Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

MATARRATÓN, ESPECIE MULTIUSOS

Si busca una especie para suplementar la dieta de los bovinos y, de paso, con múltiples usos, el matarratón es uno de los árboles que puede serle más útil.

Si busca una especie para suplementar la dieta de los bovinos y, de paso, con múltiples usos, el matarratón es uno de los árboles que puede serle más útil.

Como se trata de una leguminosa, cuya raíz fija nitrógeno al suelo, contribuye a su fertilización. Sirve también como cerca viva y como sombrío para los cultivos de café, cacao, vainilla y té.

Su madera se emplea para durmientes, vigas y columnas en construcciones pesadas y fabricación de muebles, lo mismo que para postes, estacones y mangos para herramientas e implementos agrícolas.

La especie (Gliricida sepium, en la jerga de los agrónomos) es originaria de la costa Pacífica de Centroamérica (México y Guatemala).

Hojas ricas en proteína.

Como beneficio extra para los finqueros, sus hojas, preferiblemente secas y molidas, se dan como suplemento alimenticio para los bovinos, apetecidas por su alto nivel de vitamina A y de proteínas (entre el 18 y el 27 por ciento).

Para ofrecerlas como comida, las hojas se cortan del árbol, se secan en un invernadero durante unos tres días y luego se muelen, proceso que no demanda equipos ni tecnología especial.

Según reporte del Fondo Ganadero del Huila, los bovinos en ceba que consumen las hojas secas y molidas de matarratón, logran una ganancia diaria de peso de hasta 1.000 gramos; con concentrado comercial la cifra no supera los 800 gramos.

El gremio ganadero recomienda que el consumo de hojas molidas no exceda el 20 por ciento de la dieta diaria del animal.

Para los animales es tan apetecido el matarratón, que si encuentran uno de estos árboles en la pradera, bien sea como sombrío o cerca viva, ramonea (come) sus hojas verdes y tiernas.

Como cultivo.

A pesar de que puede reproducirse de forma vegetativa (por estacas del mismo árbol), es mejor utilizar semilla certificada. Con un kilo, cuyo precio es de 80.000 pesos, se obtienen hasta 7.800 plántulas.

Para lograr una germinación uniforme, las semillas deben sumergirse en agua, a temperatura ambiente, durante 24 horas.

Posteriormente, se siembran en pequeñas bolsas de polietileno, colocando de 2 a 3 semillas en cada una; las bolsas deben dejarse al aire libre y con riego permanentemente. Como sustrato se recomienda la turba canadiense.

Dos o tres meses después de estar en el vivero y cuando las plántulas hayan alcanzado de 20 a 30 centímetros de altura están listas para ser transplantadas a sitio definitivo.

En Colombia, los árboles crecen bien en suelos profundos, con un pH mayor de 6,5 (ligeramente alcalino) y con buen drenaje.

Para un mejor desarrollo y óptima producción de forraje (hojas) puede cultivarse en zonas desde los cero hasta los 1.400 metros sobre el nivel del mar, con precipitación desde 600 a 3.000 milímetros anuales y con temperaturas entre los 22 y los 32 grados centígrados.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
31 de mayo de 2003
Autor
JUAN CARLOS DOMINGUEZ Redactor de EL TIEMPO

Publicidad

Paute aqu�