Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

SORPRENDENTE EL NUEVO CHEVROLET TODO LO ALTO

Así como en 1983 Colmotores puso en circulación el Sprint, un automóvil que habría de constituirse en el vehículo mejor reputado y en uno de los más vendidos de la historia local después del Renault 4, es más que probable que con el Chevrolet Alto se comience a escribir la continuación de esa fantástica historia de fortaleza mecánica, confiabilidad y aceptación.

Hay muchas razones para pensar en que este nuevo carro que llega al mercado colombiano, inicialmente importado de Japón pero listo para pasar al ensamble local en mínimo tiempo, va a ser la continuidad perfecta del Sprint.

Primero, porque en Japón y en los mercados internacionales fue su sustituto. Segundo, porque nace 15 años después con la obligada dosis de modernismo, tecnología y avances que estos tres lustros han fraguado. Tercero, porque proviene del mismo y especial fabricante, el ingenioso y fino Suzuki, que es hoy el maestro mundial de estos pequeños autos.

El Alto es aparentemente un poco más chico que el Sprint, pero es un efecto más óptico que real pues el volumen interior puede ser el mismo, y los baúles de ambos carros siguen siendo iguales de pequeños. La trompa del Alto es más corta y las líneas redondas lo muestran más compacto.

La base mecánica del Alto es la misma de la camioneta Wagon R, lo cual nos lleva directamente a su pieza más brillante e interesante, el motor. Tiene un 4 cilindros de 1.000 c.c. y 63 caballos, que gira hasta !8.300 revoluciones por minuto! , empujando una elevada relación de compresión de 10 a 1, que obliga la gasolina extra. Lógicamente, a toda esta finura y extremo de diseño se agrega una culata con 4 válvulas por cilindro con dos ejes de levas e inyección multipunto, para convertirlo en el primer GTI familiar del país en este tamaño.

El desempeño es impresionante. Acelera como una exhalación; la curva de torque, a pesar de la gama tan alta de revoluciones a la que puede llegar, está en plena vigencia desde las 3.500 revoluciones, con lo cual arranca en cualquier cambio desde las esquinas y en la ruta uno puede escoger casi tres cambios para rodar pues la velocidad cabe en tercera, cuarta o quinta marcha con una perfecta respuesta.

Para agregarle brillo a la maquinaria, Suzuki le puso a este aparato unas cortas relaciones de caja con las cuales se mueve perfectamente hasta 155 kilómetros por hora, su velocidad máxima, alcanzable en 4a. casi al máximo, pero difícil de sostener en 5a. cuando se cae un poco debido a que ya a ese paso el motor acusa sus 1.000 centímetros de desplazamiento.

Pero es que uno, entusiasmado con todo el progreso y aceleraciones intermedias, sigue acelerando este motorcito como si fuera de mucho mayor tamaño y, en realidad, en su precio, gama y cilindrada es el más potente de cuantos se ofrecen en el país y muy seguramente en el plano internacional.

Paralelamente con la potencia del motor y el estupendo pique del carro, están los frenos, con discos adelante, campanas atrás y servo. Esto no dice tanto como la seguridad que representa usarlos pues son de una impresionante efectividad, muy por encima de lo normal.

Esa perfecta ecuación de velocidad con detención, está bien surtida por el chasís, en el cual observamos un comportamiento muy neutral, lejos de defectos de adherencia y bastante obediente.

Las suspensiones tienen su más y su menos. Son suaves y muy dúctiles en los pequeños rizados y las imperfecciones generales del piso, pero cuando vienen baches grandes la sacudida es fuerte e inconfortable, especialmente atrás pues los amortiguadores se quedan cortos en freno aunque no se consumen al máximo. El eje trasero tubular rígido tiene alguna culpa en esto, aunque es también un sello de familia, pues no hay Suzuki que no sea brincón. Nos parece que la parte suave del resortado que citamos se impone pues la marcha general, a velocidad racional es muy agradable. Lo que pasa es que es difícil de sostener pues el carro pica mucho y tienta a pisarle el acelerador más de la cuenta, momento en el cual los baches fuerte se crecen para las suspensiones.

La dirección es pesada en maniobras lentas pues no tiene asistencia pero en marcha es normalmente maniobrable, aunque ese elemento nunca será una de sus cualidades. Es sensible al viento cruzado a alta velocidad y, en general, el comportamiento en rectas a tope es celoso.

Tampoco lo será el silencio mecánico pues el motor gruñe bastante en la cabina haciendo sentir su potencia, el control de cambios es también ruidoso y sería deseable un mejor aislamiento del rumor de las suspensiones y llantas contra el piso. Obviamente, se trata de un auto primario en cuya gama no se usan todos estos colchones para hacerlo más confortable, pero es que el motor lo hace sentir a uno en una familia muy superior y se le pide en proporción.

El equipo es mínimo. Mejor dicho, no hay accesorios diferentes al limpia vidrios trasero y los controles de abrir las tapas de gasolina y baúl desde adentro o la instalación pre radio. Pare de contar. Ni copas, pero riman más los rines libres con la tapita central con su vocación que unas tapas plásticas. Anoten cinturones traseros retráctiles, guanteritas por todas partes, un buen portavasos camuflable en le tablero y portamonedas.

Más barato que el Sprint, aunque castigado un poco con respecto a su precio de introducción anunciado previamente debido a la última alza del dólar, el Alto pone un punto como su nombre lo indica: muy alto. Y como con el correr del tiempo los van surtiendo de accesorios, es de esperar que no demoren un espejo interior día-noche (ahorro imperdonable), el intermitente de los limpiabrisas delanteros, un testigo luminoso correcto del desempañador trasero (es invisible), un control interno de los espejos exteriores, un tacómetro para darse el gusto de ver el motor subir de vueltas como una moto y, si no es mucho pedir, la bandeja para tapar el sitio de carga.

Con su cara, mezcla de Vivio y Corsa adelante, evidente parecido con el VW Gol atrás, pero con unos bríos y solidez que todos quisieran ofrecer y que serán su exclusividad y mayor distintivo, el Alto es el carro familiar de manejo más deportivo y veloz de gama popular.

Valió bien la pena esperar 15 años para un sucesor del Sprint. Y por fin aparece también algo que se le parece al famoso GTI 1.300, pero con 4 puertas pues los Coupés son en nuestra país una estirpe en vías de extinción. Lástima, porque este carrito, con sólo dos puertas, rines más anchitos, bómperes del color de la carrocería y otros gallitos más, queda pidiendo todavía más pista...Porque es mucho, mucho más que un Sprint Pentium...

RENDIMIENTO Potencia efectiva en las ruedas: 37 caballos.

Velocidad Máxima: 152 kilómetros en Bogotá. Colmotores ofrece 155 a nivel del mar.

0 a 100 k.p.h.: 17.21 segundos 400 metros salida detenida: 20.28 segundos Velocidad en 400 metros: 107.3 k.p.h.

Consumo: Gravedades en aceleración: + 0.23 Gravedades en frenado a 80 k.p.h: -0.87 Máxima gravedad en curva: 0.91 Mediciones con dos personas a bordo, en el Autódromo de Tocancipá, con acelerómetro digital empadronado con el peso del momento. Tanque lleno.

FICHA TECNICA CHEVROLET ALTO MOTOR : 4 cilindros en línea, transversal frontal, 996 c.c., doble eje de levas en la culata DOHC, 4 válvulas por cilindro, inyección multipunto, relación de compresión 10.0 a 1, 65 caballos a 6.500 rpm. torque de 8.3 kg-M a 3.500 rpm.

CAJA: Cinco velocidades adelante, tracción delantera. Relaciones: 1a: 3.416; 2a. 1.894; 3a. 1.280; 4a. 0.914; 5a. 0.757; Reversa 2.916. Diferencial: 4.705 a 1.

SUSPENSIONES: Delantera Mc Pherson, resortes helicoidales. Trasera; eje tubular rígido, resortes espirales.

DIRECCION: Cremallera, sin asistencia FRENOS : Asistidos, de disco adelante y tambores atrás.

RINES Y LLANTAS: Rines 4Jx13 pulgadas en acero; Llantas: radiales 155/65x13.

DIMENSIONES Y PESO: Largo total: 3.395 mm; Ancho: 1.475 mm; Alto: 1.460 mm; Entre ejes: 2.360 mm. Peso: 730 kilos.

ACCESORIOS: Limpiavidrios trasero con temporizador; odómetro digital; banca trasera abatible 50/50, comando de apertura de tapas de gasolina y baúl desde el interior, cinturones traseros retráctiles.

PRECIO: Estimado en $16.200.000 SIGUE EL SPRI}e los años, especialmente en su diseño exterior, el Chevrolet Sprint se seguirá fabricando en Colombia a voluntad de sus compradores , según manifestó Colmotores.

Mientras sigan comprando un promedio de 250 unidades mensuales, Colmotores lo mantendrá en sus líneas. Es natural que estemos preparando su remplazo, pero no lo forzamos , informaron en la ensambladora.

De todas maneras, está claro que el plan de montar el Chevrolet Alto es un} la importación a la fabricación nacional, en especial porque el Alto comparte muchas partes mecánicas, como el tren motor y la máquina misma, con el Wagon R que ya se está vendiendo producido} ea de servicio están adelantados.

La oferta entre 11 y 18 millones de pesos El mercado de los autos pequeños y económicos se ha renovado muchísimo en los últimos años}roducción del Daewoo Matiz, el Hyundai Atos, la renovación del Renault Twingo y la llegada del Alto.

El segmento popular está formado así: Daewoo Tico: Motor 800 c.c. tres cilindros, 41 caballos, es el más barato del mercado. 5 puertas. Coreano. Relación peso-potencia: 15.12 kilos/caballo $11.380.000.

Kia Pride Young}Ford Festiva pero bastante más económico. Tiene la mejor relación peso-potencia: 10.88 kilos/caballo. Coreano. $14.600.000.

Renault Twingo II: Con un nuevo motor de 1.149 c.c., 4 cilindros, 60 caballos y retoques de interior, accesorios y equipo, conoce un segundo impulso. 3 puertas. Precio muy competitivo. Colombiano. Relación peso-potencia: 13.16 kilos/caballo. $14.695.000.

Daewoo Matiz: Linda carrocería, 800 c.c. 3 cilindros, 51 caballos, es una evolución mecánica del Tico, pero con una ropa completamente digna del fin de siglo. 5 puertas. Coreano. Relación peso-potencia: 15.29 kilos/caballo. $14.980.000.

Hyundai Atos: 4 cilindros, 1.000 c.c. 55 caballos. Estilo muy controvertido, excesivamente alto de cabina, le ha costado trabajo abrirse campo en el mercado. Coreano. Relación peso-potencia: 14.49 kilos/caballo. $15.490.000.

Chevrolet Alto: 1.000 c.c. 4 cilindros, 63 caballos. Después del Kia, es el más rápido de todos y ágil de todos, excelentes frenos. 5 puertas. Japonés. Relación peso-potencia: 12.1 kilos/caballo. Precio estimado: $16.200.000..

Su}te grupo, pero se comporta muy bien. Tiene apenas 4 cilindros, 660 c.c. y 40 caballos. No es barato, pero sí muy fino. 5 puertas. Japonés. Relación peso-potencia: 16.25 kilos/caballo. $16.700.000.

Chevrolet Sprint: Un clásico, con motor 3 cilindros, 1.000 c.c. y 50 caballos. Ahora compensa su edad con un equipo muy completo que explica en algo su precio. 5 puertas. Colombiano. Relación peso-potencia: 13.8 kilos/caballo. $17.185.000.

Skoda Felicia: Motor 1.300 de 4 cilindros y 68 caballos. Linda cabina y el mejor espacio interior. 5 puertas. Checoslovaco. Relación peso-potencia: 13.75 kilos/caballo. $17.270.000.

Mazda 323 Coupé: Motor 1.300, 4 cilindros, 68 caballos, es con el Felicia el más representativo de todos en tamaño y concepto. 3 puertas. Un veterano del mercado. Colombiano. Relación peso-potencia: 12.86 kilos/caballo. $17.344.000.

Ford Festiva: 1.323 c.c. 66 caballos, 4 cilindros. Comparte el material mecánico con el Kia Pride, pero es mucho más costoso. Venezolano. Relación peso-potencia: 12.87 kilos/caballo. $17.943.000.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
11 de agosto de 1999
Autor
JOSE CLOPATOFSKY

Publicidad

Paute aqu�