Casos de desnutrición infantil se mantienen

Casos de desnutrición infantil se mantienen

Ciudad Bolívar arroja un notable incremento de desnutrición aguda enniños. Bosa, Suba y Puente Aranda bajan en reportes. Analistas opinan.

fg

ImageDefault

Foto:

ul

30 de agosto 2016 , 08:16 p.m.

 Bogotá podría llegar al final del 2016 con 2.958 casos de desnutrición aguda, que es la deficiencia de peso en relación con la altura que se desarrolla en el corto plazo, en la población de 0 a 5 años de edad.

La cifra es muy parecida a la del 2015, cuando se registraron 2.864 casos, de acuerdo con los datos del Sistema de Vigilancia Alimentaria y Nutricional de la Secretaría de Salud de Bogotá, que advierte que hay que esperar al final del periodo para verificar si la tendencia se mantiene en el segundo semestre.

Según los registros obtenidos en la primera mitad del 2016, dos de las localidades con más desnutrición aguda son Bosa (152) y Kennedy (161), que, pese a ocupar el segundo y el tercer puesto en mayor cantidad de casos, arrojan una tendencia a la disminución.

En donde sí hay un notable incremento de reportes es en Ciudad Bolívar: entre enero y junio del 2016, esta zona del sur de Bogotá ya superó el total de desnutridos que tuvo entre enero y diciembre del año pasado: mientras en el 2015 hubo 184 casos en total, en el primer semestre de este año van 187 registros. Si el segundo semestre llegara a sumar la misma cantidad del primero, el aumento rondaría el 100 %.

“Esto se explica por la llegada de poblaciones desplazadas o migrantes a esa zona periférica. Son niños que desde su lugar de origen vienen con deficiencias en su nutrición. Esto tampoco sería culpa de la administración pasada”, explicó el secretario de Salud, Luis Gonzalo Morales.

Así mismo, si para el segundo semestre del presente año se repitiera el comportamiento del primero, 10 localidades mostrarían alzas casi imperceptibles: Usaquén, Chapinero, San Cristóbal, Usme, Tunjuelito, Engativá, Antonio Nariño, Candelaria, Rafael Uribe Uribe y Sumapaz; por su parte, 8 revelarían bajas leves, y Fontibón se mantendría invariable.

Donde no sube

En lo que corresponde a las zonas del Distrito con menor ocurrencia, figuran Sumapaz (3), Barrios Unidos (9) y Teusaquillo (10).

Para Bibiana Pineda, coordinadora del programa Así Vamos en Salud, “en términos generales se mantiene la tendencia a concentrar el mayor número de casos en localidades como Bosa, Kennedy y Suba, teniendo en cuenta el comportamiento del 2015”.

En lo referente a la situación de Ciudad Bolívar, comentó que no deja de ser llamativo y que puede obedecer a una mejoría en el reporte de casos, aunque advierte que hay que esperar hasta enero próximo para hacer un balance completo en cuanto a la tendencia final del año y comparativamente.

Sobre el alza en la misma localidad, el profesor de la Universidad de los Andes Luis Jorge Hernández, que coordina el grupo de Investigación en Salud Pública, dijo que la cifra “se podría atribuir a nuevas familias desplazadas, con niños menores de 5 años y con algún grado de desnutrición que se están asentando en la periferia de esta localidad, y llegan procedentes de regiones deprimidas”.

A propósito, Pineda complementó que la desnutrición aguda (se da en corto plazo) se asocia a una pérdida de peso reciente y acelerada o a una incapacidad para ganar peso, dada en la mayoría de los casos por un bajo consumo de alimentos, y que de no tratarse a tiempo puede traer consecuencias irreversibles en el estado de salud.

Desnutrición crónica

En otro indicador del tema, según análisis de Bogotá Cómo Vamos (BCV), la prevalencia de desnutrición crónica (retardo de altura para la edad), que ayuda a revelar malas condiciones sostenidas por años, esta se ha mantenido casi estable en el último quinquenio. Fue de 18,1 por ciento en el 2011, del 18,3 en el 2012, del 17,4 en el 2013, del 18 en el 2014 y del 17 en el 2015.

Los expertos consideran que hay que esperar si este año se mantiene el promedio de variación, que ha estado en 1,3 por ciento.

En lo correspondiente a la prevalencia de desnutrición global (deficiencia de peso para la edad), dato que se halla al relacionar los índices de aguda y crónica, y que permite una lectura estructural, se ha revelado que en el 2011 fue de 5,2 por ciento; en el 2012, de 5,1; en el 2013, de 4,8; en el 2014, de 5, y en el 2015, de 4,8.

Según los expertos, este es un tema que se debe seguir mejorando: entidades como las secretarías de Integración Social y de Educación, y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) son claves para ayudar a bajar esos indicadores que rastrean salud (vea nota anexa, ‘Acciones actuales van en dirección correcta’).

‘Acciones actuales van en dirección correcta’: experto

Luis Jorge Hernández, docente asociado de la Universidad de los Andes y coordinador del grupo de investigación en Salud Pública, estudió las cifras de la Secretaría de Salud y dio sus percepciones sobre desnutrición.

¿Cuál es su percepción sobre el tema en Bogotá?

Al comparar las tasas de desnutrición global y crónica, en menores de 5 años, primer semestre del 2015 y primer semestre del 2016, a nivel distrital hay una leve tendencia al aumento, debido a un efecto acumulativo de años anteriores de deterioro en las condiciones socioeconómicas y de acceso a servicios sociales y de salud: la Administración Distrital hace lo que debe hacer, pero epidemiológicamente en el 2016 recibe rezagos del pasado.

Sin embargo, llama la atención el indicador estable de desnutrición aguda, lo cual refleja que las acciones actuales van en dirección correcta para afectar lo agudo y a mediano plazo reducir las condiciones crónicas de desnutrición. Se resalta también un mejor registro o notificación de casos de mortalidad por desnutrición durante el primer semestre del 2016.

¿Qué análisis tiene sobre mortalidad infantil por desnutrición (DNT)?

Durante el semestre I del 2016 se han reportado 4 muertes por DNT severa, dos de ellas en la localidad de Ciudad Bolívar, una en Tunjuelito y una en Rafael Uribe. Este aumento de casos, en comparación con el periodo inmediatamente anterior, semestre I del 2015, con un caso de muerte por DNT severa, obedece al fortalecimiento de la vigilancia epidemiológica de la mortalidad por esta causa, que lleva a profundizar el análisis de las causas de muerte en menores de 5 años, asociadas a enfermedades infecciosas con estado nutricional.

Y en cuanto a DNT global, ¿qué tendencia nota?

Con relación al riesgo de la DNT global, se evidencia una leve tendencia hacia el aumento, la cual se relaciona directamente con los determinantes estructurales e intermedios, entre los que sobresalen las condiciones de pobreza de la población, el desempleo y el bajo nivel educativo.

Además, hay más oportunidad en la identificación temprana de los estados carenciales nutricionales. Es decir, esta DNT está mostrando condiciones acumuladas de pobreza e inequidades de los últimos años en Bogotá. Al comparar el semestre I del 2015 con el semestre I del 2016, se evidencia en las localidades de Ciudad Bolívar y Tunjuelito un aumento de casos en el último periodo, lo cual se asocia al hallazgo de nuevas familias desplazadas con niños menores.

FELIPE MOTOA
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @felipemotoa

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA