JURADÓ, ATACADO POR TODOS LADOS

JURADÓ, ATACADO POR TODOS LADOS

A las siete de la noche del sábado pasado, algunos habitantes de Juradó llegaron al apostadero naval y les contaron a los militares que a esa hora aún no aparecía un grupo de campesinos que había salido en la mañana a trabajar en el monte. (VER INFOGRAFIA: ATAQUE DE LAS FARC A BASE NAVAL DE JURADO)

14 de diciembre de 1999, 05:00 am

Algo raro está pasando, ellos nunca se demoran tanto , dijo uno de ellos al militar que los atendió. Este les respondió que no había de qué preocuparse, pues la zona estaba bajo su control.

Los campesinos regresaron a sus casas con un mal presentimiento. La corazonada resultó cierta a la medianoche: 500 hombres del bloque José María Córdova de las Farc asaltaron el pueblo por las dos desembocaduras del río y hacia la Serranía del Baudó.

Mientras un centenar de guerrilleros atacaba por el norte el puesto naval, en el que se encontraban dos oficiales, 11 suboficiales y 123 infantes, otro grupo de subversivos combatía contra los 16 agentes del puesto de Policía, en la parte sur del municipio, situado a 320 kilómetros al norte de Quibdó, y a 40 de la frontera con Panamá.

Los militares resistieron el ataque durante más de 15 horas, mientras esperaban el apoyo aéreo. El Comando de las Fuerzas Militares, en Bogotá, había ordenado la salida del avión fantasma y de un helicóptero Arpía , pero el mal tiempo bloqueó la entrada de los refuerzos.

Mientras los subversivos atacaban con bombas, fusiles y pipetas de gas, la población se refugió en sus viviendas durante las 18 horas que duraron los combates.

Hacía las 6 de la mañana del domingo, y en medio de un torrencial aguacero, los guerrilleros ya tenían casi copada la base. A las cinco de la tarde, sin municiones y exhaustos, los infantes tuvieron que entregarse. A esa misma hora, en el puerto, un grupo de guerrilleros tomó como rehenes a 53 infantes y a los 16 policías.

Al cesar los disparos, quedaron en la unidad 23 militares y un policía muertos, 33 heridos y 75 infantes ilesos. En el intercambio de disparos también murió Plinio Castro, un carpintero de 59 años.

Los insurgentes les decomisaron las armas a policías e infantes y, en la plaza aledaña a la Alcaldía, le entregaron al párroco Bernardo Niño a 75 infantes ilesos. Las Farc también se llevaron consigo a tres secuestrados, mientras que la Armada reportó que aún se desconoce la suerte de otros dos infantes. Según el almirante William Porras, segundo comandante de la Armada, en el asalto murieron 42 guerrilleros.

Así mismo, ayer arreciaron las críticas al proceso de diálogo después del asalto de las Farc. El vicefiscal, Jaime Córdoba, aseguró que el conflicto llegó a un punto de degradación insostenible y que a acciones como esta ponen en tela de juicio el avance de las negociaciones con el Gobierno.

Por su parte, Armando Borrero, ex consejero presidencial para la Seguridad Nacional, dijo que el ataque pone en evidencia que la base fue tomada por sorpresa y no había preparación para el ataque. Recordó que la misma unidad había sido hostigada en dos oportunidades. Los cogieron dormidos , afirmó Borrero para recordar que este episodio evoca lo sucedido en Las Delicias en 1996.

*** Le entrego a estos infantes y me llevo a estos tres Medellín En la tarde del domingo, el sacerdote Bernardo Niño estaba en su parroquia tratando de pasar el susto tras el ataque de la guerrilla al municipio de Juradó, cuando recibió una razón. Debía estar a las 5 p.m. en un sector no precisado por el religioso, en la zona urbana de la localidad.

Tuve contacto con el comandante guerrillero de quien no supe su nombre , dijo el padre.

El encuentro duró unos 25 minutos, durante los cuales el guerrillero le comentó lo de siempre. Que todo es fruto del pésimo Gobierno, del sistema neoliberal y que ellos estaban de acuerdo con defender los derechos humanos , relató el sacerdote.

Precisamente como un signo de respeto por la vida y los derechos humanos , le dijo el guerrillero al sacerdote, le entregaría a 53 infantes de marina y 16 agentes de la Policía con la condición de que él los entregara a la Cruz Roja Internacional o a un medio de comunicación.

Yo le entrego a estos infantes y me llevo a estos otros tres , le dijo el guerrillero refiriéndose a un oficial y dos suboficiales de la armada.

El infante de Marina, Mauricio Perdomo, uno de los sobrevivientes del ataque de las Farc, relató que ni las trincheras fueron suficientes para repeler la acción guerrillera ante el crecido número de subversivos y el uso de los cilindros de gas.

Ellos nos lanzaban cilindros de gas rellenos con dinamita. Los cilindros nos hicieron salir de las trincheras y con ellos acabaron con la guarnición y la estación de Policía , señaló.

*** Panamá se prepara AFP Panamá Panamá prepara una estrategia de seguridad para contrarrestar un eventual ataque de los grupos guerrilleros o paramilitares colombianos que actúan a lo largo de la extensa frontera común, informó este lunes la presidenta, Mireya Moscoso.

Moscoso dijo que con el presidente de Colombia, Andrés Pastrana, ya ha adelantado un acuerdo para aumentar la vigilancia en la zona fronteriza, donde Panamá ya tiene emplazados unos 1.000 policías guardafronteras.

Ya tenemos varios cuarteles en la frontera con Colombia para defender la frontera. Hemos reforzado nuestra seguridad , dijo.

*** Muertos, heridos y secuestrados Miembros de la Infantería de Marina muertos Subteniente Edick Cristian Reyes Holguín, sargento segundo Hernando Rodrigo Herrera Noel y los cabo segundo Henry Gutiérrez Pabón y Juan Pablo Lovelo Plaza. Infantes Juan Carlos Mayrongo González, Absalón Montaño Arboleda, Pascual Montenegro Murillo, Jimmy Olaya Olaya, Gonzalo Osorio Riascos, David Pay, Juan Carlos Pinchao Fajardo, Jair Alonso Pinto Bolaños, Jhonny Fernando Quiroz Sánchez, Gonzalo Antonio Rengifo Orozco, Julián Andrés Rosero, Alexánder Segura Ochoa, Armando Salvador Tenorio Quiñones, Wisner Daiber Torres Valencia, Edgar Gerardo Valencia Micolta, Róbinson Heladio Alvarez García, Jhon Jairo Bedoya Cortés, Carlos Julio Cárdenas García y Jhon Freddy Escobar Carmona.

Secuestrados Teniente Alejandro Ledezma Ortiz, cabo primero Agerón Viellard Hernández y cabo segundo José Peña Guarnizo.

Personal de la Infantería de Marina herido y llevado de Bahía Solano a Bogotá: Fernando Utria Parra, Daniel Herrera Charrys (está como enfermero), Honorio Valdés Potes, Roder Angulo Quiñones, Rodrigo Mendoza Rivera, Jorge Merchancano Jiménez, Víctor Fernando Moreno Laverde, Jhon Alexánder Mosquera, Ricardo Mosquera Quiñones, Rodrigo Germán Palau Tovar, Juan José Paredes Cuero, Esaú Peña Perlaza, Eder Quintana Tejada, Bayron Arboleda Cuero, Francisco Antonio Arroyo Mena, Pablo Cesar Caicedo, Alex Francisco Cortés Rodríguez, Cristofer Cuero Cifuentes, Pedro Delgado, Alexánder Díaz Salazar, Miguel Ernesto Fierro Briceño, Jhon Pedro García García, Duber Gary Grueso, Milton Iván Landazury Borja, José Antonio López Rentería, Jorge Maldonado Acevedo.

Patrulleros de la Policía Nacional heridos y llevados de Bahía Solano a Bogotá Lisandro Flores Guerra, Edison Rivas Lobón, Invenso Palacios Martínez, Rafael Hernández Bastamante.

Infantes heridos en Juradó y llevados a Bahía Málaga José Fernando Martínez, Luis Efrén Riascos Riascos, Alexánder Rodallegas Balei, Guillermo Sánchez Echeverry, Rubén Darío Ariza Grajales, Hugo Lara Olaya y Jhong Meza Bonilla.

Personal de la Infantería de Marina ileso a bordo del ARC Buenaventura: Javier Francisco Palomar, Luis Fernando Naranjo, Mauricio Jaime Villa, Rodrigo Humberto Grueso, Duberney Quintana, Julián Andrés Alvarez, Pablo Andrés Caicedo, Giovanny Banderas, James Arley Velásquez, James Asprilla, Carlos Salcedo, Neiber García Belalcázar, Enrique Aníbal Benavides Jhon Freddy Buitrago Arias, Danny Yoel Burbano Preciado, Juan Carlos Cabrera Moreno, Jairo Alberto Carmona Reynel, Nixon Ubertis Castillo Molina, Edward Castro García, Edwin Ceballos Velandia, Hernando Correa Restrepo, Nelson Cortés Huila, Orlando Cuero Biascos y Carlos Andrés Jiménez Tobón.

Personal ileso en Puesto Destacado de Juradó: Javier Hernando Salazar Delgado, Jhon Freddy Rengifo Quinto, Pedro Antonio Ríos Rodríguez.