Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

LOS MUÑECOS DE AÑO VIEJO

Llegó de Ipiales en 1978 como almacenista de la empresa Adolfo Flóez & Compañía, una de las firmas encargadas de la construcción del Hospital Regional de Duitama. A los dos meses lo escuchamos dirigiendo su magazín Revista Dominical de Boyacá en Radio Vencedores, gracias a la carta de presentación de la emisora Cultural Bolívar de su tierra natal, y a la capacidad de don Guillermo Benavídez en descubrfir talentos para la radio. Echó raíces en esta tierra, la misma de su esposa y de sus hijos, y desde 1986, con el auspicio de RCN, es el alma y el nervio del Concurso de los Muñecos de Año Viejo, evento que une y reúne a la familia duitamense el 31 de diciembre de cada año.

Por: ALFREDO DEHQUIZ MEJA.

Se trata de Alvaro Torres Ravelo, hombre inquieto, enamorado de su trabajo en la radio, amante como el que más de la música colombiana, y a quien un buen día se le ocurrió la idea de realizar aquí un evento de la más rancia tradición de Ipiales. No ha sido fácil poner a rodar el proyecto, incluso en una oportunidad, tratando de cambiarle un poco la dinámica, y ante la proliferación en el país de estos desfiles, se organizó una llamada Corrida de Catres que consistió en armar una cama sobre ruedas y colocar en ella al muñeco. Ese año fue el más deslucido. La innovación no gustó y al año siguiente se regresó al certamen tradicional.

Hoy, a partir de la una de la tarde la ciudad se paraliza. Como ya es tradicional la ciudadanía sale a las calles a observar la creatividad, picardía e ingenio plasmados en los Muñecos de Año Viejo y sus comparsas, en un evento que a lo largo de 13 años se ha consolidado y convertido en patrimonio y orgullo de la ciudad, gracias al esfuerzo de su creador y promotor, así como a la unión y al civismo de las comunidades y grupos de amigos, quienes con meses de anterioridad trabajan para participar, más con el ánimo de mostrar su originalidad, que por los premios que consigue Alvarito golpeando aquí y allá.

El proceso 8.000, las caídas de los parlamentarios, las metidas de guayo del Tino Asprilla, el Campeonato Mundial de Ciclismo y los guayabos de un ex gobernador, han sido algunos de los temas de inspiración para los artistas que le da vida a esa colorida caricatura rodante que es el Concurso de los Muñecos de Año Viejo. Las gentes se agolpan en los andenes, terrazas y ventanas para recrearse y analizar lo bueno, lo malo y los feo de los sucesos ocurridos en los 365 días que terminan.

La política local no escapa a la burla de estos implacables críticos de cada año. La popularidad del alcalde, por ejemplo, tiene en el certamen su mejor termómetro, aunque todos han sonreído con anterioridad cuando apenas comenzaba a saborear las mieles del triunfo electoral y eran el personaje del año.

Hoy se realiza el desfile de muñecos número 13; al caer la tarde habremos disfrutado de un certamen que, me atrevo a decir, ha reemplazado al tradicional desfile de carrozas del 6 de enero. Estamos listos para gozar de esta fiesta con la que despedimos el año que termina y recibimos al que llega, que espero sea de ventura para todos mis lectores. A Alvarito Torres Ravelo el agradecimiento por haberle dado a la ciudad la oportunidad de apreciar la creatividad ilimitada de nuestros paisanos. A los boyacenses, todos, la invitación para que nos visiten, la ocasión bien lo merece. Venga a Duitama y sonríale a la vida! *Periodista.

Publicidad

Publicidad