Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

EL MAPA POLÍTICO DEL TOLIMA

Por el momento es arriesgado afirmar que el mapa político en el Tolima tuvo cambios significativos, sinembargo hay que aceptar que la irrupción de nuevos movimientos en el panorama político del departamento cambian por supuesto ese mapa. Veamos que dejó los resultados del domingo ocho de marzo.

El Santofimismo En el análisis que Tolima 7 días hizo sobre las elecciones del 26 de octubre se decía que las elecciones del ocho de marzo serían el examen definitivo para el santofimismo. Conocidos los resultados, este movimiento fue el que llevó la peor parte, a tal punto que el santofimismo, según analistas, prácticamente quedó sepultado de manera definitiva.

Esa aseveración la hacen en el sentido de que el mentor de ese movimiento Alberto Santofimio Botero, estuvo desde su lugar de cautiverio dando todas las instrucciones para las elecciones que acaban de pasar. La baja votación obtenida para el Senado que le costó la curul, y de paso el entierro político de Germán Huertas Combariza y del ex alcalde Alvaro Ramírez, la salida casi que raspando de Gustavo Ramos Arjona para la Cámara, dejan sin oxígeno a este movimiento.

Será que personas como el diputado Fernando Espinosa Tovar, el representante Gustavo Ramos y los concejales de Ibagué Alfonso Parra y Andrey Gustavo Ramos, lo mismo que el ex congresista Germán Huertas, tendrán la capacidad y la fuerzas necesarias de levantar el santofimismo?. Se dice que el desgano de Huertas Combariza producto de la derrota es total y que no se cansa de lamentar el error de haber incluido en la lista al ex alcalde Alvaro Ramírez, -recomendación del propio Santofimio que contó con el aval de Gustavo Ramos-.

Hay quienes dicen que en las condiciones actuales, el santofimismo es difícil que recupere el liderazgo que tuvo en otros tiempos, precisamente porque hoy el Tolima es otro, diferente al de la época en que en el departamento no se podía mover una hoja sin el permiso de Alberto Santofimio Botero. Recordemos que en esa época los tolimenses no contaban con unos medios de comunicación como los de hoy, sobre todo escritos, los cuales en estos últimos años han sido factor determinante para cambiar los malos vicios de la política local. Las campañas de sensibilización en este sentido han resultado altamente positivas.

El jaramillismo En lo que toca al Tolima, pese a que el senador Carlos García Orjuela obtuvo más votos que el senador Mauricio Jaramillo, lo cierto es que el jaramillismo sumando los votos de Senado, Cámara de Emilio Martínez y una parte de los del médico Casabianca, suma más votos que los logrados por el movimiento que lidera el senador Carlos García. Y si a los votos del Tolima se le suman los de Bogotá y Cundinamarca, el jaramillismo fue uno de los triunfadores el pasado ocho de marzo.

En el futuro lo que se vislumbra es que la próxima cabeza de Senado por ese movimiento seguramente va a estar en manos de Emilio Martínez. Hay varias razones que así lo indican. Primero, la alta votación que obtuvo para la Cámara. Porque el trabajo que demostró en la presente legislatura lo hacen merecedor de aspirar al Senado. Otra ventaja que consolida a Emilio Martínez son los casi 10 mil votos que sacó en el Espinal. La posibilidad del Senado para Emilio Martínez es viable, teniendo en cuenta que el senador Mauricio Jaramillo desde hace rato quiere dedicarse más a Bogotá y aparte de eso su meta es adelantar estudios de especialización en el exterior.

Otro factor que potenciaría más a ese movimiento sería el regreso del médico Guillermo Alfonso Jaramillo a la política activa. Aunque es muy temprano para hablar de candidaturas a la Gobernación, se da como un hecho que Guillermo Alfonso sería candidato al primer cargo del departamento en el año 2000.

Muy seguramente al jaramillismo entre de lleno a trabajar Jorge Eduardo Casabianca, que sin duda sería un refuerzo importante si se tiene en cuenta la alta votación que sacó para la Cámara, lo que significa que junto a nombres como Jorge Amórtegui, Ramiro Halima y con el representante por Bogotá, Rafael Guzmán, el jaramillismo se consolida como una fuerza política en avanzada.

Carlos García Orjuela De las sorpresas que hubo el ocho de marzo pasado una que llamó la atención fue la alta votación que sacó el candidato al Senado por la Nueva Fuerza Cívica Liberal, el senador Carlos García.

A raíz de los contratiempos que tuvo en las elecciones de 1994 cuando estuvo a punto de quedarse por fuera, muchos pensaban que en esta ocasión si resultaba elegido sería con una votación similar a la de hacía cuatro años. Por fortuna para él los pronósticos fallaron y el Tolima le respondió.

Se supone que ese éxito se lo debe a que en las elecciones del 26 de octubre fue el dirigente político que ganó más alcaldías. Algunos consideran que, a diferencia del jaramillismo, la Nueva Fuerza Cívica Liberal le falta contar con más cuadros políticos, pues la verdad es que todo gira en torno a Carlos García.

El conservatismo No cabe duda que con la llegada de Luis Humberto Gómez Gallo el partido conservador en el Tolima se remozó. El alto respaldo que logró en las urnas se veía venir a partir de los resultados del 26 de octubre. Tolima 7 días en ese entonces dijo que si había habido un ganador en las elecciones de octubre ese era Gómez Gallo. Los resultados del domingo así lo demostraron.

En estas elecciones la gente quería tener una opción de cambio y esa posibilidad sin duda alguna la encarnaba Gómez Gallo. de ahí que fue el único candidato que movió el voto de opinión en el Tolima.

De la cabeza a la Cámara por el movimiento de Gómez Gallo los electores esperan mucho de Javier Ramiro Devia, pues ya se conocen suficientemente las capacidades intelectuales y de trabajo que él posee.

La revelación dentro del conservatismo fue Julio César Montañez, quien con la votación que sacó es un nombre a tener en cuenta en las futuras contiendas electorales. A Montañez se le abona que prácticamente la campaña la hizo solo, pues los acompañantes de lista le ayudaron poco. Queda en el tintero saber hasta que punto se pueda decir que los votos de Montañez son sólo de él.

En cuanto a Gentil Palacios la tarea que tiene por delante es dura en el entendido que su vigencia en la política depende del trabajo que realice en el Congreso. Si no despliega una labor de permanente trabajo puede tener problemas si es que quiere volver a tener el respaldo popular.

Los independientes El caso de Pompilio Avendaño es muy similar al del conservador Gentil Palacios. Es cierto que el electo parlamentario Avendaño alcanzó una alta votación conseguida porque en gran parte las alianzas que hizo le dieron resultado. Sinembargo, una cosa es salir elegido y otra bien distinta es ya verlo actuando en el Congreso.

Haciendo historia, que se recuerde el paso de Pompilio Avendaño por el Concejo de Ibagué y por la Asamblea del Tolima fue más bien opaco. Ojalá a partir del próximo 20 de julio ya como representante la situación cambie en este sentido.

Diego Alvarado es otro de los políticos ganadores el ocho de marzo pasado. Aunque es liberal, su candidatura a la Cámara fue inscrita a nombre de varios movimientos. Su alta votación lo dejan con un buen panorama hacia el futuro, de hecho ha manifestado que continuará su trabajo político.

Los perdedores Es evidente que el ocho de marzo los que quedaron tendidos en el camino, la mayoría de por vida, es por culpa de que los tolimenses sin han madurado políticamente.

A los candidatos perdedores se les aplicó con todo rigor el voto de castigo. Los casos más dicientes fueron el ex alcalde de Ibagué, Alvaro Ramírez y el ex gobernador Francisco Peñaloza. Los dos a pesar de estar inhabilitados persistieron en su afán desaforado de llegar al Senado.

Además el grueso de la gente nunca estuvo de acuerdo que utilizaran las ventajas del poder que les daba los cargos de alcalde y gobernador, ante todo cuestionados, para acceder a una curul en el parlamento. Los resultados en las hablan por sí solos. En el caso del senador Guillermo Angulo, la derrota que sufrió estaba cantada. De todas maneras no merecía esa suerte de tener que salir por la puerta de atrás, después de toda una vida entregada a la política. Pero cuando se falla en los cálculos y puede más el orgullo y la vanidad, los resultados no pueden ser otros que la derrota.

En cuanto a la campaña de Juan Carlos Tole se decía que tenía asegurada la quinta o sexta curul de la Cámara. Su buena votación obtenida en las elecciones para Gobernador y las alianzas que hizo así lo indicaban. Sinembargo, la derrota que sufrió tuvo visos casi que estruendosos.

Las posibilidades políticas hacia el futuro de Juan Carlos Tole son escasas, pues su nombre ya quedó con el INRI de ser un candidato perdedor, pues en menos de seis meses perdió dos elecciones. Con él también se enterraron políticamente Augusto Trujillo y Guillermo Pérez, sus padrinos políticos.

Por su parte lo ocurrido al candidato Hernando Alvarez Urueña es similar a lo que le ocurrió a Juan Carlos Tole, con la diferencia que al candidato Hernando Alvarez la gente no le perdonó que de aspirante a la Alcaldía de Ibagué saltara sin más ni menos a ser candidato a la Cámara. A eso se le añade que su segundo renglón, Edgar Antonio Valderrama -inhabilitado- los más de 10 mil electores no le respondieran seguramente por su ambivalencia en apenas dos meses y medio en la Asamblea Departamental, donde aún no se sabe si es diputado o es periodista.

Otros que también por fuerza mayor tendrán que claudicar en sus aspiraciones políticas son Marco Emilio Hincapié y Rubén Darío Rodríguez. Al primero lo castigaron por haberse aliado con el senador costeño Carlos Espinosa Faciolince y a Rubén Darío Rodríguez le faltó que en su lista llevará nombres de más trayectoria.

Otro gran ganador Por tratarse de Ibagué, la capital del departamento, merece destacarse el olfato político que tuvo el ex candidato a la Alcaldía de Ibagué, Jorge Tulio Rodríguez, quien acertadamente no cayó en el error de haberse candidatizado al Congreso de la República al lado del ex alcalde Alvaro Ramírez Gómez. Ese hecho coloca a Jorge Tulio Rodríguez en una posición ventajosa frente a las elecciones de Alcalde de Ibagué dentro de tres años. Haber roto relaciones políticas con Alvaro Ramírez, relaciones que incluso venían mal desde los días previos a las elecciones del 26 de octubre, empiezan a despejarle el camino para ser el próximo alcalde de la capital del Tolima.

Ganadores Mauricio Jaramillo Martínez Luis H. Gómez Gallo Carlos García O.

Pompilio Avendaño Emilio Martínez Jorge Tulio Rodríguez Perdedores Alvaro Ramírez Gómez Francisco Peñaloza Germán Huertas C.

Guillermo Angulo Juan Carlos Tole Hernando Alvarez U.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
18 de marzo de 1998
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�