Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

JAIME EDUARDO RUEDA ROCHA, UNO DE LOS HOMBRES

Jaime Eduardo Rueda Rocha, uno de los hombres que disparó contra Luis Carlos Galán, la noche del 18 de agosto de 1989 y tiempo después prófugo de la Penitenciaría Central de La Picota, terminó ayer una larga carrera criminal al ser abatido por la Policía. Hace pocos días fue vinculado al asesinato del alcalde de Puerto Boyacá, Gustavo Londoño, y tres acompañantes . Los cuales fueron descuartizados.

Tras un año de continua cacería, el delincuente fue alcanzado por dos comandos especializados del Grupo de Operaciones Especiales (Goes), cuando salía de una finca ubicada a dos kilómetros del municipio de Honda, en la vía que conduce a La Dorada (Caldas).

En la acción murieron siete de los sicarios que formaban su staff de seguridad, y el agente del Goes Juan Castro. Otros dos uniformados resultaron gravemente heridos.

Rueda Rocha huyó de La Picota el 18 de septiembre de 1990, un año después de que fuera detenido en el sur de Bogotá y sindicado como uno de los autores materiales del magnicidio de Galán, que sacudió al país.

Desde entonces, el hombre que fuera uno de los principales jefes de sicarios al servicio del Cartel de Medellín, se desplazó a la zona del Magdalena Medio, con la intención de reorganizar los grupos paramilitares que trabajaran de tiempo atrás con los capos del Cartel.

Durante los últimos 12 meses, agentes encubiertos de la Policía rastrearon su pista en las localidades de Puerto Bogotá, Yacopí, Honda, La Dorada, Patevaca y Llano Mateo, en toda la zona sur del Magdalena Medio.

Por lo menos en dos ocasiones, en los últimos noventa días, el prófugo estuvo a punto de ser capturado. La cacería se hizo más intensa tras el crimen del alcalde de Puerto Boyacá, Gustavo Londoño, y de cuatro de sus acompañantes, ocurrido el pasado 29 de marzo.

El funcionario había buscado a Rueda para pedirle que cesara los homicidios que venía ejecutando en el Magdalena Medio. Sin embargo, la respuesta fue fue un macabro asesinato colectivo. Londoño y sus compeñeros de viaje fueron descuartizados y arrojados a las aguas del Río Magdalena Ocho días después, fuentes militares dijeron que Rueda estaba prestando sus terribles servicios a un grupo de esmeralderos que intentaba retomar el control de las grupos paramilitares de esa región.

No obstante, organismos de inteligencia del Estado no descartan la posibilidad de que Rueda trabajara a las órdenes de Pablo Escobar, o de narcotraficantes del Valle del Cauca que antes apoyaban al jefe paramilitar Gustavo Meneses, Ariel Otero . Heridos, a Bogotá A Honda llegó anoche, cerca de las diez, una Unidad investigativa de Orden Público, para practicar el levantamiento de los cadáveres.

A las 5:15 de la tarde de ayer, Rueda se desplazaba con su banda de sicarios en tres vehículos tipo campero. En el instante en que abandonaban una finca fueron interceptados por los comandos especiales, integrados por 15 hombres.

De inmediato se produjo un nutrido cruce de fuego. Los hombres de Rueda dispararon con fusiles R-15, ametralladoras y pistolas. Además del agente muerto, los sicarios hirieron a otros dos hombres del Goes, identificados como Pedro Sánchez y Hernán Mejía González, quienes fueron trasladados de urgencia al Hospital de Honda, donde les prestaron los primeros cuidados.

Anoche mismo, en una ambulancia especialmente acondicionada, fueron movilizados hacia el Hospital Central de la Policía en Bogotá.

Los siete delincuentes muertos tenían edades entre los 25 y 30 años. Hasta anoche, al cierre de esta edición, ningún pariente se había presentado en la morgue del hospital local para retirar los cuerpos.

Esta última operación contra Rueda fue dirigida por un alto oficial que, desde hace una semana se encontraba en la región organizando el asalto sobre la finca en la que se encontraba Rueda.

En las últimas 48 horas, mediante el servicio de informantes, fue ratificada la presencia del criminal y sus hombres, en el lugar. Pero, cuando el grupo abandonó el predio ayer en la tarde, los comandos especiales se vieron obligados a actuar. Así, el asalto del Goes preparado para esta madrugada, nunca se pudo realizar.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
24 de abril de 1992
Autor
MILLER RUBIO ORJUELA

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad