PARA NO SUDAR LA GOTA GORDA

PARA NO SUDAR LA GOTA GORDA

El sudor es un proceso normal que puede convertirse para algunas personas en un asunto serio e incluso en una carga emocional que produce inseguridad y aislamiento.

13 de junio de 1999, 05:00 am

El problema es mayor cuando ese líquido que transpiramos, inicialmente inodoro, se descompone debido a la acción bacteriana y produce mal olor.

El exceso de sudoración se conoce en el lenguaje médico como hiperhidrosis y puede afectar a cualquier persona, no solo a quienes hacen ejercicio.

El miedo, el estrés, el nerviosismo o cualquier estado de excitación inducen a una sobreproducción de las glándulas sudoríparas que están bajo el control del sistema nervioso simpático, lo que se traduce en una transpiración excesiva siendo más notoria en las axilas, las manos y los pies. También influye la práctica deportiva, cambios hormonales y ciertas enfermedades.

Si se presentan fallas orgánicas como por ejemplo enfermedades de tiroides, diabetes, Parkinson, problemas de médula espinal o enfermedades infecciosas, se pueden tener sudoraciones muy intensas y profusas. No obstante la ansiedad y el estrés, pueden ser una de las causas de mayor sudoración , dice Luisa Porras, directora del centro dermatológico docente e investigativo Federico Lleras Acosta.

La especialista afirma que entre los adolescentes es muy frecuente que se presente el problema de sudoración excesiva debido a los cambios propios de la edad y a factores nerviosos. Así mismo, durante la menopausia ocurren cambios hormonales que pueden precipitar una mayor sudoración, aunque esto no le pasa a todas las mujeres.

No se estrese No hay que pelear contra la sudoración, ya que debido a la ansiedad que produce la sensación de estar sudando se estimula al organismo para que sude más .

Alvaro Acosta, coordinador de dermatología del Instituto Nacional de Cancerología y profesor de la Universidad Nacional, afirma que en nuestro medio, una de las principales causas de sudoración excesiva de origen nervioso, se atribuyen al estrés que ocasiona el ambiente violento del país, a la inseguridad, los trancones y los afanes de la vida urbana.

Debido a estas presiones y a una tendencia nerviosa, ciertas personas presentan enfermedades como úlcera y migraña, y es por eso que llegan a sudar excesivamente , dice Acosta.

Actualmente la ciencia médica emplea métodos para combatir el problema de la sudoración como la aplicación de compuestos químicos en las zonas afectadas. También existe la iontoforesis, técnica que utiliza la corriente eléctrica para poner freno a la sudoración y la cirugía en la axila, identifica el sitio donde están las glándulas sudoríparas para luego extirparlas.

Uno de los problemas con los desodorantes es que contienen fragancias que pueden producir dermatitis y alergias. Pocos productos traen las concentraciones de sustancias antitranspirantes necesarias para frenar el sudor. Por eso se recomienda adquirir desodorantes que tengan poca fragancia ya que pueden tener mayor efectividad , señala Guillermo Cohen, dermatólogo de la Clínica Comfenalco.

Manténgase fresco * Use ropa de algodón. Los materiales sintéticos y con anilinas acumulan calor.

* Utilice zapatos con suela de cuero y no muy ajustados para que pueda respirar el pie, Las medias idealmente deben ser de algodón.

* En casa hay que airear los zapatos y rotarlos.

* Tome con calma las cosas y aprenda a manejar su estrés.

* Haga ejercicio diario.

* Levántese más temprano para que no lo angustien los afanes de irse al trabajo, y alcance a desayunar con calma y conducir tranquilamente.

* Lave bien la ropa para que no quede con residuos de jabón.

* El baño diario es muy recomendable. El agua y el jabón son lo mejores útiles de aseo.

* No olvide secar los espacios entre los dedos de los pies y también las axilas.

* Evite el uso de jabones muy fuertes y alcalinos, pueden irritar la piel.

* Si usa talcos, hágalo en pocas cantidades y bien esparcido.

* Si es muy nervioso, no tome bebidas estimulantes como café, té o chocolate.

* Si tiene problemas con el sudor, consulte con su médico. Igual si presenta hongos, verrugas o mezquinos que aparecen debido a la humedad.

* Recuerde que las glándulas sudoríparas están situadas en las capas medias de la piel y se comunican con la superficie de esta con tubos en forma de tirabuzón. Un mayor número de estas glándulas se encuentra en las palmas de las manos, en las plantas de los pies y en las axilas, por ello en estas zonas se suda más.

* Si tiene problemas, no dude en consultar con su dermatólogo.