Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

OTRO MILLONARIO ROBO A LA BRINKS EN BUCARAMANGA

Las autoridades sospechan que el atraco a la empresa Brinks, descubierto el martes, superaría los 13 mil millones de pesos.

Mientras la transportadora de valores guardó ayer absoluto silencio, los organismos de seguridad del Estado tienen serios indicios sobre la colaboración de trabajadores y ex empleados de la firma, al punto de que tres de sus celadores fueron retenidos precautelativamente mientras se le escucha en versión libre.

El comandante de la Policía de Santander, brigadier general Tobías Durán Quintanilla, cuestionó seriamente la seguridad de la empresa: Cómo es posible que no se den cuentan a través de las pantallas y sensores de lo que estaba pasando? En eso han participado ingenieros y lo vienen planeando hace muchísimo tiempo. Debe haber trabajadores comprometidos , manifestó.

Esto le va a servir al Fiscal como antecedente porque la Policía no era bien recibida en la empresa y los directivos me respondieron que la situación de seguridad iba a mejorar. Hay ciertas cosas que dejan dudas como por ejemplo cuando uno de los oficiales preguntó cuánto era la cuantía, alguien manifestó que no había por qué preocuparse porque eso estaba asegurado; o sea estamos más asustados los de la Policía que los celadores , dijo el General.

Pero Durán Quintanilla no es el único que sospecha de los funcionarios de la Brinks. El subcomandante departamental de Policía, coronel Edilberto Rojas, aseguró que los sistemas de seguridad utilizaban sensores caloríficos que detectaban a cinco metros personas u objetos; la cámara de video que daba a la entrada de la bóveda; los celadores estaban en sitios estratégicos. Estamos investigando por qué falló la seguridad porque eso es un búnker .

El gran golpe Ayer en la tienda El Gran Golpe, a pocos metros del lugar de los hechos al norte de la ciudad, sólo se hablaba de los extraños vecinos, los propietarios del almacén de aceites El Encanto, que resultaron muy malos vendedores pero muy buenos ladrones, pues se anotaron el mayor atraco de que se tenga conocimiento en Bucaramanga.

Los de El Maguito, un almacén eléctrico ubicado frente a El Encanto, buscaban explicaciones al histórico robo y no faltó entre los curiosos el que pidiera irónicamente la Cruz de Boyacá para semejantes magos que construyeron un túnel subterráneo de 54 metros para alcanzar la bóveda de acero de Brinks, cuyo lema reza Segura desde 1859 .

La historia de El Encanto, que se conoció ayer con el ingreso de la Policía al almacén, inició hace año y medio cuando dos hombres y una mujer, al parecer costeños, compraron la casa por 30 millones de pesos e instalaron la venta de lubricantes.

Abrían de vez en cuando y el único cliente fijo que se le veía era el conductor de una volqueta; generalmente no hablaban mucho con los demás , compartieron varios mecánicos, pintores y electricistas ubicados entre los 54 metros que separan los lubricantes y las bodegas de la Brinks.

Al parecer, la banda de topos excavó calmadamente durante seis meses el túnel para no llamar la atención de los vecinos.

El acceso se lograba desde la ducha de la casa cuyo piso descendía con un sistema hidráulico y en el interior instalaron una red eléctrica que permitía conectar bombillos y ventiladores en la medida que iban avanzando.

Igualmente reforzaron la estructura con madera para impedir los derrumbes y en la madrugada del pasado lunes llegaron hasta la bóveda y sin activar los sistemas de seguridad y mucho menos a los guardianes, rompieron el piso y se llevaron el botín que hasta el momento los funcionarios de Brinks no han terminado de calcular.

Aquí nadie se dio cuenta del robo sino hasta el martes cuando llegó la Policía y le puso un petardo a la puerta para romper la cerradura y entrar; luego empezaron a llegar los periodistas y fue cuando se supo que había un túnel y que los vecinos se habían robado como 10.000 millones de pesos , dijo el propietario de El Maguito.

Vea usted como es la vida mi tienda se llama el Gran Golpe pero los que lo dieron fueron los del Encanto que se perdieron con ese poco de plata , comentó con sorna una vecina mientras preparaba los almuerzos para la venta.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Economía
Fecha de publicación
2 de julio de 1998
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: