TENDENCIAS DE MERCADEO

TENDENCIAS DE MERCADEO

Diversas estrategias se han desarrollado en las empresas con el propósito de mejorar la cobertura en el mercado, la conquista de clientes y, primordialmente, su fidelidad. Pero en el mercado colombiano la literatura criolla sobre el tema es escasa; pues, los más importantes autores tienen nacionalidad estadounidense, española y argentina. Entonces, cómo aplicar esos valiosos conocimientos a la estructura socioeconómica, política y cultural del país?

7 de noviembre de 2003, 05:00 am

A lo mejor, la generación de los Baby Boomers (que surgió luego de la Segunda Guerra Mundial) sea de gran importancia en los países europeos y está conformada por gente entre 60 y 70 años; pero en Colombia, esta población solo hace parte importante de los de la tercera edad, y pocas son las empresas que destinan presupuestos para convertirlos en compradores. Este es solo uno de los ejemplos de la literatura de mercadeo que influye en las acciones empresariales y a la que se debe agregar una dosis de adaptación para que la estrategia que debe implementarse sea la más acertada y se logre el tan anhelado éxito.

Algunas de esas adaptaciones que hay que tener en cuenta para lograr la meta se enmarcan en los cambios y las tendencias de los consumidores. La primera, es la compra racional contra la emocional. Ante una situación de incertidumbre económica la gente prefiere los productos de menor precio, a los que les analizan no solo la cantidad de contenido sino el empaque de bajo costo. A pesar de lo anterior cada día se incluyen en la canasta familiar otros gastos, como pago de celular o compra de tarjetas pre pago, y la mensualidad o las horas de la Internet. La segunda, es la necesidad de otorgar créditos a categorías de productos que pueden abarcar desde un vehículo, viajes y pagos de matrícula en la universidad hasta electrodomésticos y los elementos de la canasta familiar. Parece ilógico que ante una situación difícil los consumidores, por el contrario, busquen lo que los satisface sin importar el sobrecosto del artículo o los intereses por pagar.