Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

PABLO ELÍAS DELGADILLO, EL NUEVO PATRÓN

El proceso judicial que obligó al comerciante de esmeraldas Víctor Manuel Carranza Niño a abandonar sus negocios, provocó el fortalecimiento y presentación en sociedad como su segundo hombre en la jerarquía de los líderes del Occidente boyacense, a Pablo Elías Delgadillo.

Este hombre, de 41 años, fue quien asumió, en buena parte el control de una industria de exploración y explotación de esmeraldas en la que intervienen más de 300 mil personas y en la que se maneja un poder que es codiciado por muchos de los políticos del departamento. Tal poder se ejerce sobre el negocio, la población en Coscuez, varios municipios de Occidente y en las altas esferas políticas regionales y nacionales.

Carranza, un mito para muchos, encontró hace varias décadas a Delgadillo y lo convirtió en su aliado para ejercer un roll dentro de la mina de Coscuez. Delgadillo ya asumió en muchos aspecto las responsabilidades del negocio de Carranza y toda hace creer que se convertirá en el nuevo patrón, como llaman a los jefes en las minas.

El mito de Carranza Para Delgadillo, la situación jurídica de Carranza, al lado de la falsificación de las gemas y de la escasez de producciones en las minas de Muzo y Coscuez, es la causa de la disminución de la comercialización de esmeraldas. (En dos años bajó de 400 millones de dólares a 150).

La piedras valen en manos de quién estén. Si hay una piedra en manos de Don Víctor vale. No es lo mismo que esa misma piedra esté en manos de cualquier guaquero , dice Delgadillo.

Es muy difícil asumir la responsabilidad de Don Víctor. Es el consejero que en los momentos difíciles entre los socios siempre nos equilibra. Uno lo que hace es tratar de llevar ese horizonte que él dejó trazado. El es el garante de la paz. Lo que él nos manda decir es una orden.

La carga social (25 mil personas solamente del área de San Pablo de Borbur y Coscuez) es muy difícil de manejar y lo hace sentir a uno más responsable. Cuando llego a la mina, atiendo por varias horas las colas de gente que llegan a pedir ayuda, por problemas económicos, judiciales y familiares. Cuando estoy en Bogotá, la casa amanece llena de personas para lo mismo. Yo me siento mejor en Coscuez por la seguridad. Eso lo mantiene a uno ansioso .

Don Víctor tiene una capacidad de trabajo especial. Estaba en Occidente y se iba a Puerto López luego en Bogotá y en todos cumplía con su trabajo. Aquí el trabajo es fuerte. En un mismo día me ha ocurrido que vuelo de Bogotá a Yopal, regreso y de allí me dirijo a la mina y luego vuelvo a Bogotá. Son las preocupaciones que lo llevan a volar a uno durante seis horas o más en un día , manifiesta.

Agrega, A veces me pego unas desanimadas terribles. Con 41 años, y con el escaso tiempo que llevo tratando de asumir cierta responsabilidad que Don Víctor tenía, es desesperante. El lleva muchos años de lucha y sin embargo tiene una fortaleza diez veces superior a la de nosotros. Uno se pregunta si la cosa de don Víctor de jurídica pasó a política, porque si él saliera mañana de la cárcel, yo me iría a descansar inmediatamente durante tres meses y no le diría donde estoy. Esto sería bueno porque de inmediato las cosas en el negocio cambiarían porque él tiene la visión que nosotros no tenemos .

Quién es Don Pablo ? Pablo Elías Delgadillo nació en Pauna hace 41 años. Fue acólito durante 12 años. Terminó el bachillerato en 1974 en Chiquinquirá y un año después inició estudios de derecho en Bogotá. Luego se dedicó a manejar un camión por todo el país.

Por consejo de un tío se convirtió en Alcalde de su pueblo durante cuatro años, en la administración de Heraclio Fernández Sandoval. Pablo Elías Delgadillo tiene tres hijos, una universitaria de 17 años que estudia en los Estados Unidos, un adolescente que estudia en Bogotá junto con su hermana menor. El resto de su familia está fuera del país.

Durante la guerra de las esmeraldas mataron a toda mi familia. Me fui a Bogotá y Gilberto Molina me llevó a trabajar a las minas de Quípama. Allí conocí a Benito Méndez y Don Víctor Carranza. Yo era joven para la edad de ellos, era como un hijo putativo. Los analizaba mucho, porque los seres humanos tienen cosas buenas y malas y de ellos extracte todas las cosas buenas , dice.

Al iniciar el proceso de pacificación, en 1990 asume una actividad de mayor liderazgo y trabaja como mano derecha al lado de Carranza, hasta la firma del acuerdo en Quípama.

Hoy, después de Carranza, Delgadillo es el máximo líder y jefe de la mina de Coscuez y Peñas Blanca y tal vez el hombre más importante para el Zar , por esta razón desde febrero pasado, cuando la Fiscalía retuvo a comerciante en la capital del país, se encarga de manejar sus asuntos.

Su primera misión como el hombre de confianza de Carranza fue pacificar la zona minera. También, es lograr la pavimentación de la vía Chiquinquirá-Otanche-Puerto Boyacá, crear la Bolsa de la Esmeraldas y conseguir que compañías extranjeras inviertan en la exploración minera en la zona de reserva esmeraldífera. Esto último ya casi es un hecho: una compañía africana operadora de las minas de diamante en Africa se alista para entrar a Yacopí, (Cundinamarca) Muzo, Quípama y Coscuez. Aspira a participar en el proceso de paz del presidente Pastrana y sentarse en la misma mesa con jefes guerrilleros.

Delgadillo, al igual que Carranza, tiene la lealtad de obreros, controles, auxiliares, delegados, representantes, conductores y de cientos de habitantes de la mina que trabajan gratis y reciben los favores del patrón (dinero para matrículas universitarias, medicinas, gastos hospitalarios, alimentación, entre otros). Muchos incluso les profesan un respeto y admiración que parece idolatría.

De la guerra La guerra que se generó en Occidente por el poder de las minas dejó más de 3.500 muertos desde 1986 a l990.

Durante esta época Carranza fue atacado en varias ocasiones mediante atentados dinamiteros y armados del narcotráfico entre éstos, de Gonzalo Rodríguez Gacha, el Mejicano que se quería apoderar del área minera.

La única propuesta que yo no he aceptado es la del narcotráfico. Han sobrado ofertas y las he recibido desde cuando era Alcalde en Pauna , dice Delgadillo. Yo no tengo un buen concepto de los narcotraficantes, no por lo que son, hagan o dejen de hacer, sino porque cuando fallecen dejan a sus viudas en la peor miseria y con los diez mil problemas. Los narcos tienen una vida muy corta. No he comulgado por tradición con eso, porque jefes como Pepe Molina y Víctor Carranza, son enemigos de esos negocios.

Gacha quería el poder de las minas para lavar el dinero con las esmeraldas., pero don Víctor le dijo que no y Gacha le replicó diciendo que no pelearía si le escriturara la mitad de la mina. Como nosotros no teníamos la capacidad económica para pelear con él, pero sí la inteligencia necesaria, nos unimos a las autoridades como la XIII Brigada, Policía Dijín y Sijín en Bogotá y les aportamos mucha información. Una vez muerto el mejicano a finales de los 80 se inició el proceso de paz que se firmó en Quípama.

Uno de los momentos más difíciles durante la violencia fue durante uno de los atentados en Bogotá. estaba con mi hijo en el carro, cerca de la casa cuando se presentó un ataque en plena autopista. En el hecho murió un sargento que era el jefe de seguridad de mis hijos. El niño se salió del carro y llegó a la casa. Cuando él golpeó yo le dije a mi esposa que no podía abrir la puerta. El que está afuera, está afuera, repliqué. Pero mi esposa decía: van a matar al niño. -Si lo matan que lo maten, agregué, porque la guerra es con muertos. Son momentos duros en los que uno tiene que decidir y dejarle todo a Dios. O la vida de su hijo, o la vida de uno. Uno piensa que la vida de su hijo es muy grande, pero la de uno, todavía lo es mucho más. Y en momentos de guerra uno dice, matan a mi hijo, pero aquí yo les mato 10. Es el instinto de conservación y de venganza. Yo soy calmado pero en momento difíciles tengo mi temple , adviertió.

La vida del Zar Víctor Manuel Carranza Niño, nació en Guateque en 1935. Sus padres eran campesinos minifundistas. A los ocho años de edad quedó huérfano y asumió la crianza de sus hermanos. El ambiente minero del Valle de Tenza lo llevó a Chivor donde trabajaba 14 horas al día, en el barequeo o guaqueo. En su adolescencia pasó a ser comerciante de esmeraldas.

De sus 63 años, 55 han sido dedicados al negocio de las gemas. En 1958, cuando tenía 23 años obtuvo permiso del gobierno colombiano para explotar las minas de Nuevo Mundo, la Vega, San Juan de Ubalá y Gachalá, en Cundinamarca. Luego le fue ampliado el permiso a otros sectores, entre estos Boyacá. Carranza es esposo de Blanca Carranza de Carranza con quien lleva 30 años de casado. Su hijos son Mery, Víctor Ernesto, Hollman, (encargado de la mina de Muzo) Arturo y Andrés Felipe.

Junto con el congresista Luis Mario Rivadeneira Chaparro ayudó a la creación de Ecominas, empresa que fracasó en su intento de explotar directamente las minas.

En 1960 es llamado a participar en la explotación de las minas de Peñas Blancas, en San Pablo de Borbur, pero las vendetas, corrupción oficial y los problemas de orden público lo hicieron volver a Oriente. El Gobierno le adjudicó un contrato en las minas de Mundo Nuevo, Las Cruces, el Diamante y el Toro en área del Guavio (Cundinamarca) y Oriente boyacense.

En 1997, le otorgan la conceción de la zona de reserva de Muzo y Quípama, donde crea las empresas Técnicas Mineras Ltdas Tecminas Ltda . y la Compañía Colombiana de Explotaciones Mineras Ltdas Coexminas a través de las cuales se relaciona con empresarios de Japón, Estados Unidos, Hong Kong, Israel, Suiza, Sudáfrica, Zambia, Brasil y Canadá. Estas áreas habían sido explotadas, una década atrás, por el Banco de la República, actividad que fue acabada por la corrupción.

Las empresas se convierten en las dos casas productoras y exportadoras de esmeraldas y a través de Mineralco, el Incomex y la Aduana realizan sus comercializaciones con el exterior. Sin embargo, para Pablo Elías Delgadillo, Mineralco hoy Minercol, es un elefante blanco, en el que hay funcionarios que no saben cuanto vale una piedra. Son los que regulan el mercado y no saben de costos y muchos llevaban 15 años trabajando en el área de las esmeraldas hasta hace poco conocieron una mina .

Recientemente, Carranza fue acusado de liderar la creación y financiación de grupos paramilitares en diferentes zonas del país. Así, el 24 de febrero pasado, 50 miembros del Cuerpo Técnico Judicial de la Fiscalía allanaron su residencia en el norte de Bogotá en cumplimiento de una orden de captura de una Fiscalía de Barranquilla. Carranza quedó a disposición de un juez sin rostro, quien ya produjo una sentencia según la cual el deberá acudir a juicio. Entre tanto continuará detenido en las instalaciones de la Dijín en Bogotá.

Durante los últimos días líderes de la región iniciaron una campaña ante diferentes estamentos internacionales con el fin de dar a conocer el caso de su jefe, el Zar de las esmeraldas .

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
20 de noviembre de 1998
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�