Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

SE AGILIZA EL PROCESO EJECUTIVO

El proceso ejecutivo, tanto singular como hipotecario, será más ágil con la puesta en marcha de la Ley 794 que se aprobó el pasado 8 de enero.

El proceso ejecutivo, tanto singular como hipotecario, será más ágil con la puesta en marcha de la Ley 794 que se aprobó el pasado 8 de enero.

De esta forma, casos que anteriormente se resolvían en tres o cuatro años, ahora estarán listos en cinco meses.

La razón de darles rapidez a los trámites se debe, básicamente, a la recuperación de la cartera producida por la paralización de los bienes inmuebles dentro del mercado , explica Juan Carlos Conde, director jurídico de Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol).

Sin ir muy lejos, un estudio realizado por la Facultad de Derecho de la Universidad de los Andes sobre el inventario de vivienda de carácter procesal, demostró que el sector estaba dejando de recibir una gran cantidad de dinero por causa de los largos litigios. Con la reducción del proceso ejecutivo a una cuarta parte, se espera que las tasas tiendan a disminuir , agrega Conde.

Cambios radicales.

La Ley 794, en todo lo concerniente al aspecto inmobiliario, agiliza los trámites de notificación, de secuestro, de embargo y del remate del bien.

En el punto específico de la notificación se introdujeron cambios determinantes, especialmente en la citación personal, en el emplazamiento de quien debe ser notificado personalmente y en la citación por aviso.

La norma también favorece el trámite expedito del remate de bienes, en la medida en que se permite su realización por parte de la Cámara de Comercio, los notarios y los martillos, y no únicamente por los jueces.

Había algunos elementos de la legislación anterior que llevaban a hacer más lento el proceso y permitían el uso de ciertas artimañas jurídicas en beneficio de algunas de las partes implicadas , agrega Conde.

Por ejemplo, en el caso concreto del avalúo, antes era necesario que dos peritos designados por el juez -pertenecientes a la lista de auxiliares de la justicia- determinaran el valor del inmueble.

En la mayor parte de las experiencias estos dos funcionarios no se ponían de acuerdo en el valor de la vivienda, lo que obligaba a nombrar un tercero. Esto, sin lugar a dudas, hacía que el proceso se demorara mucho más de lo previsto , afirma el director jurídico.

Uno de los grandes inconvenientes dentro de los litigios, cuando había bienes inmuebles como objetos materiales en el proceso, era la permanente presentación de informes que ya estaban incorporados en el expediente. Con la nueva ley, para la identificación de linderos bastará con la existencia de un registro en los folios, que evitará nuevamente su presentación.

Actualmente existen importantes avances en todo lo referente a la radicación de memoriales, que permiten una pronta contestación, notificación e interposición de recursos.

De esta forma se espera que la reglamentación acceda al uso de las firmas digitales, respaldando el deber que asiste a las personas jurídicas y comerciantes -inscritas en las Cámaras de Comercio- de informar un correo electrónico, mediante el cual se puedan realizar notificaciones judiciales , concluye Conde.

foto:.

LA NUEVA LEY tiene el propósito de agilizar los procesos que se surten ante la jurisdicción ordinaria, en materia comercial y civil. Inventario de ejecutivos Un estudio titulado Instrumentos no judiciales de recaudo de cartera respaldada con bienes inmuebles, realizado por la Facultad de Derecho de la Universidad de Los Andes en diciembre del 2001 explica que en 1999 se registraron un total de 1 648.657 procesos radicados en los 869 juzgados civiles del pa s, los cuales acumularon 100 mil procesos por año, dentro del periodo 1995 a 1999. De ese total, 1 200.000 correspondieron a ejecutivos y 94 mil a hipotecarios. Según el Consejo Superior de la Judicaturaádice el informe- en sólo Bogotá se concentraron, durante 1997, 80 mil ejecutivos que, en 1998, aumentaron a 90 mil. Por otro lado, se estableció que los tiempos utilizados para llegar hasta la sentencia eran de 1.301 días calendario. De estos, las partes procesales disponen del 51 por ciento y el demandado del 33 por ciento para presentar excepciones, tanto previas como de fondo, exponer y pedir pruebas, conciliar, formular alegaciones de fondo y, eventualmente, recurrir en reposición el auto de mandamiento de pago o presentar incidente de regulación de perjuicios. Por su parte, el juez tiene el 42 por ciento del tiempo para actuaciones de tipo administrativo, avalúo y remate de bienes. Y, el siete por ciento restante del periodo procesal, se emplea en la citación del demandado, notificaciones y posesiones de auxiliares de la justicia, como secuestres, peritos y curadores ad litem (abogado defensor del oficio). Estos procedimientos atentan contra la necesaria eficiencia reclamada para la justicia donde, dado su alto componente de morosidad en lentos trámites, transmiten a los deudores la falsa creencia y equivocada sensación de ganancia, utilidad o ventaja. Pero la realidad demuestra todo lo contrario, originan p,rdidas para la sociedad, para el acreedor ejecutante y para el propio deudor ejecutado. Asímismo, hacen perder valioso tiempo a la actividad jurisdiccional civil que gasta gran parte del trabajo atendiendo los diferentes trámites ejecutivos , señala la investigación. Según la nueva Ley 794, que comenzar a operar desde el prximo 8 de abril, los procesos ejecutivos se reducirán a cinco meses, lo que bajaría los costos de funcionamiento mensual de los juzgados civiles, entre otras cosas.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Vivienda
Fecha de publicación
5 de abril de 2003
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad