Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

DISFRACES HECHOS EN CASA

Llegó la hora: durante dos días su hijo querrá ser un personaje de otro mundo y no hay plata para complacerlo.

Tal es la situación de crisis que algunos colegios están exigiendo que los niños no lleven disfraces comprados. Qué hacer? Sacarles jugo a los recursos que tiene en casa: tiempo, ropa que ya no usa y algo de ingenio.

El primer paso es plantearse dos preguntas: Qué disfraz quiero hacer? y Qué recursos tengo? La primera respuesta debe tener en cuenta los deseos del niño y ver si se puede llegar a un acuerdo entre lo que quiere y lo que se puede.

La segunda es un inventario de lo que tiene y que está haciendo fila para desechar. Esa cortina vieja, la camisa que ya no sirve, aquel pantalón que se quedó corto, la corbata vistosa que nunca nadie se pondrá.

Todo sirve y la idea es aprovecharlo de la mejor manera para lograr un disfraz que complazca al niño y en el que no se invierta lo que más escasea por estos días: dinero. No importa que no tenga máquina de coser, que jamás haya pegado un botón o que la imaginación la tenga por allá guardada en un rincón.

El segundo paso es buscar un dibujo o modelo del disfraz que se quiere. Con esa guía será más fácil hacer el traje y variarlo según las necesidades.

Luego, hay que escoger el material más apropiado: prefiera telas que no se deshilan con facilidad. En cuanto a los hilos, debe mirar si se quiere ocultar o resaltar la costura.

En cuarto lugar, decida si el traje es de una o varias piezas. Si va a nacer de prendas pequeñas, lo mejor es pensar en varias piezas (pantalón y camisa, por ejemplo). Pero no crea que obligatoriamente debe desbaratar lo que va a ser su materia prima. A veces con un cordón o un resorte que recogen basta para achicar un traje. En otros casos, la prenda se decora con retazos, lanas, pinturas o papeles y no es necesario romperla.

Por último recuerde: no solo se cose con hilo y aguja o con máquina; también existen los pegantes rápidos, la cinta de enmascarar, la silicona. No solo la tela es de colores; hay pinturas, témperas y acuarelas para dar color. No todas las pelucas son de cabello: para eso existe la lana. Y las joyas pueden salir de esos aretes que ya no le gustan o de los botones dorados que le cambió a la chaqueta.

Y lo más importante: convénzase de que la fantasía no depende de cuánto tiene en su billetera.

El espantapájaros 1. Busque una camisa y un pantalón preferiblemente viejos.

2. Escoja cuadrados de tela en colores que contrasten con esas prendas y cósalos a ellas (a mano o a máquina).

3. Hágale flecos al pantalón o péguele una tira de flecos si prefiere no romperlo. A la camisa péguele flecos de lana o de papel en las mangas.

4. Para la cabeza: corte tiras de papel crepé o de lana y péguelas o átelas sobre una cachucha, sobre una malla (de las que sirven para empacar fruta por ejemplo) o sobre un sombrero.

El príncipe 1. Busque prendas de tela vistosa (terciopelo o satín por ejemplo).

2. Si se trata de una blusa, de sus mangas puede salir el pantalón y de la falda, la capa. Al pantalón le puede poner un resorte o un cordón en la cintura y en la bota.

3. Para hacer la camisa del disfraz, si lo que queda de la blusa no es muy grande para el niño se puede poner un cordón en el cuello para recogerlo y que quede a su medida.

4. Si es muy pequeño, se puede desbaratar y unir con la otra parte de la falda.

5. Cualquier zapato sirve. Se decora con tiras de cinta o papel brillante (que coordine con el color de la tela) y se pegan al zapato.

6. La corona: se puede hacer en papel o en alambre de cobre (del que sobra en una instalación eléctrica). Se hace un aro del tamaño de la cabeza del niño y hacia arriba se le amarra otro trozo de alambre. Se le pegan piedras o botones brillantes.

Los disfraces de moda Ejemplos de los personajes de la serie Dragon Ball o de las películas de Guerra de las Galaxias.

1. El pantalón, la camisa y la capa se pueden hacer igual que en el disfraz del príncipe. Varían el color de la tela y los accesorios que se le pongan.

2. Para determinar el tamaño de la capa, tome la medida del largo y del ancho deseado (para esta última tenga en cuenta si quiere que la capa cubra solo la espalda o también el pecho). A la capa se le pega un botón en cada extremo del cuello. Esto para abotonar la capa con una banda elástica que se puede pintar o envolver en hilo.

3. Si el personaje tiene algún escudo este se puede hacer con tela de otro color, imitando la forma. Con pintura se puede hacer el logo del personaje.

4. Si el escudo es voluminoso, se puede hacer con un forro y en medio, rellenar con espuma. Se complementa con hombreras para dar volumen en los hombros. Este escudo se puede coser a la camisa o se puede sujetar con botones o broches en los hombros.

La imagen 1. Las máscaras que lucen algunos personajes se pueden hacer con papel. Moldee la máscara con plastilina (puede usar un balón como apoyo), déle volumen donde necesite (más plastilina en la nariz por ejemplo). Echele vaselina y encima pegue pedazos de papel de revista (puede usar cualquier pegante comercial o engrudo). Mínimo haga tres capas de esa manera. Déjela secar (demora tres días). Rompa el papel en el espacio de los ojos y de la nariz y decórela con pintura, escarcha, papel o lana.

2. El cabello: algunos personajes lo tienen hacia arriba. Esto se logra con gel dándole la forma al pelo o con tela: haga el molde en papel con la medida de la cabeza del niño. Páselo a tela y en la base doble uno o dos centímetros para pasar un resorte que lo sostendrá sobre la cabeza. Use espuma para darle volumen y para mantenerlo rígido.

Los accesorios 1. La calabaza puede reemplazarse por una bolsa hecha en la tela del disfraz.

2. Los bastones pueden ser palos de escoba pintados o forrados.

3. Las manillas se pueden hacer con bolsas plásticas (para que den una textura similar al original), se les puede aplicar pintura brillante o escarcha y se pegan a la camisa.

4. Las botas. Se pueden hacer forros en tela o plástico de tal manera que cubran el zapato. Se ajustan a este con un resorte.

Para disfrutar Algunas recomendaciones para que el disfraz, sea que lo haga o lo compre, no se convierta en una tortura.

*El traje no debe ser apretado o incómodo.

*Cubra adecuadamente al niño para que el clima no le haga diabluras.

*No le ponga elementos que lo puedan lastimar como ganchos.

*El traje no debe cubrirlo totalmente no solo porque puede sofocarse sino porque puede dificultar su identificación.

En cuanto a los cuidados de la piel, la médica dermatóloga Luisa Porras de Quintana, directora del Instituto Nacional de Dermatología Federico Lleras Acosta, dice que hay dos aspectos fundamentales para tener en cuenta.

El primero: si se tiene una piel sensible o a la que se le han diagnosticado problemas como dermatitis o soriasis, ella puede desarrollar alergias con mucha facilidad y hay que tener cuidado con lo que se aplica.

El segundo: si la piel es normal, se pueden aplicar las sustancias que usualmente se usan como maquillaje, procurando que sean capas delgadas. No recomienda aplicar otras sustancias como colorante vegetales que pueden causar alergias.

Su última sugerencia es que los productos que se apliquen se puedan quitar con agua y jabón de bebé.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
23 de octubre de 1999
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�