Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

LAS FACHADAS DE PISTOLEROS A SUELDO

Es un salón de belleza único en el mundo. Su administrador es un curtido pistolero que camuflado entre rulos y tinturas pacta con los jefes de los nuevos clanes de la mafia quién debe morir.

Para ejecutar los encargos de la mafia cuenta con expertos sicarios que un día pertenecieron al aparato militar del cartel de Cali, con un arsenal y con un parque automotor que después de cada vuelta regresa a un concesionario de confianza.

Por varios millones de pesos, siempre en efectivo, los dueños de esta sala de belleza, que no es otra cosa que una de las 50 oficinas de cobro que ha detectado la Policía en Cali, matan, incineran, desaparecen, secuestran o amenazan a toda aquel que se interponga en el camino de la mafia.

Estas oficinas de cobro , como las llaman en el bajo mundo del hampa en Cali, también operan bajo fachadas de una panadería, una compraventa, un concesionario o un almacén de electrodomésticos. Y cuando la demanda de la mafia baja, no tienen inconveniente alguno en activar su red de inteligencia para extorsionar a comerciantes e industriales.

La última masacre atribuida a las oficinas de cobro se registró la noche del pasado jueves. Un grupo de pistoleros llegó en dos carros hasta una heladería de la calle 44 con avenida Cuarta Norte y sin mediar palabra asesinó de 32 balazos a Jairo Moreno Borja; de 23 impactos a Carlos Andrés Echeverri Escobar, y de 13 tiros a Jorge Eliécer Castillo Adarme.

Asuntos pasionales Los oficiales de inteligencia que investigan las oficinas de cobro creen que esa operación la hizo el grupo de Varela .

Varela , según revelan 20 informes de inteligencia, es un sicario de confianza de varios capos del cartel del Norte del Valle que puede estar seriamente comprometido en el asesinado de Hélmer Pacho Herrera, el cuarto hombre del cartel de Cali.

A la oficina de cobro de Varela también se le acusa de ser la responsable del atentado contra tres lugartenientes de Herrera, registrado tres días después de que fuera asesinado en el pabellón de alta seguridad de Palmira, en noviembre del año pasado.

Aquí hay una guerra entre los herederos naturales de Herrera y los testaferros que se quieren quedar con todo, y el trabajo sucio lo realizan las oficinas de cobro , dijo a EL TIEMPO uno de los oficiales de inteligencia que preparana operación especial contra el salón de belleza y sus sucursales del crimen (ver recuadro).

En esa racha de crímenes también cayó el contador Juan Carlos García Bonilla. El profesional, que al parecer llevaba algunos asuntos contables de Pacho Herrera, fue asesinado el último 7 de marzo, en el sur de Cali. En la misma incursión murió una mujer y sus dos hijas. Una semana después mataron a un abogado defensor del clan de los hermanos Rayo Montaño, investigados por narcotráfico.

Las oficinas de cobro también atienden y solucionan, a tiros, asuntos pasionales. Tal es el caso del crimen de dos familiares del señalado narcotraficante José Ignacio Córdoba Pizarro ( Nike ), recluido en la cárcel de Vistahermosa.

La investigación señala que una mujer, hoy detenida, contrató el asesinato de los dos familiares de Nike porque estos le recriminaron el tener otro amor mientras Nike, su verdadero amor, estaba en prisión.

El 27 de enero de este año, otro grupo de pistoleros de una oficina de cobro irrumpió en una discoteca del norte de Cali. Mató a Jorge Hernando Labrada Cuevas y a Rose Mary Arango Gil e hirió a otras siete personas.

El año pasado las oficinas de cobro ejecutaron más de 30 incursiones criminales. El 15 de marzo, a plena luz del día, acribillaron a tres personas en la vía Cali-Palmira. El 19 del mismo mes un grupo de pistoleros asesinó a cinco personas en una bomba de gasolina.

A los siete días, cuatro miembros de una oficina de cobro llegaron en un taxi hasta una casa del oriente de Cali y asesinaron a una joven con ocho meses de embarazo y a sus dos acompañantes.

Pero el hecho que más ha estremecido a Cali se registró el 10 de julio del año pasado. Sicarios de una oficina de cobro asesinaron a seis muchachos en la ladera del sur de la ciudad.

Los jóvenes, entre 16 y 22 años de edad, aparecieron atados de pies y manos, amordazados, con torniquetes en el cuello, heridas de arma blanca y signos de tortura.

Las investigaciones señalan que uno de los muchachos se vio comprometido en el robo a un narco, quien contrató los servicios de una oficina de cobro para hacer su propia justicia.

Uno de los últimos crímenes de estas oficinas fue el de un viejo narco que hacía más de diez años se había refugiado en México. A las pocas horas de arribar a Cali le cobraron la cuenta pendiente.

Tenemos un plan : Policía El comandante de la Policía Metropolitana de Cali, general Jorge Enrique Montero, en asocio con la Policía Valle y la Central de Inteligencia de la Policía (CIP), descubrió las oficinas de cobro y ahora está perfeccionando un plan para desactivarlas.

Tenemos un plan y pronto lanzaremos una ofensiva , dijo el general, que por obvias razones no reveló los pormenores de la operación.

Montero, el mismo oficial que hace poco puso al descubierto una fábrica de armas que operaba en la zona industrial de Cali, pidió apoyo a la CIP para fortalecer las operaciones de inteligencia tendientes a identificar a los jefes, supervisores y sicarios de base que hacen parte de las llamadas oficinas de cobro .

De ahí que dos equipos de inteligencia, integrados por oficiales que participaron en el desmantelamiento del cartel de Cali, trabajan en las calles de Cali y en el resto del Valle en busca de los jefes de los nuevos clanes del narcotráfico que contratan los servicios de las oficinas de cobro .

El objetivo es obtener resultados similares a los logrados con la Operación Camarón , en el desarrollo de la cual fueron capturados 22 narcotraficantes, entre ellos tres extraditables.

Así son las oficinas de cobro Con el apoyo de dos de los oficiales de inteligencia, EL TIEMPO explica el origen y las características de las oficinas de cobro : Cómo nacieron? Luego de la caída del cartel de Cali, los pistoleros de su aparato militar quedaron vacantes. Los más temidos sicarios aprovecharon sus conocimientos en el mundo del narcotráfico para montar sus oficinas de cobro .

Cómo funcionan? Utilizando como fachada un salón de belleza, una panadería, un concesionario o una compraventa ofrecen sus servicios. Cada una tiene un jefe, un supervisor de operaciones y un grupo de sicarios de base.

Quiénes son los sicarios? Son muchachos entre los 15 y los 25 años. Casi todos utilizan exclusiva ropa original Tommy Hilfiger y zapatillas importadas.

De dónde sacan los carros y las armas? Los carros casi siempre los tienen en un concesionario supuestamente para la venta. A la hora de ir a cometer un crimen les cambian las placas y luego los regresan a su sitio. También los roban y luego los dejan abandonados. Las armas casi siempre tienen salvoconducto.

Cuánto cobran? A la hora de prestar sus servicios son independientes y lo hacen al mejor postor. El cobro depende de la vuelta que haya que hacer. Hay crímenes que cuestan hasta 300 millones de pesos. Cuando la vuelta es sencilla y por lo tanto no deja mayores dividendos prefieren contratar a un sicario externo a la organización, casi siempre menor de edad, para no arriesgar a los sicarios de base.

FOTOS: *En estos carros se movilizaban hombres de confianza de Pacho Herrera cuando fueron atacados a tiros.

*En Cali, se ha vuelto costumbre encontrar cuerpos atados y abandonados en parajes solitarios.

Archivo/EL TIEMPO

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
23 de marzo de 1999
Autor
REDACCION JUDICIAL Enviado Especial

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad