¿Está lista Bogotá para tener conjuntos de vivienda sin parqueaderos?

¿Está lista Bogotá para tener conjuntos de vivienda sin parqueaderos?

La Administración quiere lograr que no sea necesario el carro particular. Hablan expertos.

fg

Datos de Catastro indican que hay 780.000 parqueaderos, de los cuales 368.000 son en conjuntos y 411.000, públicos.

Foto:

Mauricio León / EL TIEMPO

24 de octubre 2016 , 07:50 a.m.

Después del anuncio del alcalde Enrique Peñalosa de dejar en libertad a las constructoras de hacer o no estacionamientos para carros en los conjuntos residenciales, constructores y expertos se han pronunciado al respecto y quedan dudas sobre si es viable o no este proyecto.

Según el secretario de Planeación Distrital, Andrés Ortiz, lo que se busca es dar un primer paso, sin que esto cambie la reglamentación que obliga a las constructoras a crear un mínimo exigido de parqueaderos por viviendas que se construyan.

En el mundo, ya se ha puesto en marcha este tipo de restricciones. Un ejemplo es Portland (Estados Unidos). Allí, desde 1997, se implementaron requerimientos máximos y mínimos para gestionar los espacios donde se construirían los nuevos estacionamientos. Esto bajo un código que establecía limitar los lugares permitidos y promover un uso eficiente del suelo, incentivar el uso de transportes alternativos y mejorar las condiciones del medioambiente.

Hoy en Bogotá hay matriculados cerca de 1’500.000 carros particulares, según datos de la Secretaría de Movilidad. EL TIEMPO consultó a expertos para responder si la ciudad está preparada en materia de movilidad para afrontar la medida.

Cifras de Fenalco indican que en la capital se venden alrededor de 100.000 carros al año. A esto se suma que dentro de las características que más buscan los ciudadanos a la hora de adquirir vivienda, es que esta tenga parqueadero.

Daniel Páez, profesor de la Universidad de los Andes y director del Grupo de Estudios en Sostenibilidad Urbana y Regional, afirmó que la propuesta “sí es factible porque está dentro de las facultades del alcalde hacer cambios en el ordenamiento y el uso del suelo”.

Agregó que esta medida lo que pretende es que las personas utilicen un modo diferente para transportarse.

Aunque la norma buscaría reducir los índices de uso y compra de automotores, el experto en infraestructura y transporte Miguel Ángel Ospina prevé que esta medida no tendría un gran impacto en la disminución de esos índices, puesto que implica un ejercicio de cultura ciudadana.

“Definitivamente no creo en ello porque cuando a los humanos nos exigen algo, automáticamente comenzamos a hacer lo contrario. Segundo, las personas siempre buscamos un mejor bienestar, es decir, en la medida que los usuarios tengan un sistema de transporte que les brinde mayor satisfacción, los ciudadanos están propensos a usar otras alternativas, de lo contrario buscarán un plan B o C”.

(Además: El peatón y la bicicleta, protagonistas en Cumbre de Alcaldes)

Hoy en Bogotá el Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) no está implementado en su totalidad y aún se ven buses del transporte público colectivo recorriendo las calles. A esto se suma la sobreutilización por parte de los usuarios de TransMilenio y las pocas troncales que se han construido desde hace 15 años. Esto, según los entendidos en el tema, ha hecho que en la última década el número de motos crezca en un 1.000 por ciento, al pasar de 40.000 a más de 450.000.

Al respecto, Daniel Páez aseguró que para mejorar esa situación en Bogotá, lo que se debe hacer es arreglar el SITP, invertir en más ciclorrutas y en mejorar el paso peatonal. “La medida que proponen no tiene un alcance a corto plazo, y si lo tiene sería en un espacio nominal, porque serían muy pocos los proyectos que van a tener una significancia”, aseguró Páez.

En este ítem concuerda Martha Moreno, presidenta de Camacol, quien asegura que la Administración debe apostarle a la eficiencia del transporte, a un sistema vial que reduzca los tiempos de desplazamiento y a un cambio de conductas ciudadanas.

“La construcción de andenes amplios, comercio de primer piso, todas las troncales de TransMilenio faltantes, la primera línea del metro y la red vial arterial faltante son determinantes para cumplir este cometido”, aseguró Moreno.

Una de las grandes apuestas en esta administración es hacer la primera línea del metro que iría del suroccidente al norte de la ciudad y sería alimentada por futuras troncales de TransMilenio, entre ellas la de las avenidas 68, Boyacá y Caracas, todas con ciclorrutas. Uno de los objetivos es que los ciudadanos tengan a menos de 800 metros de sus viviendas una estación de transporte.

Germán Sarmiento, líder del proyecto ‘Cebras por la vida’, asegura que “hay un número importante de gente joven que está dispuesta a utilizar el transporte público de la ciudad, o que prefiere utilizar la bicicleta para moverse por ella. Ellos ya no ganan para comprar carro”. Con esto se deja entrever que esta propuesta de la administración deberá ajustarse a las necesidades de las nuevas generaciones, quienes en la actualidad no proyectan la compra y el uso de automóviles.

(También: 'El problema no son las motos, sino el exceso de vehículos')

Uno de los retos que según los expertos tendría la implementación de esta medida, es que las constructoras no saquen provecho de estas regulaciones. Páez lo explica así: “habría un área de incentivo. Ya no venderían como parqueadero sino como área vivible, es decir, si vendían 100 metros cuadrados de apartamento y 20 de estacionamiento, ahora van a ofrecer 120 metros cuadrados de apartamento que saldría más caro que el de parqueadero”.

Camacol asegura que “esta es una iniciativa que exigirá mayor creatividad en el diseño de los proyectos, y eso es bueno para consolidar el modelo de ciudad que plantea la administración en donde los espacios están pensados para el beneficio de los peatones y los usuarios de bicicletas”.

Concluye que si bien no existiría la obligatoriedad, tampoco existe la prohibición, lo que deja que los desarrolladores puedan generar parqueaderos de acuerdo a las condiciones del mercado que se cree que no serán las mismas en las diferentes zonas de la ciudad. EL TIEMPO consultó a Fenalco y no se pronunciaron a esta propuesta hasta no ver el contenido que se presentará en el Concejo de la ciudad, en el marco del Plan de Ordenamiento Territorial.

‘Hoy hay 780.000 estacionamientos’

Andrés Ortiz, secretario de Planeación, habló sobre el anuncio.

¿Cómo sería el proyecto para reducir el número de parqueaderos en los conjuntos residenciales?

No es que los vamos a reducir. Vamos a dar un paso intermedio a no tener una exigencia de parqueaderos mínimos y vamos a dejar en libertad que se hagan la cantidad de estacionamientos que se consideren.

Seguramente al principio seguirán construyendo el mismo número de parqueaderos por temor al mercado y a las ventas, pero creemos que en sitios que estén rodeados de transporte público masivo (metro o TransMilenio) se irá dando esa tendencia de tener menos estacionamientos. Esto ayudaría a que personas que tienen para comprar un apartamento lo adquieran en mejores sitios, ya que les baja el precio por no tener parqueadero, pero tendrían rutas de transporte público muy cercano.

¿En qué ciudades se ha implementado esto?

Este es un paso que ya han tomado ciudades como Londres, Nueva York y París, donde hay sectores en los que solo se puede hacer un máximo de parqueaderos. Lo que estamos pensando para el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) es que no es coherente estar promoviendo el desestímulo del carro particular y a la vez que la norma exija parqueaderos mínimos.

¿Hoy cómo es la tendencia de parqueaderos por número de apartamentos?

Con el POT actual, la cantidad de parqueaderos varía según la ubicación. Hay algunos que son uno o dos por apartamento, y en otros casos como en viviendas de interés social (VIS) hay uno por cada tres viviendas o uno por cada diez apartamentos.

¿Antes de tomar estas decisiones de desincentivar el uso del carro particular no es más fácil mejorar el transporte público?

Tenemos una meta muy ambiciosa en el Plan de Desarrollo que incluye hacer el metro y completar el sistema TransMilenio con varias troncales. Pero, por ahora, estamos proponiendo que sea aprobada por el Concejo la exigencia de parqueaderos mínimos para uso residenciales y oficina.

¿Cuántos parqueaderos hay en Bogotá?

Hay aproximadamente 780.000; de estos, en conjuntos residenciales hay 368.000 y para otros usos, 411.000, incluidos algunos públicos que tienen licencia de construcción, según datos de Catastro.

Lugares del mundo donde funcionó la medida

Cambridge le apostó al control

Esta ciudad estadounidense implementó la regulación de construcción de parqueaderos residenciales. Según el Banco Interamericano de Desarrollo, se realizó en zonas cercanas al transporte público y controló el uso de autos particulares en oficinas, universidades y edificios del Gobierno.

São Paulo le apuesta desde el 2013

Desde el 2013 esta ciudad brasileña creó un plan para eliminar los requisitos mínimos de estacionamiento. Es considerada la primera megaciudad en desarrollo que pretende eliminar por completo estos requerimientos con los que espera reducir el tráfico y generar más acceso a vivienda para los habitantes.

Zúrich construyó plazas públicas

La ciudad suiza aplicó desde 1966 la política Historischer Parkplatzkompromiss (Compromiso histórico del estacionamiento) para eliminar el mínimo requerido de parqueaderos. Esto permitió crear más espacios para los ciudadanos como plazas públicas y actualmente cuenta con requerimientos máximos de uso del suelo.

Londres priorizó vías para los peatones

Londres modificó sus políticas de parqueo para apostarles a diferentes modos de transporte en 2004. Uno de los grandes ejemplos fue el edificio The Shard, construido por el arquitecto Renzo Piano, el cual solo tiene 48 cajones de aparcamiento para abastecer a 12.000 personas que trabajan y viven allí, esto con el fin de incentivar el uso de transporte público.

Vancouver invirtió en más ciclovías

En el centro de la ciudad de Vancouver (Canadá) se eliminaron 20 parqueaderos que permitieron la construcción de más vías para los usuarios que se transportan en bicicleta. La medida incrementó la circulación de ciclistas y peatones por el sector, así como mejoró las ventas del sector comercial.

JOHN CERÓN
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter @Ceron Bastidas
* Con reportería de María Paula Méndez y Lina Parra, estudiantes de la Escuela Multimedia de EL TIEMPO.

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA