Vecinos de El Chorro de Quevedo, preocupados por aseo en ese sector

Vecinos de El Chorro de Quevedo, preocupados por aseo en ese sector

Pese a la existencia de baños públicos, algunos hacen sus necesidades en un pequeño callejón.

fg

Este es el callejón en donde algunas personas, ya alcoholizadas, hacen sus necesidades.

Foto:

Juan Diego Cano

23 de septiembre 2016 , 08:55 p.m.

El Chorro de Quevedo, uno de los icónicos sectores del centro de la ciudad, se convirtió en un orinal al aire libre. Sus habitantes y visitantes deben aguantar repugnantes olores cada vez que cruzan la Calle del Embudo, por la que se accede a la plazoleta del Chorro desde la calle 12C.

José Manrique es dueño de una vivienda situada en esta calle. Cuenta que hace dos semanas llegaba a su hogar junto a la familia y presenciaron lo que él llama “ríos de orina”.

La orina bajaba por la calle. Como es empedrada, se formaron unos ríos y charcos. Nos tocó subirnos a los andenes porque daba asco”, relata mientras señala el sitio de donde provienen los desechos.

Se trata de un pequeño y solitario callejón entre las carreras 1.ª y 2.ª. Las personas que beben alcohol en la plazoleta o a las afueras de los bares hacen sus necesidades en este espacio. Una antigua canaleta que desemboca en la Calle del Embudo recoge la orina, concentrando los malos olores y aportando al deterioro de uno de los principales puntos turísticos de la capital.

Lo paradójico es que a pocos metros del callejón están unos baños públicos, en los que no se paga por usar los sanitarios. “Por lo general, la problemática se presenta los días jueves y viernes en la noche. Estos baños tienen un horario que va hasta las 9 de la noche. Luego de esa hora no funcionan, y la gente, ya bebida, orina en la calle”, asegura Manuel Calderón, alcalde local de La Candelaria.

Sin embargo, las personas hacen sus necesidades a plena luz del día. Este diario visitó el sector y vio cómo dos jóvenes que consumían alcohol desde la tarde orinaron en el callejón. “Es difícil decirles algo porque salen corriendo cuando los pillamos”, dice un guardia de seguridad de la zona.

La vivienda de María Téllez da justo al callejón. Es vecina de la plazoleta del Chorro desde 1955 y ha presenciado su deterioro. “Los fines de semana el olor a orina es tremendo. Por las mañanas tengo que limpiar al lado de mi casa porque es insoportable”, comenta. De acuerdo con Téllez y Manrique, otra situación que aporta a la problemática es que los baños funcionan intermitentemente. Ellos afirman que estuvieron cerrados por un mes. Calderón explica que esto se debió al cambio de administración del servicio.

“En el momento ya están funcionando. Hay un vigilante y una persona encargada del aseo de los baños, pero queremos ampliar los horarios. Ojalá hasta la 1 de la mañana”.

La Alcaldía de La Candelaría ha realizado en el año varias jornadas de limpieza con hidrolavadoras para erradicar los malos olores, pero al parecer no es suficiente. A los pocos días, según Calderón, el callejón vuelve a ser un orinal.

“El desorden del Chorro viene de años atrás y es un tema cultural. Lo primero que se debe hacer es sensibilizar a los comerciantes sobre la venta de alcohol para el consumo en la calle. Son ellos los primeros que violan las normas del uso del suelo”, apunta el mandatario local, quien anunció que en 15 días el Instituto Distrital de Patrimonio Cultural, el administrador de la plaza del Chorro de Quevedo, comenzará una intervención a los monumentos y el mobiliario público de la zona.

BOGOTÁ

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA