Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

UNA MARCHA DESPIDIÓ A LOS MUERTOS DE BELÉN

Entre el dolor de haber perdido a sus jóvenes, habitantes de Belén marcharon ayer en la mañana con pancartas y arengas en contra de los militares hasta el cementerio de San José en Siloé.

John Freddy Restrepo, de 22 años; Guillermo Galindo, de 16; Jorge Andrés Balanta, de 18, y los hermanos Juan Carlos y Héctor Fabio Contreras de 17 y 19 años, respectivamente, fueron sepultados en medio de una masa de vecinos que exigían justicia y claridad de los hechos.

John Freddy Espinosa, de 16 años, otra de las víctimas, fue sepultado el sábado pasado en el cementerio Metropolitano del Sur.

Apenas empezaba el recorrido del cortejo fúnebre, de la iglesia de La Nave hacia el cementerio, cuando uno de los líderes de la marcha la emprendió contra los periodistas de EL TIEMPO.

Son inflitrados y no los quiero aquí , gritó para hacerse respaldar por la comunidad que acompañaba a los familiares y a los cuerpos de cinco de los seis jóvenes que el viernes pasado fueron encontrados muertos en el sector de Los Guayabales.

De nada sirvió que se le mostraran las credenciales y por el contrario intentó agredir al periodista, incluso delante del asesor para la paz de Cali, Germán Cobo Lozada.

Los ánimos se comenzaron a caldear, lo que determinó la intervención de Cobo Lozada, quien le pidió a los periodistas, como medida de precaución, retirarse del lugar.

El hombre que gritaba, que no se identificó, reunió a sus escoltas y a varios habitantes del sector para hacer valer su orden.

La marcha siguió. Allí iban familiares y amigos de las víctimas que acompañaron los féretros desde la escuela Celanese en Belén, parte alta de Siloé, hasta las la capilla Niño Dios de Belén en el sitio conocido como La Nave para luego proseguir hasta el cementerio en Siloé.

El cortejo fúnebre salió de la iglesia, donde recibió la bendición del arzobispo de Cali, monseñor Isaías Duarte, hacia la calle 5a. donde prosiguió por las dos calzadas de la avenida en sentido sur para luego tomar la avenida Guadalupe hasta el cementerio San José.

Las circunstancias en que murieron los seis jóvenes, la mayoría de los cuales eran estudiantes, siguen siendo un misterio. Según algunos familiares y vecinos del barrio, eran muchachos sanos que solo se dedicaban al trabajo y a sus labores escolares que solo habían ido a recoger algunas frutas .

La Policía trabaja la investigación sobre la hipótesis de venganzas personales.

Los seis jóvenes habían sido reportados como desaparecidos ante la Defensoría del Pueblo y la Personería en la mañana del viernes. La víspera, en horas de la tarde, habían salido con dirección a una finca cercana a La Morelia.

Pero a las 3:30 de la tarde del viernes unos vecinos dieron aviso a las autoridades del hallazgo de los cuerpos, muy cerca de donde habían sido vistos por última vez.

Allí aparecieron los seis cuerpos, con signos de torturas, atados de pies y manos, con signos de estrangulamiento y heridas en el cuello y la espalda al parecer con arma blanca, según indica el informe oficial de la Policía.

En el mismo documento dice que los jóvenes fueron llevados por aproximadamente 15 sujetos con armas de fuego, quienes los obligaron a abordar un campero Chevrolet Trooper color verde sin placas y otro vehículo del cual se desconoce características .

Desde el momento de su desaparición, familiares y amigos intensificaron la búsqueda por todo el sector, pero solo en la tarde entre un matorral que no había sido esculcado estaban los cuerpos sin vida.

Pero si la búsqueda resultó difícil y el hallazgo todo un misterio, la autoría y los motivos de la masacre siguen siendo un enigma.

Patrullajes militares por canje? La semana pasada, el concejal liberal Hernán Darío Escobar propuso a la plenaria que se podía hacer un cruce de cuentas de una deuda del batallón Pichincha a Cali por concepto de impuesto predial por el costo del patrullaje del Ejército en zonas donde se ha pedido su presencia.

Una vez el alcalde Ricardo Cobo conoció del hecho que acabó con la vida de seis jóvenes del barrio Belén, se pronunció en favor de instalar una base militar o que por lo menos sea este organismo quien realice los patrullajes en el sector de Siloé.

Este será uno de los temas a tratar durante el próximo consejo extraordinario de seguridad solicitado por la Personería y la Defensoría del Pueblo y que debe efectuarse el próximo viernes.

FOTO: CENTENARES DE PERSONAS acompañaron el cortejo fúnebre de los cinco jóvenes asesinados.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
13 de julio de 1998
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: