'Perdí mi ojo por los golpes durante un atraco en la 26'

'Perdí mi ojo por los golpes durante un atraco en la 26'

Marcela narra su tragedia y denuncia a dos hombres que golpean por Quinta Paredes. Más víctimas.

Mujer pierde ojo por agresión en puente peatonal | El Tiempo | Agosto 11 Mujer pierde ojo por agresión en puente peatonal | El Tiempo | Agosto 11

Mujer pierde ojo en atraco

14 de diciembre 2016 , 01:31 p.m.

El día había transcurrido con normalidad para Marcela, una sicóloga de 39 años que trabaja escuchando y ayudando a adolescentes que han tenido problemas con la ley.

El miércoles 3 de agosto, ella se levantó a las 4:30 de la mañana, realizó sus funciones con tranquilidad y salió para su clase de yoga. “Yo tomo esto de 6:30 de la tarde a 8:30 de la noche. Siempre cuando salgo de clase me voy en TransMilenio hacia mi casa, pero esta vez una amiga se ofreció a acercarme en un Uber que había llamado”.

El vehículo estacionó muy cerca de la Hemeroteca Nacional, en la calle 26 nº. 44A-40, a eso de las 9 de la noche. Muy cerca de este lugar hay un puente peatonal que conecta con la Embajada de Estados Unidos. “Esas escaleras tienen como un zigzag. Recuerdo que aunque estaba muy oscuro alcancé a ver que había dos hombres agachados, como escondiendo su cabeza con sus brazos. En ese momento supe que me iban a atracar”.

Sandra intentó retroceder, salir corriendo, gritar, pero en cuestión de segundos los hombres la tenían cogida y no la dejaban mover. Uno de ellos, joven, de tez negra, alto, pelo estilo afro, vestido con prendas oscuras, jeans y una chaqueta con cuadros y que llevaba una gorra con algo rojo en su cabeza comenzó a golpearla con sevicia en todo el cuerpo, sobre todo en sus ojos.

“Yo comencé a gritar, le decía que no me pegara, que todo lo que yo tenía estaba en mi bolso, que se lo llevara”, pero de nada sirvieron los ruegos de la mujer.

Según cuenta la víctima, el hombre moreno era quien daba las órdenes y el que la golpeaba con más odio; él también era el que le decía al otro delincuente que la esculcara por todos lados. “El otro sujeto era blanco, tenía una chaqueta blanca con algo azul en la mitad, también tenía una gorra pero de color claro. Ese me pegaba con menos violencia y tenía que hacerle caso a su compañero. Los dos eran jóvenes”.

Los recuerdos son borrosos porque había un intenso dolor, pero ella sabe que fue golpeada contra el borde de uno de los escalones.

Cuando ella vio que el hombre moreno sacó un puñal, pensó que hasta ahí había llegado su vida. “Yo lo alcancé a ver, pero supe que no tenía sangre; pensaba, gracias Dios no me lo ha enterrado. Yo estaba de rodillas, ellos me había intentado tirar al piso”.

En ese momento escuchó la voz de un hombre que gritaba “dónde está, dónde está”. “A esa hora estaban saliendo los trabajadores del canal RTVC; sé que eran dos hombres, uno de ellos muy alto. Cuando ellos me encontraron, el tipo más violento me alcanzó a arrancar una cadena de plata y ambos salieron corriendo por debajo del puente, por la calle 26”.

Pronto, la mujer herida, con su rostro lleno de sangre, fue auxiliada por dos hombres y por dos mujeres que a esa hora pasaban por el puente peatonal. “Yo les gritaba aterrada que no podía ver, eso me angustiaba; ellos me dijeron que era porque tenía muchos golpes, pero que luego de la desinflamación se me iba a pasar. Ellos me tranquilizaron mucho y me dijeron que ya habían pasado antes la queja por falta de iluminación en ese lugar”.

La ambulancia que llamaron a través del 123 nunca llegó, por eso tuvieron que esperar hasta llamar la atención de dos policías que más tarde la llevaron a la Clínica Colombia. “Fue un patrullero el que le avisó a mi familia. Mi mamá y mi hermana llegaron angustiadas. Mi ojo no paraba de sangrar, me tuvieron que hacer varios exámenes; entre muchos, un tac”.

El diagnóstico

“La Fiscalía fue hasta la clínica y allá me tomaron la denuncia. Los policías nos dijeron que no era el primer caso que ocurría en la zona. No explicaron que creían que estos dos hombres estaban operando desde hace varios meses entre la calle 68 y la 50, que a un señor lo habían asesinado por robarle la bicicleta y que otra mujer también estaba hospitalizada a causa de los golpes”. La hipótesis, según lo que la Policía le contó a la víctima, es que estos dos hombres atacan más por ejercer violencia que por robar.

Marcela guardaba la esperanza de que su ojo se recuperara, pero cuando salieron los resultados de una resonancia magnética que le practicaron fueron lamentables. “Los doctores me dijeron que mi ojo había explotado porque los golpes habían sido muy fuertes. Me confirmaron que había perdido mi ojo”.

El sábado siguiente le practicaron una operación y le pusieron una prótesis de un paciente cadavérico. “Eso fue a eso de las 8:30 de la mañana; los médicos me decían que mi ojo estaba hecho una masa, que se notaba que el ataque había sido muy violento. No hubo nada que hacer, perdí mi ojo”.

Ahora el camino es largo mientras Marcela se recupera y se adapta a ver por uno solo de sus ojos. “No he tenido tiempo de pensar en cómo esto va a afectar mi vida, ni cuánto tiempo tarde en recuperarme”, dijo, aún herida, con su rostro todavía adolorido.

Esta mujer teme que su denuncia y la de las otras víctimas no sirvan de nada, por eso, pese a lo reciente del ataque ella, valiente, sacó fuerza para hacer su denuncia pública y que la zona sea rodeada de policías e iluminación.
“Yo ya perdí mi ojo, pero no quiero que más mujeres u hombres sean víctimas de estos dos sujetos que no buscan robar, sino violentar a las personas”.

CAROL MALAVER
Subeditora de EL TIEMPO
@CarolMalaver
* Escríbanos a carmal@eltiempo.com si usted ha sido víctima de estos delincuentes

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA