El veredicto de Nina: Agradecer

El veredicto de Nina: Agradecer

Columna de Nina García para Revista BOCAS

fg

El veredicto de Nina Columna de Nina García en Revista BOCAS

Foto:

22 de noviembre 2016 , 12:21 p.m.

 El próximo jueves en Estados Unidos se celebrará una de mis fiestas favoritas: Thanksgiving. El Día de Acción de Gracias, que siempre acontece en el último jueves de cada noviembre, significa para mí un momento muy especial para reunirme con mi familia y amigos. Una mesa llena de comida presidida por un pavo cocinado durante horas en el horno es la excusa para conversar y tender lazos de amistad y cariño con mis seres más próximos.

Sin lugar a dudas este 2016 será recordado como el año de las sorpresas, que deja a muchas personas alrededor del mundo con una sensación agridulce. En este año hemos visto como el terror teñía de sangre ciudades como París, Niza y Orland, y hemos presenciado como millares de refugiados del Oriente Medio han tenido que abandonar sus hogares en busca de una escapatoria al terror de Daesh. Ha sido el año de las victorias sorpresivas de Trump, el Brexit y el NO en el plebiscito sobre la paz de mi querida Colombia. Por eso, rodeados de dolor, incertidumbre, y en vistas de un futuro que parece ser sobre todo gris, creo que es una obligación intentar buscar momentos de introspección para dar gracias. Hacer una acción de gracias personal es imprescindible para no caer en el pozo de las esperanzas perdidas. Por eso yo quiero dar gracias…

Doy gracias por tener una familia que se ha convertido en el puntal de mi vida. Doy gracias por su salud y porque saben dibujarme una sonrisa en mi cara después de cada larga jornada de trabajo o luego de ausentarme por días de la casa tras las semana de la moda. Por mis hijos lucho, para poder dejarles un planeta un poco más verde.

Doy gracias a los líderes mundiales por haber firmado el Tratado de París que intenta regular el índice de contaminación, forzando a los países integrantes a tomar acción. Si todos ponemos un poquito de esfuerzo, no es tarde para frenar el calentamiento global.

Doy gracias por haber materializado uno de mis sueños: trabajar en una industria que siembra la semilla de la creatividad, forzándome siempre a reinventarme y buscar qué es lo que viene después. Mi profesión me hace estar en contacto con otras artes que me ayudan a entender nuestro mundo desde una nueva perspectiva. Doy gracias también porque el mundo de la moda ha entendido que es necesario unirse a la lucha por el planeta ofreciendo colecciones ecológicas.

Doy gracias de vivir en una ciudad como Nueva York que es una constante fuente de inspiración. Pasear por sus calles y ver como la gente interpreta las tendencias con total libertad es una de las cosas que hacen que mi cerebro se sienta joven.

Doy gracias por tener lectores críticos. La escritura puede ser un proceso muy solitario. Por eso, cuando leo sus comentarios, me siento menos sola. Igualmente, estoy muy agradecida con El Tiempo y BOCAS para darme esta maravillosa oportunidad de tener esta tribuna mensual para expresarme.

Doy gracias por estar en contacto con creaciones culturales que me distraen de esta realidad a veces tan arisca y que me ayudan a ensanchar mis horizontes. Gracias por todos los libros, películas, series de televisión y exposiciones de arte que han hecho este año un poco más llevadero.

Doy gracias a Project Runway, que ya va en su decimoquinta temporada. Gracias a este show he visto que la creatividad no tiene límites y me ha llevado a sumar a la categoría de amigos del alma a gente con almas tan hermosa como Heidi Klum, Michael Kors, Zac Posen y toda la familia de técnicos, productores y redactores que con pasión trabajan en hacer realidad el sueño de cada diseñador de mostrar una colección en la Semana de la Moda de Nueva York.

Doy gracias por los amigos que han estado cerca en los momentos alegres y en los que he necesitado un abrazo y comprensión. La aventura de vivir está llena de claroscuros. Por eso, disponer de estos acompañantes que te dan la mano y te hacen sonreír es el auténtico tesoro de la vida.

Mientras escribo estas líneas podría encontrar, a pesar de todas las cosas que hemos vivido este año y que han manchado de dolor nuestras vidas, más cosas que agradecer. Saber “dar gracias” es una de las cosas más sencillas y difíciles de hacer ya que implica tener la capacidad de localizar nuestros puntos más altos y nuestros puntos más bajos. Agradecer es hacer una radiografía de nuestros sentimientos y de nuestras vidas, algo que deberíamos realizar más de una vez al año. Según indican muchos psicólogos, hacer listas de cosas de las que se está agradecido puede ayudar a superar momentos bajos convirtiéndose en el combustible necesario para una reinvención personal. Por eso, hoy he compartido con todos ustedes este listado, que es solo un inicio de este ejercicio, para que vean cómo las pequeñas cosas pueden ayudarnos a ser un poquito más felices.

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA