Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

CONSTITUCIÓN RÍGIDA O FLEXIBLE

Hace algunos días un periodista me formuló la siguiente pregunta: La Constitución Colombiana es rígida o flexible? De acuerdo con los manuales de derecho constitucional, la respuesta era aparentemente simple: la nuestra es una Constitución rígida, pues para su reforma se requiere un trámite mas complejo que el de una ley ordinaria (dos vueltas, mayorías cualificadas, etc). Las constituciones flexibles, por el contrario, son aquellas que se pueden modificar tan fácilmente como cualquier ley ordinaria. Cosa que, obviamente, desde el punto de vista formal, no sucede en Colombia.

Hace algunos días un periodista me formuló la siguiente pregunta: La Constitución Colombiana es rígida o flexible?.

De acuerdo con los manuales de derecho constitucional, la respuesta era aparentemente simple: la nuestra es una Constitución rígida, pues para su reforma se requiere un trámite mas complejo que el de una ley ordinaria (dos vueltas, mayorías cualificadas, etc). Las constituciones flexibles, por el contrario, son aquellas que se pueden modificar tan fácilmente como cualquier ley ordinaria. Cosa que, obviamente, desde el punto de vista formal, no sucede en Colombia.

Mi reacción inicial fue, entonces , la de responderle al periodista que obviamente la nuestra era una Constitución rígida, pues tal era el sistema que esta previsto para sus modificaciones.

Pero pensándolo bien, esa no era la respuesta adecuada. Cuando se establecen mecanismos de reforma constitucional mas complejos que los de una ley ordinaria, esto se hace con un propósito muy preciso: para que los cambios a la Carta Política se realicen de manera más meditada que los de una ley ordinaria. La Constitución-de leyesse considera tan importante para una sociedad que sus cambios no se deben hacer epilépticamente.

De ahí que la mayoría de los países establezcan mecanismos rígidos para su reforma. Para que haya ocasión de sopesar con sumo cuidado la conveniencia de los cambios que se le hagan a la Carta Política.

Pero resulta que en Colombia se vienen aclimatando costumbres políticas censurables que conducen a que, a pesar de que la nuestra es una Constitución rígida en el papel en la práctica se ha convertido en una Constitución flexible.

La primera- y la más vituperable de estas costumbres- es la de votar en primera vuelta las reformas constitucionales sin casi discutirlas, con el argumento de queen la segunda vuelta~habrá ocasión de hacerlo. Con este procedimiento se acaba por deslegitimar el propósito de que los cambios constitucionales se hagan pausadamente: de manera mas reposada que una ley ordinaria.

El sistema que se está abriendo camino en el país conduce a que, en la práctica, el debate de una reforma constitucional termina siendo muy parecido al de una ley ordinaria, pues la primera vuelta apenas se utiliza para votarla sin discusión, dejando el debate profundo para la segunda vuelta. Eso fue lo que paso precisamente con el Acto Legislativo que contiene la reforma política que se está debatiendo en este momento en el Congreso. El gobierno le viene a hacer glosas ahora . Glosas que no hizo- como debió haberlo hecho- durante la discusión de la primera vuelta.

Por este camino el principio de prudencia constitucional de las dos vueltas para aprobar los Actos Legislativos queda desvirtuado.

Igual precipitud demostró el gobierno con el trámite de la ley que aprobaba el texto del referendo. La sindéris constitucional exige que cuando se preparen referendos, el texto que presente el gobierno al Congreso sea el definitivo. Se supone que tratándose de un asunto tan serio como una reforma constitucional que se presentará a la ciudadanía, lo menos que se puede esperar es que el gobierno llegue con una idea precisa de qué es lo que desea consultar. No sucedió así. Entre el texto que radicó el gobierno el 7 de Agosto del 2002 y el que salió finalmente aprobado por el Congreso, no hay mas de un 50 por ciento de similitudes. Y casi todos estos cambios, o los introdujo o los indujo el gobierno a lo largo de los debates. Es esta otra manera de hacer flexible un tramite que la Constitución ha querido que sea rígido.

En síntesis: tenemos en teoría un método rígido para modificar nuestra Constitución. Pero en la práctica el sistema se ha tornado cada vez en mas flexible. Es decir, mas improvisado y mas atolondrado.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Editorial - opinión
Fecha de publicación
21 de abril de 2003
Autor
Juan Camilo Restrepo.

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: