Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

FINAL DE UN CAPO QUE EMPEZÓ COMO MANDADERO

Era irreconocible. Con sus lentes y su traje de ejecutivo, Elmer Herrera Buitrago, a quien todos llamaban como Pacho , un apasionado del fútbol y que trabajó como mandadero en la galería de Palmira, se presentó hace dos años a la justicia.

En ese momento, el primero de septiembre de 1996, hasta el director nacional de la Policía, Rosso José Serrano, tuvo que despejar dudas sobre su identidad. Entonces, el único rastro suyo era una huella dactilar y una fotografía de cédula. La misma falta de datos había llevado dos veces, en mayo de 1995, a confundirlo con otras personas.

El 10 de febrero fue detenido un hombre a quien el Ejército le realizaba un seguimiento como si fuera Herrera. Pero era realmente José Fedor Rey, Javier Delgado , acusado de haber ordenado la muerte de 164 guerrilleros a quienes señaló como infiltrados del Ejército, en noviembre de 1985, en Tacueyo (Cauca).

Luego, el 28 de abril, en la Notaría Unica de Candelaria, fue detenido un homónimo de Herrera. Los hechos quedan como anécdota en la historia de un hombre que empezó como llevo, llevó en la plaza de mercado de Palmira, que de estar involucrado en el robo de un vehículo, pasó a ser considerado para el general Serrano, eso sí sin dudarlo, en el último cabecilla del cartel de Cali y el líder de un imperio millonario.

Según la Fiscalía, todavía quedan cosas por descubrir. Herrera tenía bienes por 6.820 millones de pesos, pero, según las autoridades, la fortuna en manos de testaferros, incluidos parientes cercanos, podría triplicar esa cifra.

El 17 de septiembre pasado el Tribunal Nacional confirmó la sentencia condenatoria, pero la duplicó a 14 años de prisión y una multa de 1.246 millones.

En una cancha Su nombre empezó a circular durante la madrugada del 25 de septiembre de 1990 también en un hecho sangriento en una cancha de fútbol en las afueras de Candelaria, de donde sobrevivió. Era un estadio pequeño, con terreno reglamentario, cuatro torres de iluminación, pista atlética de seis carriles y una pequeña tribuna de suerte.

Murieron 18 personas (dos cocineras, cuatro empleados, cuatro jugadores de fútbol, tres escoltas, el árbitro y cuatro obreros de un ingenio), y cuatro más heridas.

El ataque fue atribuido al cartel de Medellín. La guerra había tenido como antecedente más conocido el 13 de enero de 1998 cuando ocurrió la explosión de un carro bomba en el edificio Mónaco de la capital antioqueña, propiedad de Pablo escobar Gaviria.

En la ofensiva fueron dinamitadas más de medio centenar de las sucursales de Drogas La Rebaja y algunas de las sedes del Grupo Radial Colombiano. Aunque gran parte de los atentados fueron hechos con petardos, otros se realizaron con carro-bombas que causaron la muerte de decenas de inocentes.

En marzo de 1995 se dictó la primera orden de captura contra Herrera por narcotráfico y enriquecimiento ilícito. Desde ese momento empezaron 16 meses de persecución al quinto hombre al mando del cartel y el encargado del aparato armado no era requerido por la justicia colombiana.

Pacho Herrera fue uno de los tres narcotraficantes que a comienzos de 1994 osó presentarse ante el ex fiscal Gustavo de Greiff para que iniciara una investigación en su contra.

Fueron 16 meses de persecución por parte del Bloque de Búsqueda. Los allanamiento, de todos modos, mostraron otros rasgos de su conducta y su fortuna. De lo poco que se conocía de él, era que casi siempre estaba en compañía de personas jóvenes.

Había nacido el 24 de agosto de 1951 en Palmira (Valle), de contextura corpulenta, 1,70 metros de estatura, trigueño, ojos y cabello negro ondulado.

En el allanamiento a un edificio del barrio Normandía, en el norte de Cali, se descubrió que cada piso tenía una decoración diferente. Había salas con muebles de vidrio y otros artículos de lujo. En otros espacios se encontraban camas, repisas y armados de fina madera. También cuartos de baño.

Una operación del Bloque de Búsqueda llegó hasta Consultorías Empresariales Especializadas Ltda, localizada en un piso de un céntrico edificio caleño, el cual fue vendido en su totalidad hace tres años a particulares.

Allí se descubrieron unas 60 escrituras de propiedades y sociedades empresariales constituidas por Herrera, sus seis hermanos y varios familiares.

Su nombre se relacionó con el allanamiento de otro edificio del barrio Capri, sur de la ciudad, se encontraron cables de UHF, pares telefónicos y una antena de fabricación casera pero con capacidad para evitar el rastreo de llamadas. Según el Bloque, desde aquí se interceptaban los mensajes de las centrales de buscapersonas que funcionan en el sector.

En la madrugada del 23 de diciembre de 1995, el Bloque de Búsqueda arribó al Meta en su búsqueda. Con 41 allanamientos no fue suficiente para hallar el rastro del cuarto hombre del cartel de Cali.

Fueron allanadas más de 80 haciendas en Palmira, Cartago, Candelaria, Jamundí, Obando, Sevilla y Caicedonia.

Ante el juez sin rostro, Herrera reconoció que llevó a cabo la introducción clandestina de 125 millones de dólares a Colombia, producto del tráfico de narcóticos entre 1983 y 1993.

La sentencia preliminar le señalaba 80 meses de prisión y el pago de 1.160 millones de pesos, pena que fue duplicada por el Tribunal Nacional. Las investigaciones nunca se relacionaron con hechos de violencia.

Hace seis meses la Fiscalía informó que se empezaba a poner en práctica la ley de extinción de dominio y se incluían bienes de Herrera.

Pero hasta hoy, un día después de ser asesinado en la cancha de fútbol de la Penitencieria Nacional de Palmira, más de uno de los secretos alrededor de su personalidad y su fortuna siguen ocultos.

Escapó a dos atentados Hélmer Pacho Herrera había salido ileso de dos atentados contra su vida en 1990 y 1991, en Candelaria y Jamundí, respectivamente.

El primer caso se registró en la noche del 25 de septiembre de 1990 en la cancha de fútbol de la hacienda Los Cocos, corregimiento El Cabuyal, en la vía entre Candelaria y Puerto Tejada, suroriente de Cali.

Ese día murieron 18 personas y 4 más resultaron heridas, tras la incursión de 20 hombres armados que vestían prendas privativas del Ejército y la Policía. En su momento, la Policía dijo que la masacre había sido cometida por miembros del cartel de Medellín.

Los sicarios iban en busca de Gilberto Rodríguez Orejuela, José Santacruz Londoño o de Hélmer Pacho Herrera.

Esa noche se jugaba un partido de fútbol entre el equipo Los pachos , dirigido por Hugo El pitillo Valencia y Libardo Perdigón, ex jugadores profesionales del América.

En el atentado murieron dos cocineras, cuatro empleados, cuatro jugadores de fútbol, tres escoltas, el árbitro y cuatro obreros del Ingenio Mayagez.

Tras operaciones policiales, tres hombres fueron detenidos en una finca de Santander de Quilichao que habían participado en la masacre. Los sindicados, recluidos en la cárcel Villahermosa de Cali murieron luego en un atentado en el interior del penal.

En el lugar se hallaron once fusiles R-15, cuatro subametralladoras Mini-Uzi, tres fusiles AUG con mira telescópica, dos fusiles Galil, cuarenta y cinco proveedores, granadas de fragmentación y numerosos uniformes camuflados de uso privativo del Ejército y la Policía.

Luego, el 27 de julio de 1991, Herrera escapó a otro atentado registrado en el balneario Las Brisas, sobre la vía Cali-Jamundí. En esa ocasión murieron 17 personas y otras 13 resultaron heridas.

El entonces comandante de la Policía Metropolitana de Cali, coronel Ismael Hidalgo Vidales, señaló como cabecilla del grupo que perpetró la matanza a Albeiro Ospina.

El ataque fue cometido por encapuchados que vestían de negro, portaban brazaletes rosados y que llegaron al lugar en una camioneta Ford 350.

Los homicidas según la información oficial habían llegado el jueves 25 de julio procedentes de Medellín.

Quién ordenó su muerte? En la confesión a la justicia, Helmer Herrera Buitrago relacionó a 35 personas, entre ellas seis allegados, en negocios por fuera de la ley.

Uno de sus nueve abogados, Carlos Mario Salazar, dijo ayer que no cree que ello tenga que ver con el asesinato de Herrera. No teníamos información sobre amenazas y la última reunión se refirió a la solicitud de rebaja de pena, por vía de tutela.

Ni él ni otros allegados se atreven a relacionar el hecho con la persecución de la que fue objetado durante casi cinco años por parte del cartel de Medellín, tras la explosión de un carrobomba en el edificio Mónaco, de la capital antioqueña, de propiedad de Pablo Escobar.

El 16 de julio de este año fue detenido Pedro Nel Herrera Rivera, Peter en el sur de Cali y cuando se disponía a abordar un vehículo. Las autoridades lo acusaron como uno de los responsables de la estructura financiera de su primo Pacho .

El informe oficial indicaba que recientes operaciones bancarias realizadas por Herrera Rivera permitieron que fuera rastreado por la Policía hasta su captura ayer. Además, la Policía informó que el detenido estaba realizando labores para ocultar el patrimonio económico de su primo para evadir las operaciones de extinción de dominio contra las propiedades del confeso narcotraficante, detenido en el pabellón de máxima seguridad de la cárcel de Palmira (Valle).

El 28 de julio fue detenido José Manuel Herrera Moncada, hermano del jefe del cartel de Cali Herrera, en el sector de Niza, norte de Bogotá, en una operación de la Décimo Tercera Brigada del Ejército.

El hermano de Pacho Herrera tiene una orden de captura vigente expedida por la Fiscalía General de la Nación por presuntos enriquecimiento ilícito, narcotráfico y lavado de dinero.

FOTOS: EN VIDRIO estaba hecha la mayor parte de esta sala.

TELEFONOS sofisticados como estos fueron hallados en un allanamiento.

MAS DE 200 allanamientos se realizaron durante los 16 meses de búsqueda entre 1995 y 1996.

EL PRIMERO de septiembre de 1996 Herrera dio la cara a la justicia y sorprendió a todos con su aspecto.

Elmer Herrera Buitrago murió en una cancha de fútbol, una de sus pasiones

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
6 de noviembre de 1998
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: