Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

CONCORDANCIA DE FRASES ADJETIVAS

Don Elías E. Muvdi, agudo y autorizado comentarista de temas de lenguaje, en uno de los Apuntes... que publica en el diario El Heraldo, de Barranquilla, se ocupa de uno de esos errores que, por ocurrir en contextos gramaticalmente ambiguos en apariencia, no se ven como tales y pasan agachados para muchos de nosotros.

Dice don Elías Muvdi que aún persisten algunos vicios, como el de concordar en singular el verbo, cuando su correspondiente sujeto es plural . Y para ilustrar su afirmación, cita la crónica Así aman los colombianos , publicada en la primera página de EL TIEMPO el 12 de septiembre de 1997, que comienza así: Si usted es de los que no deja pasar tres meses sin visitar al sexólogo, paga puntualmente la cuota mensual de la Gran Enciclopedia del Amor, desayuna con chontaduro, se toma religiosamente un vaso de jugo de borojó todas las noches y ha estado a punto de comprar ciertas hierbas donde el Indio Amzónico para mejorar la potencia sexual, tal vez esté perdiendo el tiempo. (Subrayado nuestro.) Explica el comentarista que, en este caso, la concordancia de número la obliga, no el sujeto usted , tercera persona de singular, sino la frase, relativo de generalización, los que , tercera persona del plural .

Aunque las precisiones de don Elías Muvdi son incuestionables, no sobraría preguntarse, ya por fuera del ámbito estrictamente gramatical, por qué tendemos a hacer este tipo de concordancia, asignando al verbo el sujeto que no le corresponde, y proponer un truco para evitarla.

En principio, podría pensarse que esto ocurre por las distintas categorías que ocupan en la oración del ejemplo los sujetos usted y los que . Mientras el primero es el de toda la oración, el segundo lo es de las oraciones subordinadas no deja pasar... , paga puntualmente... , desayuna con chontaduro... , se toma religiosamente... .

En este orden, en el que, además, el sujeto de toda la oración precede al de las subordinadas, es posible que, dada la velocidad con que pensamos y hablamos, dicho sujeto neutralice al que está en condición subalterna y pase así a ser el de todas las demás.

Para evitar que la velocidad se imponga a la sintaxis, en el caso que nos ocupa podemos remplazar, con algunas variaciones, las tan mentadas frases subordinadas por simples adjetivos. (En aras de la claridad, en lugar de los que usaremos las personas que .) Veamos qué pasa.

La frase Si usted es de los que no deja pasar tres meses sin visitar al sexólogo... se puede convertir en: Si usted es de las personas aficionadas a visitar al sexólogo... . Se observa que el adjetivo aficionados modifica el sustantivo personas que, a su vez, es el sujeto de la frase subordinada ...que no deja pasar tres meses sin visitar al sexólogo... .

Ahora bien, como el adjetivo y la frase son intercambiables por cumplir la misma función, se desprende que modifican lo mismo: las personas que . Por consiguiente, son estas el sujeto de la frase subordinada ...que no dejan pasar tres meses sin visitar al sexólogo... y no usted .

Lo mismo ocurre con las demás subordinadas. Un buen ejercicio sería el de cambiarlas por adjetivos simples.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Educación
Fecha de publicación
15 de marzo de 1998
Autor
EDUARDO PARRA Defensor del lenguaje

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: