Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

EL SOÑADOR DE LOS ANDES

Carrera tercera con calle novena. ... Lleva más de veinte años viviendo en el centro de Bogotá, y le gusta.

Le gusta su casa grande de La Candelaria habitada por libros escritos en todos los idiomas y atiborrada de pinturas taurinas y cuadros de la época de la Colonia.

Le gusta, sobre todo, porque siempre está igual. Me molestan los ambientes que cambian demasiado rápido, que un día están en un estilo arquitectónico y al otro día en otro. Yo prefiero los sitios en donde los cambios sean más lentos o casi no se noten .

Curioso. Este hombre, que a sus 75 años confiesa su gusto por los cambios lentos, es el mismo que a los 25 se le ocurrió la idea (bien revolucionaria para la Colombia del 48) de crear un centro educativo que no estuviera controlado ni por el Estado ni por la Iglesia.

Se le ocurrió y lo hizo: es Mario Laserna Pinzón, fundador de la Universidad de los Andes.

Toda esta semana estuvo lleno de celebraciones. Su alma mater cumplió 50 años y por eso tuvo que pasar por muchos almuerzos, muchos discursos, muchas palmaditas en la espalda y una que otra entrevista. Sí: entrevistas. No le gustan, pero qué se le va a hacer.

Se pasea por su casa antes de sentarse a conversar. Un momento, voy por un vaso con agua . Espéreme traigo un tinto . Ah, se me quedó el cenicero ...

Seguramente preferiría hablar de otra cosa que no fuera él mismo. Quizás se sentiría más cómodo charlando de Kant (su autor de cabecera) que de su primaria en la escuela pública de Nueva York; su secundaria en La Salle y en el Gimnasio Moderno; sus estudios de Derecho en el Colegio Mayor del Rosario; sus grados en Matemáticas, Física y Humanidades en la Universidad de Columbia, en Nueva York; su posgrado en Filosofía en la Universidad de Princeton; su doctorado en Filosofía de la Universidad de Berlín...

La lista sigue. Pero Mario, hijo menor de Francisco Laserna y Helena Pinzón, dice que su historia se le ha ido olvidando.

Nací en París por casualidad, mis padres andaban de viaje por Europa. Pero creo que me quedó algo parisino: ese gusto por el contacto con las diversas capas de la historia de una persona o de una ciudad. París da una experiencia directa con la historia. Me sentía muy bien allá .

Allá nació. Allá estuvo de paseo a sus veinte años y allá llegó de embajador a finales de los setenta. Porque la vida política y diplomática también está en su hoja de vida: concejal de Bogotá, miembro del Directorio Nacional Conservador, embajador en París y en Viena e incluso (siendo muy conservador él) senador de la República en representación del M-19.

Cómo es que un amante de la lógica matemática termina en la política? Alguna vez un filósofo europeo dijo que hay que ser sujeto de la historia y no su objeto . Yo empecé a trabajar con esa idea, con el deseo de no dejar que el Estado sea el que decide todo, siendo nosotros objetos pasivos.

Empezó en política con Mariano Ospina Pérez y llegó ser senador por el M-19...

Ingresé al M-19 no por sus ideas revolucionarias. No creo que las revoluciones se puedan hacer en el monte, de ahí solo salen conflictos. Lo hice porque quería saber cómo pensaban las personas que habían estado en la montaña y después ingresaron a la vida civil. Además porque tenían raíces bolivarianas, y yo soy un gran creyente del pensamiento de Bolívar.

Qué tal la experiencia como senador? Interesante, me sirvió para ver que en el Senado de la República había intereses inconexos y que básicamente lo que a los congresistas les interesa es ser reelegidos.

Una cita con Einstein Mario Laserna no ha dejado terreno sin experimentar. Político, profesor (dictó ciencia política y filosofía de la ciencia, además fue rector de la Universidad Nacional), diplomático y, no podía faltar, periodista. Dirigió la antigua revista Semana y el diario La República.

Sin embargo, hoy confiesa que ve los periódicos y los noticieros sin prestarles demasiada intensidad. Me parece que tratan el tema diario, pero no profundizan ni en las instituciones mismas ni en las ideas directrices que hay en el desarrollo de una sociedad. Eso es algo que se aprende en Europa y Estados Unidos .

Y eso es algo que él repite mucho: Europa, Estados Unidos, abrirse al mundo, dejar de tener una visión local y limitada. Eso, precisamente, fue lo que lo llevó a fundar Los Andes.

La experiencia que tuve con el sistema universitario inglés me llevó a concluir que Colombia necesitaba una universidad distinta, desvinculada de la política y la Iglesia . Una universidad que le abriera las puertas al país y lo contactara con lo que estaba pasando en el exterior.

Solo tenía 25 años cuando se le ocurrió la idea, pero ya contaba con un camino recorrido: desde niño había cruzado las fronteras, conocía y dominaba otros idiomas (habla cinco) y tenía muy buenos contactos, por decir lo menos: se codeaba con personajes reconocidos de la ciencia y la intelectualidad mundial. Entre ellos, Albert Einstein. Para qué más.

Lo conoció en Princeton y se hicieron amigos. De hecho, el apoyo que este genio de la ciencia le dio a Laserna fue fundamental para impulsar la creación de la universidad. A Einstein lo conocí por amigos en común. Luego lo visité en su apartamento, porque teníamos varios temas de los que podíamos hablar. Fue una persona que con su mente y su capacidad transformó nuestra visión de lo que es la ciencia física .

Personalmente cómo era Einstein? Era bastante ajustado a las condiciones dentro de las cuales se estaba conversando. Muy profundo, pero si veía que no era el momento, no tomaba demasiado en serio ciertos temas .

Lo dice como hablando de cualquier persona. Es Einstein! El hombre de la relatividad. Pero él lo cuenta sin pretensiones. Igual, en su lista personal también han estado Borges, Eisenhower, Carter... además de los colombianos, claro, como su gran amigo Alberto Lleras Camargo.

Y esa misma persona, que cena en España con miembros de la realeza, es la que pasea por La Candelaria y se jacta de tener muy buenos contactos en el barrio . Hombre universal. No hay duda. De algo le ha valido haber caminado, y con calma, los cinco continentes.

Porque si algo ha hecho en la vida Mario Laserna es viajar. Viaja solo, con amigos o con su familia. Con dos matrimonios a cuestas, tres hijos (dos mujeres que no viven en el país y un hombre ya metido en la política) y tres nietos, no le ha hecho falta compañía.

A orillas del Coello Pero de todas los sitios del mundo, hay uno que lo desvela: su finca en el Tolima, que queda a orillas del río Coello. Un lugar que cada día visita menos por cuenta de los problemas de seguridad personal a los cuales no le interesa estar expuesto.

Allá, en su hacienda, abandona el rigor académico y se rinde a sus virtudes de agricultor (es productor arrocero) y ganadero: tiene su propia ganadería de toros de lidia, Altamira de Coello, que ya ha hecho presencia en plazas colombianas, aunque no en las importantes. Para eso tendría que dedicarle un gran sentido técnico a su selección y a su cuidado .

Por qué su afición a los toros? Su parte estética es extraordinaria. En torno a ellos hay poesía, música, literatura, pintura. Creaciones magníficas del espíritu que no se consiguen con el fútbol o el basquetbol. Tienen un significado que expresa en forma primitiva la relación entre la vida y la muerte .

Por eso no se pierde corrida en la temporada colombiana. Por eso tiene varias habitaciones llenas de cuadros y afiches taurinos.

Y entonces se levanta y recorre los pasillos de su casa. Muestra con orgullo los retratos ( los más célebres que tengo ) de Einstein y Belmonte, comprados en París. Señala la foto en la que aparece con el historiador inglés Arnold Toynbee ( autor del Estudio de la historia ). Enseña el gobelino que tiene en otra habitación: Es San Francisco de Asís, un personaje que está dentro de mis afectos, como pensador y promotor del cristianismo .

Cree en Dios? Creo mucho en Dios.

Acaso la ciencia y la fe no se llevan mal? Al contrario. Se llevan mal la ciencia y el ateísmo. He estudiado suficientemente la ciencia para no ser creyente religioso en ella. La conclusión es que hay una dimensión de la existencia que no se puede reducir a explicaciones científicas ...

Bueno, ya no más , dice. Y sale en busca de otro cigarrillo.

Fuma mucho? No, solo cuando estoy con periodistas .

Le pide a su ayudante que le aliste la camioneta. Va a dejar por unas cuantas horas su casa para visitar otro de sus sitios preferidos: el Jockey Club. Tiene un almuerzo con sus amigos y habrá tertulia para rato. .

Después volverá a su refugio a seguir leyendo el libro que dejó abierto en su biblioteca: uno que habla sobre la vida y obra de Erasmo de Rotterdam.

Ese es Mario Laserna. Genio y figura.

FOTOS No creo que las revoluciones se puedan hacer en el monte, de ahí solo salen conflictos .

Mario laserna pinzon es un convencido de que hay que abandonar las visiones locales y abrir los ojos al mundo. Con esa teoría fundó Los Andes hace ya 50 años.

Albert Einstein, y Mario Laserna, durante una de sus visitas al apartamento del físico en Princeton.

Alberto Lleras Camargo fue uno de sus grandes amigos. Ocupó la rectoría de la Universidad de los Andes.

María Paulina Ortiz

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
22 de noviembre de 1998
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: