Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

SALARIO INTEGRAL: EN CUÁNTO QUEDA EL SUYO

Que lo que quieren es rebajar los sueldos; que ahora los que ganan más de dos salarios mínimos van a devengar menos, que los empresarios se van a quedar con la plata de las cesantías. Toda suerte de versiones están corriendo entre la gente sobre la propuesta masificar el salario integral.

La iniciativa, que fue lanzada por Mauricio Cárdenas, director de Fedesarrollo, como quien no quiere la cosa, ya está siendo revisada por analistas, trabajadores y funcionarios del nuevo gobierno.

Es más, la propuesta ya tiene amigos y enemigos. Mientras los sindicatos la rechazaron tajantemente, a los empresarios les quedó sonando. Mientras tanto, buena parte de la opinión no tiene claro qué es un salario integral (ver recuadro) La verdad es que Cárdenas soltó la propuesta sin sustentarla con números y cálculos, lo que ha generado parte de la confusión. Por eso resulta apropiado mirar distintas caras del temas y echar un poco de lápiz para mirar cómo es el asunto.

Pérdidas y ganancias Para comenzar hay que decir que la propuesta de Cárdenas se aplicaría sólo para los nuevos empleos. Esto, según muchos, podrían generar que los empleadores comenzaran a despedir a los trabajadores antiguos para enganchar nuevos, con salario integral.

Lo que no queda claro es qué es lo que ganaría el empresario.

Para María Isabel Patiño, presidenta de Asofondos, eso depende de cómo quede la ley. Si simplemente se determina que de dos salarios mínimos para arriba el salario se vuelve integral, sin especificar un porcentaje de más que incluya las prestaciones y beneficios sociales, sí podría ocurrir que los empresarios se embolsillaran lo que ahora pagan por cesantías y primas.

Patiño espera que eso no ocurra, pero si solo se trata de pagar mensualmente lo que se pagaría cada año por cesantías y primas, entonces qué gana el empresario? Para Jaime Alberto Cabal, presidente de Acopi, el empleador disminuye los problemas de su contabilidad mensual ya que no acumula pasivos en el largo plazo, lo que le actualiza los costos mes a mes.

Sin embargo, para Cabal, la moneda también tiene otra cara: si el empresario tiene que sacar el treinta por ciento más cada mes para pagar su nómina eso lo podría obligar a tomar créditos o a mejorar su flujos de dinero.

Cabal, quien lamenta que estas ideas se entierren sin que se discutan, la ventaja estaría por otro lado. Al tener más dinero en el bolsillo el trabajador podría, por ejemplo, pagar con mayor desahogo las cuotas hipotecarias cuyas tasas de interés están ahogando a muchos.

Pero sobre todo, mejoraría las ventas y reactivaría la economía pues habría más plata circulando y eso significa más compradores, más producción en las plantas y, por esta vía, más trabajadores nuevos.

Y justamente ese es el gran reparo de los sindicalistas. Wilson Borja, de Fenaltrase, opina que lo que se esconde detrás de la propuesta es sólo un propósito mercantilista: aumentar la demanda de productos.

Borja asegura que el salario integral no es la solución contra el desempleo y que se corre el riesgo de que las empresas despidan gente para reemplazarlos por nuevos, con salario integral.

Otros efectos Si la idea cuaja y se logran crear más empleos se verían beneficiados los fondos de pensiones, que verían aumentar el número de sus afiliados.

De todas maneras se caería el ahorro obligatorio que son las cesantías, pues el empleado asumiría la responsabilidad de manejar todo su dinero. Esto requeriría cultura de ahorro por parte de los salariados, situación que no es común en el caso colombiano.

Para solucionar eso, Patiño propone pensar en alternativas como destinar algunos puntos del impuesto de renta para engrosar las cuentas jubilación, lo que sería un beneficio más directo que lo que brindan instituciones como la Red de Solidaridad.

Pero la propuesta del integral no es tan nueva y hoy está operando para salarios superiores a 2 038.260 pesos.

De acuerdo con el documento sobre Nueva Práctica Laboral , elaborado por el abogado laboralista Germán Plazas, el salario integral no se ha generalizado en Colombia porque dispara la inflación, Esto se explica porque la gente tiene más dinero disponible para gastar. En este caso los trabajadores se verían afectados ya que su capacidad adquisitiva se disminuye por el incremento de precios.

Qué es el salario integral? El salario integral es el que incluye el sueldo ordinario y al menos un 30 por ciento más que corresponde al reconocimiento de prestaciones sociales, recargos nocturnos, horas extras, dominicales, festivos, pagos en especie, subsidios e intereses.

El salario integral no incluye el reconocimiento de las vacaciones, es decir, que las empresas tienen que pagarlas en el momento en que la persona tome el descanso.

Cómo calcularlo? Sencillo. Al sueldo actual, súmele el 30 por ciento.

Por ejemplo: si usted es una persona que hoy devenga 500 mil pesos mensuales, su nuevo salario integral, en caso de que se llegara a imponer para sueldos superiores a dos salarios mínimos, sería de 650.000 pesos mensuales, si no trabaja horas extras, festivos y dominicales y si no recibe pagos en especie o subsidios.

Sin embargo, al finalizar el año, el trabajador no recibirá prima ni cesantías, por cuanto estas se las pagaron con el sueldo mensual. Tampoco tendrá derecho a reclamar dinero adicional, en caso de que renuncie al cargo.

En la actualidad, la legislación laboral colombiana solo acepta el pago de sueldo integral a partir de diez salarios mínimos, es decir, quienes ganan un básico de 2 038.260 pesos. A esta cifra se le agrega el 30 por ciento correspondiente a a las prestaciones, lo que arroja un ingreso mínimo 2 649.738 pesos, que es el que opera en la actualidad. En caso de que trabajador labore horas extras, festivos y dominicales, estos ingresos se agregan al salario integral y se liquidan con base en el total y no en el básico.

De acuerdo con la ley, el 30 por ciento que se paga para reconocer las prestaciones sociales y otros ingresos, está exento del pago de retención en la fuente y de impuestos.

Según la Cartilla Laboral, editada por Legis, el monto del salario integral que acuerden libremente el empleador y el trabajador, será la base para liquidar indemnizaciones por despido injusto y remunerar las vacaciones.

Antigedad y aportes El empleado de salario integral no pierde la antigedad, Por eso, en caso de despido sin justa causa se le debe pagar la indemnización respectiva, liquidada con base en el salario integral y no en el básico.

Entre tanto, los aportes al Sena, al Instituto Colombiano De Bienestar Familiar (ICBF) y a las cajas de compensación familiar se reducirá en 30 por ciento, es decir, que no incluye la porción generada por prestaciones y otros ingresos.

Quien paga la seguridad social? Para cotizar al Instituto de los Seguros Sociales y al sistema de seguridad social integral en pensiones y salud, se toma como base el 70 por ciento del salario integral, siempre que este porcentaje no sea superior al valor de 20 salarios mínimos legales mensuales.

De acuerdo con la Ley, los aportes compartidos, aquellos que se deben pagar entre el empleador y el empleado, se mantienen en el sistema de salario integral. Es decir que el trabajador deberá efectuar sus aportes para salud y pensión. En el caso de la salud, este pago es equivalente al 4,0 por ciento del salario, mientras que la empresa aporta otro 8,0 por ciento.

El monto mínimo de aporte para la pensión será equivalente a 3,375 por ciento por parte del trabajador y 10,125 por la empresa.

Los trabajadores antiguos que deseen acogerse al sistema de salario integral podrán hacerlo, de común acuerdo con la empresa, sin que ello implique la terminación del contrato de trabajo.

En el sistema de salario integral, tanto la empresa como el trabajador deberán someterse al preaviso, en caso de retiro o de separación del cargo.

SALARIOS EN COLOMBIA Más de 4 mínimos 10% De 2 a 4 mínimos 14% Hasta 2 mínimos 76%

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
2 de agosto de 1998
Autor
EDMER TOVAR MARTINEZ y JOSE LUIS NOVOA S. Redacción Económica de EL TIEMPO

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: