Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

CONGRESO CON LLUVIA DE REBAJAS... DE PENAS

No se sabe si es por el fin de milenio, por arrepentimiento, por vergenza ajena, por buenas personas o, en últimas, si todo es culpa del Y2K.

Lo único cierto es que en el Congreso hay una lluvia, no precisamente de ideas brillantes, ni mucho menos de intenso trabajo, sino de rebajas.

Y no es que los congresistas estén ofreciendo bienes en dación, ni que hayan tenido que buscar nuevas formas de ingreso y estén vendiendo chucherías . No. Están ofreciendo rebajas... pero de penas.

Actualmente, hacen su curso cuatro proyectos de ley que, por uno u otro motivo y de una u otra forma, plantean rebajas en las condenas de los presos.

En el Senado, está siendo tramitado el proyecto que concede rebajas con motivo del jubileo, que para la Iglesia Católica es el año de gracia en el que se concede el perdón de los pecados y que fue decretado por el papa Juan Pablo II en la carta apostólica Tertio Millennio Adveniente, dirigida al Episcopado, al clero y a los fieles.

El proyecto, autoría de Carlos Moreno de Caro, contemplaba inicialmente una rebaja de una tercera parte de la pena a todos los presos. Sin embargo, el ponente, el indígena Jesús Piñacué, aumentó el porcentaje a la mitad de la pena.

La iniciativa fue objeto de estudio por parte del Consejo Superior de Política Criminal y, con la aprobación de todos los que estuvieron presentes en esa reunión, se acordó recomendar un articulado nuevo que contempla una rebaja de la pena en una sexta parte por los delitos cometidos antes del pasado 28 de junio.

Ese beneficio sería para todos los delitos, sin excepción alguna. Es decir que podría beneficiar a sindicados o condenados por narcotráfico, terrorismo, violación y secuestro, entre otras conductas delictivas.

En la Cámara En la Cámara, por su parte, hay tres proyectos que conceden rebajas de penas. Una de las propuestas la lleva el proyecto por el cual se conceden algunos estímulos electorales.

Inicialmente, el proyecto contemplaba que por ejercer el derecho al voto en todas las elecciones para un mismo período se otorgara un descuento en la condena de un mes. Sin embargo, en el texto de ponencia para primer debate se aumentó el término a seis meses, propuesta que fue acogida por su autor, el representante William Vélez, tras escuchar argumentos de sus colegas preocupados por la situación de los reclusos , según sus propias palabras.

Otra de las propuestas de rebaja la contempla un proyecto recientemente radicado por el representante liberal Joaquín José Vives. Esta iniciativa establece como principal motivo del descuento en la pena el hacinamiento en los centros de reclusión.

Los reclusos que vivan en esas condiciones que en el lugar se albergue a más de un 50 por ciento de personas de la capacidad real tendrán derecho a que cada dos días efectivos de privación de la libertad se cuenten por tres . En términos prácticos, se plantea una rebaja del 50 por ciento en la pena efectiva, si conviven en hacinamiento.

Cabe destacar que, en la actualidad, de las 46 mil personas que se encuentran detenidas en las cárceles, cerca de 14 mil, según datos estadísticos, cohabitan en hacinamiento.

Finalmente, hay una propuesta que, aunque no plantea precisamente rebaja de penas, sí establece que podrán verse cobijados con la libertad quienes hayan cumplido una tercera parte de la pena.

Actualmente, la legislación penal contempla que a este beneficio solo pueden aplicar quienes hayan cumplido dos terceras partes de la condena.

Este planteamiento es del representante liberal William Sicachá y lo hizo en la ponencia que él presentó del Código de Procedimiento Penal.

Los argumentos Los congresistas que promueven estas iniciativas las sustentan, básicamente, en las inhumanas condiciones que viven miles de reclusos en las cárceles del país.

Por ejemplo, el senador Piñacué califica de injusto el hecho de que los jueces se vean obligados a recluir a la gente en unas cárceles inhumanas . Para él, en ellas los detenidos se vuelven delincuentes potenciales .

Creo que debemos darnos la pela y perdonar , dice.

En posición similar se encuentra el representante Vives, quien motiva su propuesta en que las condiciones de hacinamiento han desbordado los límites de la dignidad humana, en donde, lejos de encontrar el recluso una opción de rehabilitación, ve una oportunidad de graduarse en una universidad del crimen .

A su vez, el representante Sicachá argumenta que para considerar su propuesta hay que tener en cuenta la realidad carcelaria , y agrega que con su idea está tratando de construir una justicia más justa . Sicachá pone de presente que de los 46 mil detenidos, 21 mil se encuentran recluidos como simples sindicados.

La Fiscalía ha rechazado cualquier intento de rebajar las penas, más aún cuando en recientes años se han aprobado proyectos de su autoría para endurecerlas, y cuando hoy en día es discutida en forma integral por el mismo Congreso una nueva normatividad procedimental, penal y penitenciaria.

Las propuestas están en discusión y solo en las próximas semanas se sabrá si son acogidas o no.

Claro está que recientemente se presentó otro proyecto que no ha tenido mucha publicidad que también busca una rebaja. Pero no de penas, sino en el número de miembros del Congreso. Cuál de todos pasará primero?

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
3 de octubre de 1999
Autor
ALEXANDER TERREROS B. Redactor político de EL TIEMPO

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad