Protestas en Bogotá dejaron a 25 personas heridas

Protestas en Bogotá dejaron a 25 personas heridas

En las manifestaciones, desarrolladas en tres puntos de la ciudad, participaron unas 1.200 personas.

Protestas

Aunque el ingreso de los camiones a Doña Juana fue bloqueado por dos horas, el Distrito dijo que la operación no se afectó.

Foto:

Mauricio León / EL TIEMPO

27 de septiembre 2017 , 10:27 p.m.

sum::::En las manifestaciones participaron unas 1.200 personas, y el saldo oficial
fue de 25 heridos, seis buses averiados y daños por 1’980.000 pesos.

Pese a que 25 personas resultaron heridas; 16 buses de TransMilenio fueron atacados y cinco camiones compactadores quedaron averiados, según el reporte oficial, las autoridades controlaron las protestas del miércoles en diferentes puntos.

Unas 1.200 personas participaron en esta jornada que se anunció como el paro cívico del sur, en conmemoración de los 20 años del derrumbe de Doña Juana y en contra de la operación del relleno que recibe a diario 6.500 toneladas de residuos de Bogotá y de siete municipios aledaños de Cundinamarca.

Las protestas, que terminaron con escaramuzas, dejaron heridos a cinco policías, cinco operarios, un estudiante con herida por una piedra, una ciudadana con afectación respiratoria, 7 heridos con trauma y seis jóvenes que resultaron afectados al parecer con un químico que les pasó un encapuchado.
Según el reporte oficial, los daños a los buses de TM son cercanos a los dos millones de pesos.

A primera hora de la mañana, algunos saboteadores intentaron bloquear la estación de Santa Lucía en el sur, pero fueron controlados por los uniformados.

Más tarde, un grupo de recicladores que estaba en el portal de Usme marcharon alrededor de ese terminal sin causar mayores contratiempos. De allí se dirigieron a la avenida Boyacá, frente a la parroquia Santo Tomás, donde se quedaron por un par de horas.

Por el costado occidental, dos marchas, las más nutridas, avanzaban por la Boyacá hacia la entrada del relleno sanitario. Hubo trancones. A eso de la 1:30 de la tarde, las marchas del sur se encontraron. No eran más de 800 personas quienes se detuvieron frente a Doña Juana.

Desde el primer momento se comenzó a sentir en el ambiente que algo no estaba bien. La vía quedó bloqueada y los camiones no entraron a descargar los residuos. Los gestores de convivencia trataron de persuadir a algunos líderes para que despejaran la vía. Pero no fue así.

De un momento a otro, encapuchados comenzaron a aparecer entre la multitud. Fue entonces cuando campesinos, recicladores y vecinos de la zona que participaban en sus legítimos reclamos se retiraron.

A eso de las 3 de la tarde sonó la primera papa explosiva.
Todo el mundo a correr. Luego comenzaron a caer gases, piedras, botellas, palos, y las llantas viejas que estaban sobre el separador rodaron por la Boyacá. Varios voladores que fueron entregados a los encapuchados desde un carro de mercado salieron con rumbo hacia los policías.

Tres uniformados que en medio de las escaramuzas se cayeron fueron atacados a patadas por parte de la turba. “No, esto no es así”, decían algunos jóvenes que se marginaron de los agresores. “Así no era, aquí hay dos grupos que se la están peleando y nosotros quedamos en medio”, afirmó uno de los vecinos del Mochuelo.

A las 3:30 de la tarde, la situación estaba controlada, aunque dentro del relleno no había más de 10 camiones compactadores porque la operación, según informó el Distrito, se adelantó desde tempranas horas.

Cierres en la 72

Al otro lado de la ciudad, varios manifestantes frente a la Universidad Pedagógica cerraron la calle 72 sentido oriente-occidente con bolsas plásticas negras con los letreros: ‘¿Qué se siente vivir entre la basura?’, en apoyo a la protesta del sur.

Sin embargo, pronto la manifestación se volvió un enfrentamiento contra la Policía y el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad). Hacia las 12:30 del mediodía se dieron los enfrentamientos más fuertes.

La mayoría de establecimientos comerciales de la avenida Chile cerraron sus puertas ante los gases lacrimógenos que lanzaron las autoridades para controlar a los manifestantes, quienes, entre otras cosas, lanzaron piedras e hicieron fogatas en varias canecas.

Al final de la tarde, el secretario de Gobierno, Miguel Uribe Turbay, dio un parte de tranquilidad y reconoció el trabajo integral de las autoridades del Distrito, la Policía y la Personería en el manejo de este anunciado paro del sur.

BOGOTÁ

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA