Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

LOS LÍOS DE PAOLA TURBAY

A cinco minutos del municipio de La Calera, en la vereda El Hato, está la finca El Angel, de propiedad de la ex virreina mundial de la belleza, Paola Turbay y de su esposo, Alejandro Estrada.

En ese predio, la pareja construyó una casa y un reservorio (estanque) de aguas, pensando en que sería un sitio envidiable para descansar.

Pero todo lo contrario. Dichas construcciones les han ocasionado varios dolores de cabeza, debido a que no tramitaron los permisos que exige la ley.

La pareja enfrenta dos procesos. Uno en la alcaldía de La Calera por no gestionar la licencia para la construcción de la casa, y el otro, ante la Corporación Autónoma Regional (CAR) seccional Zipaquirá, por no tramitar la concesión de aguas.

En el primero de ellos, la oficina jurídica de La Calera decidió ordenar a Paola Turbay y a su esposo paralizar las obras, demoler el muro del reservorio y les impuso una multa de 4 millones de pesos.

Marco Fidel Suárez, asesor jurídico de la alcaldía de La Calera, explicó que dicho muro está dentro de la que se denomina como zona de retroceso de una vía de penetración , es decir, a menos de 5 metros de la cerca.

Las normas (acuerdo 24 de 1995 y el artículo 5 de la ley 9 sobre zonas de uso público), establecen que las construcciones no deben estar a una distancia menor.

Ellos presentaron recursos la semana pasada. Ya tienen los planos para que se les conceda el permiso de construcción, pero estará suspendida hasta que la CAR no produzca su resolución , explicó el abogado Suárez.

El otro lío A oídos de la CAR, la denuncia llegó el pasado 27 de febrero. De inmediato abrió el expediente número 557, ordenando la práctica de visitas al lugar.

Se encontró un reservorio (estanque) de 600 metros cúbicos para captar aguas de una quebrada que no tiene nombre y se encontró la construcción de una vivienda, sin permiso , dijo al semanario el director (e) de la entidad, Juan Carlos Lobo Torres.

Lobo explicó que antes de que un propietario capte aguas rurales debe tramitar ante la CAR una concesión de aguas, establecido por el Código Nacional de Recursos Naturales.

Es una especie de permiso que se otorga a través de una resolución, previas visitas técnicas.

El documento especifica la cantidad del agua que puede recepcionar el dueño del inmueble y determinar el estado en que esas aguas van a ser devueltas a su corriente natural.

Lo que se denomina como el vertimiento.

Al encontrar la CAR que Paola Turbay y Alejandro Estrada construyeron el reservorio sin la respectiva concesión de aguas, se les ordenó suspender las obras.

Investigarán posibles daños A Estrada, la CAR le sigue un proceso sancionatorio por posibles daños ambientales que habrían ocasionado las construcciones.

El caso está en la fase de práctica de pruebas que permitirán establecer si el reservorio está afectando la calidad de las aguas, debido al color amarillo y al alto nivel de hierro que en comienzo se ha reportado.

Para salir de dudas, la CAR ordenará en los próximos días la toma de muestras que serán estudiadas en algunos de los laboratorios autorizados por la corporación.

Con las nuevas visitas también se establecerá si la casa se construyó dentro de la ronda de la quebrada (la distancia mínima permitida es de cincuenta metros).

Las normas ambientales contemplan para estos casos sanciones económicas de hasta 300 salarios mínimos, de acuerdo al impacto ambiental que esté generando.

La CAR también podría ordenar la reforestación de la ronda de la quebrada.

Cometimos un error Alejandro Estrada, esposo de Paola Turbay, en declaraciones al semanario Cundinamarca, reconoció que habían fallado al empezar las obras sin los concernientes permisos.

Por ignorancia no sabíamos que había que solicitar. Obviamente es un error cometido por nosotros , agregó.

En relación con el presunto impacto ambiental que causarían las obras, Estrada anotó que él y su esposa han hecho todo lo contrario, como el sembrar más de 700 especies nativas.

Dijo que el muro del reservorio fue reconstruido luego de que se cayera uno que completaba más de 25 años. Lo que hicimos fue contratar una firma especializada para mejorar lo que se había hecho. Por ejemplo colocamos un geotextil para que las aguas lluvias no se filtren .

Sobre el supuesto perjuicio causado a fincas vecinas por la captación de aguas, Estrada dio a conocer un fallo de la Fiscalía, emitido el 26 de octubre, donde precluye a su favor la investigación por los delitos de usurpación de aguas y daño en bien ajeno.

El problema es con una vecina con ánimo de envidia. Ella denunció diciendo que hablaba por 15 vecinos de las zonas. Cuando supimos eso citamos a 10 ó 12 de los vecinos. Ninguno manifestó incomodidad.

Paola Turbay es una persona de obras sociales. Para qué va a llegar a La Calera a dañar el medio ambiente. Eso no es normal .

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
31 de octubre de 1998
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: