Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

EL TEMPLO DE LA DISCORDIA

Los comunistas no han dejado construir ninguna iglesia en este sector en 25 años de dominio político , asegura uno de los habitantes de la Comuna 4 de Soacha, que prefiere reservar su nombre para no echarle más leña al fuego en la disputa que existe por la construcción de un templo para la cada vez más creciente feligresía de la parroquia San Luis María Grignon de Monroit, que comprende más de 15 barrios de Altos de Cazucá.

Los comunistas no han dejado construir ninguna iglesia en este sector en 25 años de dominio político , asegura uno de los habitantes de la Comuna 4 de Soacha, que prefiere reservar su nombre para no echarle más leña al fuego en la disputa que existe por la construcción de un templo para la cada vez más creciente feligresía de la parroquia San Luis María Grignon de Monroit, que comprende más de 15 barrios de Altos de Cazucá.

La pelea entre los fundadores de esos barrios -militantes del Partido Comunista de Colombia-, que limitan con las laderas de Ciudad Bolívar, y los nuevos residentes, no solo ha provocado la salida de dos sacerdotes por amenazas de muerte, sino la demolición de una capilla que se construyó provisionalmente bajo una enramada en el barrio Julio Rincón.

El padre William Trujillo, quien consiguió la estructura metálica que se levantó en un lote de propiedad de la Alcaldía de Soacha para oficiar misa solo los domingo, abandonó su tarea pastoral en ese lugar por orden de la Arquidiócesis de Bogotá.

A los dos meses de haberse ido tumbaron la capilla con una orden de desalojo de Planeación de Soacha , recuerda Rubén Darío Sánchez, vicepresidente de la actual junta de Acción Comunal del barrio Julio Rincón, que se legalizó apenas el 17 de febrero del 2002.

El lote, donde hoy está enclavada la cruz como único testimonio de que allí se erigió la primera capilla del sector y se celebraron matrimonios, bautizos y primeras comuniones por el rito católico, figura a nombre de la Central Nacional Provivienda, empresa que pertenece al Partido Comunista y que promovió la invasión de esos terrenos en 1978, según los vecinos.

Centro parroquial.

Con el apoyo del padre Reynaldo Vargas, quien reemplazó a Trujillo, en solo un mes los feligreses volvieron a levantar la nueva capilla en un lote adyacente a donde estuvo hasta el 14 de noviembre del 2001, cuando, ante la mirada indefensa de la comunidad, se hizo la diligencia de demolición.

Nuevas demandas de algunos vecinos que alegaron invasión del espacio público y amenazas contra su vida, obligaron también al traslado de Vargas.

Desde hace 8 meses el párroco es el padre Raúl Aldana Triana, un sacerdote de 33 años que tiene como sueño construir un centro parroquial -iglesia y casa cural- que beneficie a toda la Comuna 4, donde viven familias de estratos 1 y 2.

Reconoce que más que un conflicto religioso, la comunidad vive un pleito político en el que un lote para la construcción del templo está de por medio. Si nos ceden el terreno, la comunidad está dispuesta a construir con su esfuerzo la iglesia -afirma Aldana-. La decisión está en manos de la Alcaldía de Soacha . Pero ese despacho dice que no puede hacer nada porque tiene una demanda contra Provivienda por haberse adueñado del terreno.

Hemos querido encerrar el lote y volver a colocar el altar y la pila bautismal, pero en cualquier momento nos tumban la enramada otra vez , dice Judy Oñate, al advertir que los comunistas ya perdieron poder político pero se resisten a que en se territorio que dominaron por más de dos décadas haya una iglesia católica.

YO OPINO...

- Raúl Aldana Triana.

Párroco.

La iglesia es una necesidad de la comunidad. En este sector hay más de 20 mil feligreses que tienen que caminar por lo menos media hora para llegar a la iglesia más cercana para asistir a misa .

- Marco Antonio García.

Edil JAL Comuna 4.

No nos oponemos a su construcción, simplemente queremos que se haga legalmente para que no la vuelvan a tumbar. Nuestra posición es que se necesita un consenso sobre la conveniencia de la iglesia .

FOTO/Martín García EL TIEMPO.

1- En esta enramada, en un lote del barrio Julio Rincón, se celebran misas solo los domingos. El llamado se hace con unas campanas que cuelgan de un poste de la luz.

2- El sacerdote celebra casi a al interperie las misas de los domingos, a las 9 a.m. y a las 6 p.m.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Bogotá
Fecha de publicación
17 de abril de 2003
Autor
HUGO SIERRA Redactor de EL TIEMPO

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad