Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

SOY UN SACERDOTE ALEGRE

En Saldaña nadie sabe qué va a pasar el próximo sábado 20 de febrero cuando el padre Félix Hernando Ramírez Quintana recoja su guitarra eléctrica, su batería, la organeta y parta hacia el Espinal, a donde fue trasladado por orden del Obispo Abraham Escudero Montoya.

Muchos ni siquiera saben si el padre Ramírez pueda salir del pueblo, pues el martes pasado cuando intentó cumplir con la orden del Obispo, miles de feligreses, lo encerraron en la Casa Cural, les echaron candado a puertas y ventanas e impidieron su partida y la llegada de su reemplazo el padre Aquilino Pérez.

Según Teresa Barreto empleada de la parroquia y quien también fue encerrada en la casa cural el padre Félix se hizo querer en tan solo 20 días por su estilo de oficiar la misa, sus consejos diarios, su manera amable de tratar a la gente y la música que incluyó en la celebración. Hasta los evangélicos comenzaron a llegar a la iglesia del Carmen , agrega.

Y aunque no es normal que estas cosas sucedan en un pueblo, en Saldaña, municipio del sur del Tolima, la población no está dispuesta a dejarse quitar al cura que en solo 20 días logró reanimar a los católicos en la fe por Jesucristo, la oración y la iglesia.

Un paisa animoso Según él, lo sucedido en Saldaña tiene su explicación en el hecho de que la población se está sintiendo burlada por tanto cambio de sacerdote.

Pero más que eso, el padre Félix está convencido de que el éxito en su predicación está en su forma de ser, pues él es un cura animoso y alegre y que conste, dice, que no se refiere a que sea pachanguero, sino a que tiene una alegría espiritual inmensa, que le gusta charlar con la gente, hacerla reír con chistes santos , y hacer que vean en él a un padre, un amigo y un hermano.

Y es que desde el 15 de enero, cuando el padre llegó a Saldaña, trasladado del Espinal, trabajó en cada misa por el despertar espiritual de la feligresía, más aún cuando se enteró de que siete sectas religiosas se disputaban las 17 mil almas de su comarca. La misa debían sentirla como un gozo no como una obligación .

Yo no estoy haciendo nada diferente a lo propuesto en la Conferencia de Santo Domingo, para la nueva evangelización. Lo mío es sencillamente rescatar nuevos métodos, el ardor y la expresión en la oración, dice.

Según él, lo primero que adquirió hace unos años fue la guitarra eléctrica, después consiguió el amplificador, más tarde la organeta y ahora último una moderna batería.

Un cura locutor El padre Félix Hernando tiene 38 años y es el menor de 11 hermanos. Nacido en el seno de un familia paisa dice que le siguió los pasos a Jesucristo, pues al fin y al cabo nació en un pueblo donde todo parecía tener el sello divino: Angelópolis (Antioquia), que significa ciudad de mensajeros.

Hace apenas cuatro años se ordenó como sacerdote en la ciudad del Espinal. Fue tarde, afirma, porque toda su formación fue como misionero claretiano no diocesal y eso lo llevó por muchos caminos. Antes de ingresar a estudiar Filosofía y Teología en la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, estudió Locución, esto sin lugar a dudas le permitió más tarde pagarse su carrera con lo que ganaba como locutor en una emisora de FM en Medellín.

No podemos hablar de amor si no damos amor, no podemos hablar de alegría si no somos alegres , dice el padre mientras mira su reloj y se acuerda de que a las cuatro de la tarde es el ensayo con la orquesta y a esa cita no puede faltar porque seguramente perdería parte de las ganancias que ha conseguido desde hace cuatro años cuando llegó al Tolima.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
12 de febrero de 1999
Autor
Esperanza Páez Redactora Tolima 7 días

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: