Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

CÓMO ORGANIZAR LA FIESTA DE PRIMERA COMUNIÓN

Pocas cosas desean tanto los niños el día de su Primera Comunión, además de comulgar por primera vez, como la reunión con sus amigos, los regalos y los juegos. Y son los padres, claro, quienes deben hacer esfuerzos enormes para complacerlos en la medida de sus posibilidades y tratar de que todo salga a la perfección.

Organizar una fiesta para festejar la ocasión tiene su ciencia. Estos son algunos consejos prácticos acerca de cómo hacerlo.

* En primer lugar, hacer un presupuesto, es lo más importante. Establecer qué tanto se está dispuesto a invertir en la fiesta antes de elaborar la lista de invitados, para no perder la proporción de las cosas, comenta Elisa Lara de Medina, presidenta del Club de Jardinería * Los invitados: se debe determinar el número exacto haciendo una lista. Se puede pensar en los compañeros de colegio y de vecindario y en los familiares más cercanos, como primos de la misma edad. En los colegios muchos niños hacen la Primera Comunión al mismo tiempo, así * El lugar: llevar a cabo la reunión en casa no siempre es lo más indicado, a no ser que no se cuente con los recursos para alquilar un salón. Mucha gente se inclina por esta alternativa para que los angelitos no le desbaraten el lugar donde viven. También existe la posibilidad de realizarla en los salones comunales con que cuentan hoy en día muchos edificios y conjuntos residenciales.

* Si se organiza en un lugar descubierto hay que pensar que puede llover; por consiguiente, es aconsejable disponer de un sitio como alternativa donde quepan todos los invitados sin aglomerarlos.

* Es importante apartar el lugar al menos con un mes de anticipación. Igual si se trata de un salón comunal, según manifiesta Maty de Vallejo, propietaria de Fechas y fiestas lindas, tienda especializada en organizar reuniones infantiles.

* Normalmente se deben alquilar entre las 2 p.m. y las 8 p.m., si es una reunión sólo para los niños. Si se pretende una fiesta para adultos también, puede extenderse hasta medianoche o algo más.

* Algunos salones incluyen en el alquiler sillas, mesas y hasta cristalería y decoración, si se desea. La ventaja de estos sitios es que se dispone de mayor espacio, para que los niños se diviertan. Otra alternativa la ofrecen algunos restaurantes de comidas rápidas que adecúan sus instalaciones para la fiesta.

Las invitaciones: deben enviarse con suficiente anticipación. Aunque hay quienes las hacen telefónicamente, es más aconsejable por escrito, si no es una reunión familiar, ya sean timbradas o caligrafiadas. Opciones y estilos hay muchos. Tipografías especializadas en esta tarea.

* Se debe indicar el día, la hora y el lugar en que se efectuará la reunión e incluso la hora en que finaliza, para que los padres sepan cuándo recoger a sus hijos y así la fiesta no se postergue indefinidamente , anota Elisa Lara de Medina.

Utensilios: se debe disponer de vasos, platos y cubiertos. Si emplea desechables no está mal visto. Existen muchas tiendas especializadas que importan algunos con bellísimos motivos, pero también los hay nacionales y con dibujos alusivos a la ocasión. A no ser que se contrate un buffet, no es necesario utilizar loza ni cristalería.

* En tal caso, hay que pensar en copas y vasos para los adultos. Algunas casas de banquetes los alquilan y la tarifa puede ser de 250 pesos por plato. Además, se debe dejar un depósito equivalente al valor de la vajilla y la cristalería.

Decoración: en el salón se debe tener una mesa principal, ya sea en forma de L o de U, donde se ubicaran los niños a la hora de comer. Además, hay que contar con una mesa adicional un poco más pequeña para colocar el ponqué junto con los vasos, platos, servilletas y cubiertos, si no desea poner los puestos de una vez en la mesa principal. La mesa pequeña puede adornarse con un arco de bombas blancas, por ejemplo.

* En la entrada del salón puede colocarse una especie de atril con un tarjetón en pergamino y un estilógrafo para que firmen los asistentes y guardarlo como recuerdo. En su defecto, se consiguen unos libros de Primera Comunión especiales para ello.

* Es común hacer racimos de bombas, siempre blancas, para colgarlos en las paredes y columnas. Adornados con lazos de cinta o en tules se ven muy bien.

* La mesa principal también se puede decorar con un arreglo de flores blancas o algún motivo alusivo a la Primera Comunión. Los arreglos con espigas y panes lucen estupendos para la ocasión.

Asistencia: es una muestra de cortesía con los anfitriones asistir puntuales a la reunión. El niño debe recibir a los invitados junto con sus padres y ubicarlos donde corresponda. Si los papás de los pequeños invitados se quedan, deben disponerse mesas aparte para ellos.

* Los regalos se colocan en un lugar previsto anticipadamente o pueden guardarse en una caja adornada especialmente para tal fin con papel y moños acordes con el resto de la decoración. Algunos establecimientos alquilan baúles lindamente decorados donde se guardan los obsequios. No se recomienda que el niño los abra tan pronto como los recibe porque ni se entera quien regaló qué ni goza realmente con cada uno. Después de la fiesta, en calma y en compañía de los padres y hermanos abrir uno por uno es lo más indicado para disfrutar a plenitud esos momentos.

Juegos y actividades: hay quienes contratan recreacionistas que se encargan de cuidar los niños, ubicarlos, darles golosinas y distraerlos. Cuando los niños son mayores de diez años, una miniteca puede resultar mucho mejor. De resto, lo normal es que se incluyan actividades como concursos, juegos, títeres y magia. Los recreadores también deben organizar a los pequeños a la hora de romper la piñata, en una fista de Primera Comunión no puede faltar, que debe contener objetos livianos, preferiblemente. Esta actividad se desarrolla antes de servir la comida. Tenga a la mano un palo de escoba forrado en tela blanca para que no se vea tan rústico. El contenido de la piñata debe estar de acuerdo con la edad de los pequeños invitados.

La comida: al llegar los invitados es normal ofrecerles un refrigerio, un licor, gaseosa e incluso un jugo, en el caso de los adultos; y jugo, gelatina o refresco para los menores. También algo de pasabocas.

* Hoy se utiliza el servicio de carritos con perros calientes, crispeta, algodón, helado o hamburguesitas, que los niños van pidiendo según sus deseos.

* A las dos o tres horas se sirve la comida. Puede ser buffet, un plato frío o caliente y luego el ponqué como postre. El ponqué también debe encargarse con anticipación. Generalmente, como tantos niños hacen la Primera Comunión al tiempo, las expertas en este arte no dan abasto.

* Sorpresas y recordatorios: siempre se reservan para el final, justo antes de que se retiren los invitados. Si es una sorpresa, puede consistir en un cuadro, una cerámica, un juego..., todo depende del bolsillo. Los recordatorios son un detalle tradicional, ya sea una imagen religiosa, una virgen, un crucifijo, un registro con la fecha y el nombre del niño. Asimismo, se usa muchísimo dar almendras, ya sean nacionales o importadas. Con estas se hacen lindísimos arreglos.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
27 de noviembre de 1998
Autor
Carlos Barajas

Publicidad

Paute aqu�