Para visualizar correctamente nuestro portal debes activar Javascript en tu equipo.


Revisa en tu configuración que el javascript esté activado

Recarga la página para poder visualizarla

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Especies de fauna y flora se mueren por las olas de calor

Sábado 1 de octubre de 2016
Bogotá

Especies de fauna y flora se mueren por las olas de calor

Subdirector científico del Jardín Botánico explica impactos de altas temperaturas en el altiplano.

Por:  FELIPE MOTOA FRANCO  | 

El Jardín Botánico les hace monitoreo a las especies de árboles de la ciudad. La entidad recomienda, en época de calor, no retirar la hojarasca de estos, para que conserven la humedad.

Foto: Archivo / EL TIEMPO

El Jardín Botánico les hace monitoreo a las especies de árboles de la ciudad. La entidad recomienda, en época de calor, no retirar la hojarasca de estos, para que conserven la humedad.

0

compartidos

Para Mauricio Diazgranados, subdirector científico del Jardín Botánico José Celestino Mutis, los calores que afectan a Bogotá por estos días no pueden interpretarse como episodios aislados.

El experto ilustra que las altas temperaturas (según el Ideam, estas han llegado a 27 grados Celsius) son parte del cambio climático y el calentamiento global, lo cual ha entorpecido los tiempos entre temporadas cálidas y frías, como entre húmedas y secas. A partir de ahí asegura que en el altiplano cundiboyacense, si las condiciones anómalas del clima persisten, habrá especies que morirán por su incapacidad para adaptarse a tiempo.

“En condiciones normales, este cambio se daría de manera muy gradual, a lo largo de siglos o milenios; pero se está dando en cuestión de años y décadas, lo que implica que las especies no alcanzan a adaptarse”, sostiene Diazgranados.

Sin ser alarmista o fatalista, invita a todas las instituciones a fortalecer esfuerzos para afrontar esta realidad y a la vez evitar que el número de especies muertas se incremente.

¿Cómo se afectan las plantas con el calor atípico?

Se afecta el balance hídrico dentro de sus tejidos, y si a eso se suma que las plantas no tienen agua en los suelos, por la ausencia de precipitaciones, pues sucede que ellas logran resistir un tiempo y después mueren. Hay un problema serio con muchas especies, las cuales tienden a desaparecer por mayor frecuencia de estos episodios de calor.

En mi tesis doctoral reporté que entre un 37 por ciento y 51 por ciento de las especies de frailejones existentes en el mundo van a extinguirse por efectos del cambio climático, porque no se van a poder adaptar. De estos hay muchos en la parte alta de los cerros orientales y el páramo de Sumapaz: recuerde que el 51 por ciento del área del Distrito es páramo.

¿Los insectos también padecen estos problemas?

Sí, cambian dramáticamente los momentos en que florecen las plantas, y esto tiene efectos en cuanto a los polinizadores que dependen de estas flores. Se habla de un desacople en la interacción de organismos por efectos del cambio climático. Ese desacople implica que la flor no es polinizada porque el polinizador no se imagina que ya la flor está abierta, pues el proceso se acelera. Hay unos insectos estacionales que salen en cierta época del año, esperando encontrar su alimento en las flores, pero al llegar ya están marchitas.

Si se afecta el primer eslabón (plantas), se afecta toda la cadena trófica, incluidos los que se alimentan de los frutos y los consumidores de insectos (aves).

Vemos con preocupación la disminución acelerada, en cantidad y variedad, en individuos de especies de murciélagos que hemos documentado, los cuales cumplen un rol fundamental porque ayudan a polinizar. Sin ellos habría una disminución de bosques, vegetación y especies. En los cerros hay algunos tigrillos y zorros plateados; esta fauna ya está afectándose.

¿Qué especies de árboles son más vulnerables?

En el área urbana hay 700 especies, y en el arbolado urbano se trabajan entre 80 y 100 especies. Es un conjunto el que está afectado, pero por ejemplo está el siete cueros, que tiene distintas variedades: el rojo, el morado y otros.

En nuestro jardín estamos teniendo serios problemas con la colección de siete cueros, por lo cual incluso toca contratar riego para mantenerla. Así se están muriendo en muchos parques y áreas verdes de la ciudad.

¿Y la altura de la ciudad cuenta en estos procesos?

A 2.600 metros de altitud, la atmósfera es más delgada. En un día más soleado, los rayos tienen un efecto mayor y las plantas y animales ‘se queman’ más.

¿La gente puede ayudar de alguna manera?

Es necesario un poco de agua para estas especies, pero no se puede promover el riego, pues implicaría un debate complejo, justo cuando todos debemos ahorrar agua... El mejor riego es en la mañana, antes de las 10.

Algo que se puede hacer es mantener la cobertura en la base de árboles y plantas, no despejar las hojas caídas. En este tiempo es mejor dejarlos alrededor de tallos y troncos, pues esta hojarasca ayuda a mantener las condiciones de humedad del suelo.

El zika no se contagia en el calor bogotano

El virus del Zika, el cual puede causar microcefalia en recién nacidos y que en Colombia afecta a por lo menos 16.419 personas, según el Instituto Nacional de Salud, no es transmisible en la altura bogotana.

Esta precisión la hace Luz Adriana Zuluaga, directora de epidemiología de la Secretaría de Salud del Distrito. “Para la transmisión es indispensable el vector o mosquito (del género Aedes), que requiere de una altura inferior a los 2.200 metros de altura, y Bogotá se encuentra a 2.600. Por eso es muy remota la posibilidad de que se transmita aquí”.

Además, la presión atmosférica (directamente relacionada con la altura) es fundamental para que el mosquito pueda sobrevivir y contagiar. Por lo tanto, aunque se presenten altas temperaturas en la ciudad, es casi imposible que el mosquito sobreviva en esta.

Máxima temperatura

En cuanto a los 24,9 grados Celsius que registró la estación meteorológica de Ideam (aeropuerto El Dorado) el miércoles pasado, esta fue definida como la mayor registrada, de manera oficial, en los últimos 20 años.

Sin embargo, expertos de esa entidad advierten que en el suroccidente y sur de la ciudad (Kennedy, Bosa y Ciudad Bolívar) se han presentado hasta 27 grados, pero estos no son oficiales por no registrarse en El Dorado.

FELIPE MOTOA FRANCO
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter @felipemotoa

Publicidad

MÁS NOTICIAS

Temas relacionados a esta noticia

Anterior

Niño fotografiado en Medellín no es el menor desaparecido en Soacha

Siguiente

México D. F. superó a Bogotá con nueva línea de Metrobús

ÚLTIMAS NOTICIAS

Publicidad

Publicidad