Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

CALI, UN REFUGIO PARA LOS YANACONAS

Las mujeres en Rioblanco se levantan a las 4:00 de la mañana a ordeñar las vacas, cortar la leña, llenar las vasijas de agua, hacer el queso y motilar las ovejas para hilar ruanas, cobijas y alfombras.

Los hombres salen a la misma hora a trabajar la tierra como ha sido costumbre de sus antepasados. Cultivan maíz, papa, ulluco, cebolla, fríjol, arveja, ajo y hortalizas.

Ana Beiva Maca y Ernesto Maca tuvieron que cambiar sus hábitos. En Cali no hay vacas y mucho menos donde cultivar hortalizas. Ellos forman parte de los 10.000 miembros de la comunidad yanacona que salieron hace mucho tiempo de su resguardo en busca de oportunidades en la gran ciudad.

El resguardo de los yanaconas en Rioblanco, en el municipio caucano de Sotará, es el más pequeño del país por su territorio; está conformado por ocho veredas. En esa zona de páramo, en pleno macizo colombiano, viven aproximadamente 7.000 familias con un promedio de nueve miembros a los cuales les corresponde dos o tres plazas de tierra. Debido al crecimiento de la población hay escasez de tierra, lo que motivó el éxodo hacia sitios tan lejanos pero tan atractivos como Cali, Popayán, Armenia y Bogotá.

Los 500 indígenas asentados en Cali hacen esfuerzos por conservar sus costumbres y no perder su identidad cultural. En estas condiciones, decidieron formar un cabildo urbano que les permitiría ser reconocidos en su pueblo con los mismos derechos y respeto a pesar de la distancia. El próximo domingo serán las elecciones para los representantes del cabildo conformado por un gobernador, un vicegobernador, un fiscal, un alcalde, un tesorero y una junta directiva.

Darío Hormiga Sevilla, cambió el azadón por los libros de economía y la tranquilidad de su pueblo por el bullicio de la capital. Este yanacona de 25 años estudia segundo semestre de economía en la Universidad Nacional de Bogotá.

Hormiga cree que la oportunidad que tienen los indígenas de realizar estudios superiores y de vivir en las residencias universitarias es una manera de aprovechar los preceptos de la Constitución del 91. Son muchos los que como él se encuentran fuera de su resguardo estudiando una carrera, gracias a la beca que les otorga el Estado por sacar 213 puntos en el Icfes.

Pero estas ausencias tienen un costo cultural. Por eso vienen luchando desde hace 17 años para buscar soluciones. En 1982 se creó la Corporación Cultural Rioblanqueña (Acur), con el fin de defender los valores culturales de los indígenas.Como otros resguardos también quería formar parte de la corporación y las reglas no lo permitían, diez años después se empezó a hablar de un cabildo en el que podían pertenecer todos los demás resguardos y así buscar el reconocimiento, ya que la Ley 89 de 1990 dice que todo indígena después estar diez años fuera de su resguardo pierde los derechos con su comunidad de origen. Esta fue una de las razones más fuertes para la creación del cabildo.

Para los yanaconas la crianza de los niños es estricta. A los seis años ingresan a la escuela pero su padre combina la educación académica con las actividades de la agricultura. Los valores son un elemento vital en su desarrollo; son honrados, solidarios y fraternales con todos los miembros de la comunidad y los visitantes. Para ellos el cuidado de la naturaleza es de gran importancia.

La fiesta patronal de la Inmaculada Concepción es la más importante y se celebra del 13 al 16 de agosto. Pero tiene que hacerse en el resguardo. Los yanaconas de Cali contratan una chiva para estar presentes en el festival con chirimía, en la vaca loca, en los partidos de fútbol y tejo, en las comidas de mote, curí, arepa, calabaza, sopa de maíz, pan de maíz y en las tenidas con guarapo y chicha.

Ana Beiva salió de Rioblanco hace 28 años y se radicó en el barrio Fátima de Cali. Está convencida de que no puede perder sus costumbres ancestrales. Yo preparo las comidas tradicionales de mi comunidad. Los ingredientes los compro en la galería Santa Elena .

Asegura que hay que concientizar a los jóvenes de los resguardos para que no olviden su origen indígena y mantengan vigente su cultura

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
21 de febrero de 1999
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: