Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

RAFAEL ANTONIO NIÑO. CUCAITA 1952-

El 10 de mayo de 1970 el boyacense Rafael Antonio Niño Munévar, oriundo de Cucaita, partió en dos la historia del ciclismo colombiano: ese día, contra todos los pronósticos, ganó la última etapa de la XX versión de la Vuelta a Colombia, corrida entre La Dorada y Bogotá y se coronó campeón del giro nacional. Apenas tenía 20 años y dos de practicar el deporte.

La magnitud de la hazaña del boyacense nunca ha sido igualada: de los cinco títulos en disputa se quedó con cuatro: primero en la clasificación general, mejor novato obvio, mejor escalador e integrante del equipo de Cundinamarca A, a la postre el primero en el cómputo general. Solo se le escaparon las metas volantes.

En la fracción final, el Niño de Cucaita como se le conocía en el medio ciclístico, dio una verdadera lección de cómo afrontar la montaña. En el ascenso de Villeta a La Tribuna le descontó los 62 segundos de ventaja que le tenía el líder Gustavo Rincón y, algo más, hizo lo propio con Miguel Samacá que por el paso en Villeta tenía la escandalosa diferencia de 11 minutos a su favor.

Al final, la clasificación general fue contundente: Niño, primero con 53h 29m 56s; segundo, Rincón a 1m 24s, y tercero, Samacá a 16m 20s. (Sí, leyó bien. Fueron dieciséis minutos y 20 segundos al tercero).

Con el paso de los años Rafael Antonio se encargó de demostrar que lo del 70 no había sido una casualidad o la culminación de una buena preparación. Total, en 1982 cuando decidió colgar la bicicleta había triunfado en seis vueltas a Colombia, marca que hasta el momento ningún ciclista ha podido igualar y mucho menos superar. Segundo en esta clasificación figura el antioqueño Ramón Hoyos Vallejo con cinco, mientras que Martín Cochise Rodríguez y Luis Herrera tienen cuatro.

En su carrera como ciclista, el boyacense corrió un año (1974) en Europa en las filas del equipo italiano Jolly Cerámica, que era comandado por Geovanni Battaglin. Allí trabajó como gregario y no como capo, que era a lo que estaba acostumbrado. Corrió el Giro de Italia en el que terminó en el puesto 41.

El Banco Cafetero me ofreció el mismo dinero que iba a ganar al año siguiente y decidí regresar. Claro que después me arrepentí de ello .

De lo que no se arrepintió el hoy ex ciclista fue de su retiro. Ya estaba muy cansado y no quería correr más .

El boyacense también fue el mejor en cinco Clásicos RCN. Un fuera de serie.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
31 de diciembre de 1999
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: