Así opera la banda que enreda al hermano del concejal Sanguino

Así opera la banda que enreda al hermano del concejal Sanguino

Es controlada desde La Picota por Ciro Álvarez, condenado a 11 años de prisión.

fg

Ciro Álvarez Alba (izq.) cumple una condena de 11 años de cárcel. Enio Sanguino (der.) está detenido en la cárcel Modelo de Bogotá.

Foto:

Archivo particular

03 de septiembre 2016 , 10:04 p.m.

Al oficial y al patrullero de la Dijín, que se infiltraron en el barrio San Bernardo, les tomó 18 meses identificar las 15 líneas de microtráfico que controlan esa zona del centro de Bogotá.

Apoyados por mujeres policías, que se hicieron pasar por compradoras de droga, también lograron establecer las identidades de los jefes y lugartenientes, y de los 14 policías corruptos que los protegían.

(Lea: Los líos del hermano del concejal Antonio Sanguino)

Uno de los grandes capos de la zona resultó ser Ciro Álvarez Alba, ‘Don Ciro’, condenado en el 2011 a 11 años de prisión. Aunque el hombre está recluido en la penitenciaría La Picota, desde allí controlaba los hilos del negocio.

El otro patrón resultó ser Enio Sanguino Páez, alias el Costeño, a quien señalan de ser el enlace con los policías corruptos que estaban en la nómina de esa mafia.

Aunque su identidad fue alterada, EL TIEMPO reveló esta semana que se trata de uno de los hermanos del concejal de la Alianza Verde, Antonio Sanguino Páez.

Según las pesquisas, Enio Sanguino es el administrador de la olla conocida como La Abuela o Tomate, cuya dueña es una poderosa narcotraficante muy cercana a él, conocida como ‘la reina del sur’.

(Además: Concejal Sanguino habla sobre la captura de su hermano)

La mujer tiene influencia o negocios con las otras ollas de la zona, identificadas como Blanco o Paloma, Rosado, Billar, Cripy, Harold o Pizzas, Nacional, Pilar, Ruca, Yogo o Yogur, Leiner o Paisa, Marcela o Rojo, Sarca, Leo o Pepas y Cadavera.

La ‘reina’ no ha podido ser capturada porque viajó a la Costa por problemas cardiacos, protegida por hombres armados.

El seguimiento a la mujer y a los jefes de las otras ollas comenzó en julio del 2014, luego de establecer que esa estructura criminal tiene tentáculos en otros sectores de la ciudad, como los barrios Quiroga, Alquería, San Isidro y Muzú, e incluso en Valledupar, Cali y poblaciones de la zona turística de Cundinamarca.

De hecho, antes de que la Dijín los golpeara, alcanzaron a controlar 42 manzanas entre las calles 1.ª y 6.ª, y entre la carrera 10.ª y la avenida Caracas.

En el organigrama, al que EL TIEMPO tuvo acceso, aparece un sujeto conocido como el ‘Llanero’ o ‘J.J.’. Sin su visto bueno, nadie puede entrar a ese barrio, en especial los llamados ‘sayayines’ del ‘Bronx’, con los que mantienen un enfrentamiento por el control de la venta de marihuana, basuco, coca y otros alucinógenos.

También están identificados alias Billar, el ‘Negro’, ‘Yorlady’, ‘Hárold’, ‘don Andrés’, ‘Marcelo’, ‘Bigotes’, ‘Pájaro’, ‘Leidher’, ‘Cadavera’, ‘Gafas’, ‘Ruca’, ‘Gorro Viejo’, el ‘Mocho’, ‘Leo Pepa’, ‘Waldo’ y ‘Cebolla’.

Los expendios de droga los camuflan en 12 casonas que funcionan como tiendas de barrio, moteles, billares y talleres de motos, hasta donde llegaban los policías corruptos a cobrar los sobornos.

La confrontación

Al respecto, se le sigue la pista a ‘Abelito’, dueño de uno de esos talleres y quien tendría la nómina de patrulleros que recibían pagos.

La investigación se llevaba con tal hermetismo que el propio concejal Sanguino asegura que no sabía que su hermano estaba preso y que su hermana Edith es dueña de un local en San Bernardo cuyos predios vecinos fueron allanados y serán extinguidos: Tienda y cafetería Edithsan.

Al ser confrontado sobre el tema por reporteros de este diario, Sanguino dijo que desde hace años no tiene contacto con ellos.

Me duele mucho saber que un hermano mío puede estar involucrado en una de esas estructuras. Si las autoridades comprueban que tiene una responsabilidad penal, él y quien las tenga, que le caigan con todo el peso de la ley”, le dijo Sanguino a EL TIEMPO.

Luego informó de la detención a la Alcaldía de donde dijo, sacó la información para debates que hizo sobre el Bronx y San Bernardo, en donde no apareció el nombre de su hermano.

Al respecto, la Alcaldía aclaró que los datos suministrados a Sanguino fueron los mismos que se les entregaron a otros concejales y estos no contenían ni nombres ni datos del operativo del 6 de febrero, en el que cayó Enio Sanguino.

El próximo 11 de octubre, el hermano del concejal irá a juicio. Mientras tanto, decenas de habitantes del Bronx y los llamados ‘sayayines’ siguen intentado tomarse las ollas de San Bernardo que aún operan, en una clara confrontación con los herederos de las 15 líneas.

UNIDAD INVESTIGATIVAu.investigativa@eltiempo.com

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA