrojada desde su apartamento por su esposo, Andrés Gómez Uriza. Minutos antes, había sido apuñalada por él. La policía estaba del otro lado de la puerta, ya la hermana de Plazas había llamado.

Mientras llegaban los bomberos para tratar de entrar al apartamento, Gómez también se arrojó al vacío.

Ella falleció y dejó una historia de nueve años de maltrato.


Él terminó con múltiples fracturas, pero sobrevivió. Fue trasladado al Hospital Simón Bolívar y allí, este lunes, la Fiscalía le imputó el delito de feminicidio agravado, que podría darle entre 41 y 50 años de prisión.

No aceptó cargos y fue enviado a la Cárcel Nacional Modelo con medida de aseguramiento.

Jennifer sumó una más a la lista: entre el 1.° de enero y el 31 de mayo de este año se han presentado 37 casos de muerte violenta de mujeres a manos de un tercero, según cifras de la Secretaría Distrital de la Mujer.

Adiós, Jennifer

“Mi hermana era una deportista muy destacada en el atletismo. Ella se graduó de licenciatura en deportes en la Universidad Pedagógica Nacional y trabajaba como entrenadora física para niños y personalizada”, comentó Ana María Plazas, hermana mayor de Jennifer.

La víctima, madre de una niña de 7 años, llegó a Suba en febrero del 2017 y convivía intermitentemente con Gómez Uriza, a quien conocía desde hace 9 años.

La vida de Jennifer Andrea giraba entorno a su hija y al deporte. Su familia contó más de 40 medallas que ganó en diferentes categorías.

“Su asesino quiso destruirla porque era una mujer muy bella. Era muy atlética y destacaba a donde llegaba por su inteligencia”, agregó Ana María.

Precisamente, por esa pasión por la actividad física también la recuerdan sus compañeras del colegio La Merced. “Era una persona sonriente, le encantaban los deportes y me acuerdo que le gustaba el baloncesto y el atletismo. La admirábamos porque tenía buen cuerpo”, dijo Lady Vargas, amiga de Jennifer.

La agresión del sábado pasado no fue la primera que sufrió esta mujer bogotana. De acuerdo con su hermana mayor, cuando solo tenía cuatro meses de embarazo, Gómez Uriza la golpeó y le dieron 15 días de incapacidad. Incluso en muchas ocasiones el hombre le prohibía a Jennifer ir a sus entrenamientos.

“Ella quiso salir muchas veces de la relación, pese a que el sujeto le decía que lo perdonara. Pero la razón por la cual no lo lograba era su hija. Él la chantajeaba y le decía que si lo dejaba, iba a secuestrar a la niña o hacerle daño”, dijo Ana María Plazas.

La denuncia de Jennifer nunca llegó y tampoco se sumó a los 2.576 reportes de violencia de pareja de este primer semestre. La denuncia habría podido ser el sábado: Jennifer se había decidido. Pero no fue. Ese día pasó a engrosar las filas de feminicidio de Bogotá.

El panorama en cifras

Según la Secretaría Distrital de la Mujer, en el primer trimestre de este año se registraron 5.740 casos de violencia física. Para que se haga una idea, es como si se hubieran producido 38 agresiones por día. La tasa aumentó un 17,6 % respecto al mismo periodo en 2017.

En el caso de violencia física de pareja, subió un 5 %. Y en más de la mitad de los casos, el presunto agresor era el compañero permanente.

Suba, la localidad donde vivía Jennifer, es la segunda más afectada por esta modalidad con 309 casos. La lista la lidera Ciudad Bolívar (335) y en el tercer lugar está Kennedy (278).

Y aunque según el informe la tasa de violencia sexual haya bajado en un 2,5 % respecto al 2017, el 85 % de las víctimas son mujeres menores de edad.

“Estamos enfrentando la situación con una institucionalidad fuerte para que estos casos no queden impunes y facilitar los mecanismos de denuncia”, explicó Ángela Anzola, secretaria de la Mujer.

Gráfico: La cifra de mujeres asesinadas corresponde al periodo comprendido entre el 1 de enero y el 31 de mayo de 2018. Los demás indicadores son del primer trimestre de 2018. 

Por ejemplo, el 20 de mayo, otra mujer de 26 años fue agredida en el sur de Bogotá, aunque ya había presentado la denuncia ante la Fiscalía y la Comisaría de Familia.

Según Anzola y Jairo García, secretario de Seguridad, se avanza en una estrategia integral también con la Secretaría de Integración Social para habilitar una ruta de atención efectiva. Esto comprende canales de denuncia, atención psicosocial, asesoría jurídica y la elaboración de un escenario posterior para no regresar a los sitios donde se originan los maltratos.

“En algunas ocasiones, la mujer no puede establecer ella misma la denuncia. Pero familiares o terceros sí pueden hacerlo”, aclaró Anzola.

Si la Comisaría de Familia lo considera pertinente, se puede otorgar una medida de protección a la mujer y a sus hijos. Según la Secretaría de Integración Social, entre enero y mayo de este año se otorgaron medidas de protección a 8.649 mujeres víctimas de violencia intrafamiliar. Alrededor del 51 % están entre los 27 y los 59 años.

Asimismo, desde la Secretaría de la Mujer se ofrece el servicio de 60 abogadas de litigio de género que atienden en dupla con atención psicosocial las inquietudes de las mujeres que decidan contactarse con la Línea Púrpura 155 o al 018001121337.

También, hay habilitadas cinco casas refugio donde las mujeres pueden llegar con sus hijos. Allí reciben atención integral, orientación psicojurídica y educación para que los niños no queden desescolarizados.

Aunque la tasa de muertes violentas de mujeres en la capital es la más baja del país, con 0,88 muertes por cada 100.000 habitantes mujeres, hay trabajo por hacer.

La Secretaría avanzará en rutas de atención intermedias que permitan que las mujeres denuncien y reciban ayuda con mayor confianza. "Es una decisión difícil salir de tu entorno, tu barrio, tu trabajo. Estamos pensando en la posibilidad de un mecanismo intermedio que no les altere tanto su nivel de vida pero que también les salve su integridad", aseguró la secretaria de la Mujer. 

Reconozca los tipos de violencia

No todas las agresiones son físicas. Existen también la violencia psicológica, económica y sexual. La psicológica se expresa con insultos, chantajes y control por celos. La económica incluye limitaciones al uso del dinero. Y la sexual contempla manoseos o actos sexuales en contra de la voluntad de la mujer. 

ANA PUENTES
Escuela de Periodismo Multimedia de El Tiempo
@soypuentes

RAFAEL JALLER
El Tiempo Zona@rafajaller

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.