Ciclovía: 40 años y 400 ciudades después

Ciclovía: 40 años y 400 ciudades después

Este espacio es paradójicamente uno de los espacios que los bogotanos consideran más seguros.

fg

La ciclovía se ha convertido en una referencia para mejorar indicadores de salud pública y disminuir emisiones de gases invernadero.

Foto:

Archivo particular

25 de noviembre 2016 , 07:23 p.m.

Hace un par de semanas les pregunté a mis estudiantes qué espacios públicos de la ciudad creían que lograban mezclar a gente de clases, géneros y edades diferentes. Después de un “ninguno” que soltó un estudiante casi de manera automática, dos estudiantes levantaron la mano y coincidieron en su respuesta: “en la ciclovía”.

La semana pasada, el Centro Interdisciplinario de Estudios sobre Desarrollo (Cider), de la Universidad de los Andes, organizó un evento llamado ‘Ciclovía: 40 años y 400 ciudades después’, durante el cual se resaltó cómo, desde sus inicios, el programa se caracterizó por una adhesión a los principios de inclusión y sostenibilidad, antes incluso de que la palabra ‘sostenibilidad’ formara parte de nuestro vocabulario.

A pesar de hacerse solo una vez a la semana, la ciclovía genera tres impactos positivos: 1) crea situaciones de encuentro entre ciudadanos de clases, género y edades diferentes; 2) provee oportunidades de recreación en una ciudad con claras deficiencias en ese ámbito, y 3) fomenta el ejercicio físico frente al sedentarismo que promueven los estilos de vida capitalistas occidentales centrados en el uso del automóvil.

(Le puede interesar: Seguridad e infraestructura, los retos del primer gerente de la bici)

En una ciudad en la que los habitantes de clase media-alta y alta huyen de los espacios públicos por miedo al crimen y se recluyen cada vez más en conjuntos cerrados, camionetas y centros comerciales exclusivos, la ciclovía es paradójicamente uno de los espacios que los bogotanos consideran más seguros.

Se ha convertido en una referencia para mejorar indicadores de salud pública y disminuir emisiones de gases invernadero. Hoy, la ciclovía no es una joya exclusiva de Bogotá, ni siquiera de Colombia. Desde Guadalajara (México) a Jakarta (Indonesia) pasando por San Francisco (Estados Unidos), Alicante (España) o Ciudad del Cabo (Sudáfrica), más de 400 ciudades en los cinco continentes han replicado el programa en las últimas décadas.

A pesar de que los modelos de urbanismo han viajado tradicionalmente desde las ciudades de Europa y Estados Unidos hacia la periferia, la ciclovía abre nuevas posibilidades de imaginar un urbanismo más cosmopolita que también viaja Sur-Sur e incluso Sur-Norte. La ciclovía es tan colombiana como el sombrero ‘vueltiao’, pero es, también, uno de los principales aportes de Colombia al urbanismo contemporáneo y una oportunidad para la construcción de ciudades basadas en la inclusión, la sostenibilidad y la salud pública en todo el mundo.

SERGIO MONTERO
Universidad de los Andes
* Profesor de la Maestría en Planificación Urbana y Regional en el CIDER de la Universidad de los Andes y autor del artículo Worlding Bogotá’s Ciclovía: From Urban Experiment to International ‘Best Practice’ (s.montero@uniandes.edu.co)

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA