Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

INVESTIGAN TRES MUERTES EN LA ESTACIÓN DE PUERTO TEJADA

El pasado lunes, después de 17 días de agonía, un joven de 16 años murió en el Hospital Universitario del Valle (HUV), en Cali.

Una herida de bala que recibió en la cabeza provocó su muerte. Según sus familiares, el menor fue baleado por un agente de la Policía en Puerto Tejada (Cauca).

Los hechos que derivaron en el deceso del menor ocurrieron la noche del 24 de octubre, cuando fue detenido por la Policía porque al parecer había asaltado a una persona. El afectado llevó a los agentes hasta la casa del menor.

Según el comandante de la Policía local, teniente Juan Carlos Barrera, en la requisa le encontraron al menor un arma de fuego, por lo que fue llevado a la estación. Agregó que durante el traslado el joven se mostró alterado.

En la estación el muchacho salió corriendo hacia un baño, hasta donde llegó el agente Rubén Darío Correa Martínez y trató de controlarlo. El detenido se abalanzó sobre él, forcejearon y como el piso estaba resbaloso cayeron. El arma del policía se disparó y el proyectil penetró en la cabeza del menor . El joven fue remitido al HUV, donde falleció.

Por su muerte, la mamá del menor, Carmen Belén Gómez, instauró la queja ante la Procuraduría Provincial de Santander de Quilichao.

Labor en entredicho El deceso del menor no es el único caso ocurrido en Puerto Tejada.

Durante este año, otros dos menores han muerto y uno más fue herido, en hechos en los que, según la Personería Municipal, están involucrados policías.

Por ello, la labor de la Policía en Puerto Tejada ha sido puesta en entredicho.

El primero de los casos ocurrió en la noche del 9 de marzo cuando Edud Guazá, de 27 años, se encontraba en un establecimiento donde la Policía realizó una requisa.

Carlos Célimo, hermano de Edud, recuerda que durante la operación los uniformados pidieron los documentos de identidad. Edud no portaba su cédula de ciudadanía, por lo que fue trasladado a la estación.

Mi hermano fue dejado en las afueras de la celda y de pronto uno de los agentes le disparó sin una razón justificada , dice Carlos Célimo.

Con una herida en la cabeza, Edud fue trasladado al HUV, donde permaneció hospitalizado 20 días. Según sus familiares, no se ha recuperado por completo, no puede hacer esfuerzos físicos y tiene fallas auditivas.

El oficial dijo que de este caso no conoce mayores datos, pues se encuentra en el cargo desde julio. Sin embargo, afirmó que el policía implicado es Walter Viera Montaño.

El otro caso que se investiga es el de José Wílmer Cosme Moreno, de 20 años, muerto el 21 de septiembre, después de una fiesta de amor y amistad.

Según sus familiares, José Wílmer y uno de sus amigos huyeron de un retén de la Policía porque no portaban sus documentos de identidad. En su carrera, los muchachos se lanzaron a las aguas del río Palo para evadir la persecución.

Según versiones del vecindario, segundos después se escucharon varios disparos. El amigo de José Wílmer alcanzó la orilla del río y se escondió, pero el joven, padre de dos niños, no logró salir.

Dos días después del hecho, una habitante de la zona vio el cuerpo de un hombre alto aguas abajo en el río Cauca. El cadáver fue hallado en el sitio Campoalegre.

El diagnóstico de Medicina Legal precisa que el cuerpo presenta una herida con arma de fuego con compromiso de órganos vitales como los pulmones .

Sin embargo, la polémica a la que se enfrenta la Policía no para ahí. De acuerdo con la Personería de Puerto Tejada, la institución también se ha visto involucrada en casos de violación de derechos humanos. Desde marzo se han registrado 10 casos.

Un municipio difícil: Policía Como una población de difícil manejo calificó a Puerto Tejada el comandante de Policía, teniente Juan Carlos Barrera.

El oficial precisó que los barrios Carlos Alberto Guzmán, Betania y Altos de París todos de invasión son los focos de mayor inseguridad en la población.

Barrera dijo que para afrontar el problema se reunió con 30 jóvenes de esos sectores, a los que les propuso como solución al desempleo, una de sus principales quejas, trabajar en una fábrica de ladrillo.

Dijo que a través de un industrial del municipio consiguió un terreno y la materia prima para la producción del material. La Alcaldía se comprometió a adquirir el producto, pero cuando todo estaba listo para iniciar el proyecto los jóvenes dijeron que ese trabajo era muy duro , dijo el oficial.

Según él, la mayor parte de hechos violentos en Puerto Tejada está asociada con el consumo de licor y alucinógenos.

Para el oficial, el alto consumo de licor se debe, en algunos casos, a los ocasionales permisos que otorga la Alcaldía para que los establecimientos nocturnos amplíen sus horarios de atención. La hora máxima permitida en la población es la una de la mañana.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
14 de noviembre de 1998
Autor
CARLOS HUMBERTO JIMENEZ Enviado especial de EL TIEMPO

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: