Carta abierta a los posverdaderos

Carta abierta a los posverdaderos

Muchos candidatos empiezan a mostrar sus cartas de batalla. ¿Colombia también caerá en la posverdad?

BOCAS - Posverdad

La posverdad es una de las principales armas de la política actual.

Foto:

Kakigori / 123RF

20 de agosto 2017 , 09:00 a.m.


“Calumniad, que de la calumnia algo queda”. Este dicho, que viene de una sabia sentencia popular en latín, se ha convertido, hoy más que nunca, en el consejo de cabecera de quienes nutren el debate político en el mundo.

En todos los medios hay análisis de cómo la posverdad ha permeado elecciones en todos los continentes –pasando por Trump, en Estados Unidos; el Brexit, en el Reino Unido y el Acuerdo de Paz, en Colombia– y de cómo las discusiones sobre el futuro de países enteros se reducen a insultos, a datos falsos y a una competencia entre campañas que solo intentan sumir a sus contrincantes en escándalos amarillistas.

Por otro lado, las elecciones presidenciales en Colombia están calentando motores. Muchos candidatos empiezan a mostrar sus cartas y a exponer sus argumentos de batalla. ¿Colombia también caerá en la posverdad? En un momento clave, BOCAS quiere lanzar una alerta para que el próximo presidente de Colombia, sin importar su afiliación política, no sea elegido con argumentos basados en la mentira.

- ¿Qué es la posverdad? El Diccionario Oxford eligió al término post-truth como la palabra del año 2016 y será incluido en el corpus de la lengua inglesa en septiembre, cuando se publique la siguiente edición. El significado literal de la palabra está relacionado con “circunstancias en las que los hechos objetivos son menos importantes para construir opinión pública que las emociones y las creencias individuales”.

- La campaña de Trump, por ejemplo, fue un racimo de posverdades. Según PolitiFact –una agencia independiente que comprueba las declaraciones de políticos estadounidenses–, el 70 % de las declaraciones del presidente pueden ser clasificadas como “medianamente falsas”, “falsas” o “mentiras descaradas”.

- Para ser más precisos, recordemos que durante su campaña, Trump dijo explícitamente que Barack Obama era el fundador del Estado Islámico y Hillary Clinton la cofundadora del grupo terrorista, o que el número de inmigrantes ilegales en Estados Unidos era de 34 millones, cuando los estudios académicos y oficiales indican que la cifra apenas ronda los 10 millones. Varios analistas coinciden en que ese tipo de declaraciones, que aunque destilaban falsedad despertaban el fanatismo, lo pusieron en la Casa Blanca.

- Sin embargo, la posverdad más difundida ha sido la negación del cambio climático. Los informes científicos prueban que la contaminación es la responsable de un aumento excesivo en la temperatura del planeta, pero algunas voces insisten en que es un mito. En Estados Unidos, por ejemplo, el Departamento de Agricultura llegó al punto de prohibir en sus investigaciones oficiales el uso del término ¨cambio climático¨.

- Los ejemplos siguen. En el Reino Unido, los argumentos para apoyar el Brexit se basaron en la exageración del gasto que hacía el país en la Unión Europea –nunca analizaron cómo una buena parte de ese gasto se reinvertía en proyectos en su territorio–. Y en Venezuela las críticas frente a los derechos humanos o el desabastecimiento se solucionan con declaraciones incendiarias sobre la guerra económica de “los ricos” o con insultos a los presidentes de los países vecinos.

- Porque atizar el nacionalismo y la guerra de clases –o de ideologías–, es un golpe seguro. Más cuando se hace desde el insulto y la calumnia. Tachar al contrincante de ladrón, corrupto, violador o asesino, sin tener las pruebas verificables en la mano, es muy valioso cuando hay un ejército de seguidores que no cuestionan la declaración sino que la reproducen y a defienden con entusiasmo.

- Vale la pena preguntarse entonces cuáles van a ser nuestras posverdades. ¿Cuál será la de Gustavo Petro?, ¿la de Germán Vargas Lleras?, ¿la de Iván Duque?, ¿la de Humberto de la Calle?, ¿la de Claudia López y Sergio Fajardo? ¿A qué pasiones apelarán María del Rosario Guerra, Paloma Valencia, Carlos Holmes Trujillo, Luis Alfredo Ramos y Rafael Nieto? ¿Y cuáles serán los “ases” de Jorge Robledo y de Clara López? ¿Cuáles serán los caballitos de batalla de Alejandro Ordoñez y Piedad Córdoba? ¿Y qué posverdades van a exponer Juan Manuel Galán, Juan Carlos Pinzón, Marta Lucía Ramirez y Mauricio Cárdenas? A ellos los invitamos a que moderen el tono de sus tuits y de sus discursos, a que busquen datos comprobables que justifiquen sus declaraciones.

- Y ojo, existe el derecho a equivocarse. Cualquier persona puede llegar a exagerar o caer en falsedades, pero es más gallardo retractarse, rectificar y pedir disculpas que ahondar en la posverdad para justificar una declaración desafortunada. Uno de los principales valores en la educación es reconocer los errores: ese principio podría ser uno de los pilares para rescatar la política.

- También hay que tener en cuenta que quienes difunden las posverdades son tan culpables como quienes las inventan. Piénselo dos veces, o mejor, verifique la información a través de fuentes confiables antes de reenviar ese mensaje de Whatsapp que acusa a alguno de los candidatos de crímenes innombrables.

- Pero lo mejor, al fin y al cabo, es llamar a las cosas por su nombre. La posverdad no es más que un eufemismo para la mentira de toda la vida. Es mejor moderar el tono y cuidar un debate que les permita a los ciudadanos decidir desde la razón y no desde las mentiras. ¿Será que podemos?

REVISTA BOCAS
EDICIÓN 66 - AGOSTO 2017

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA