Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

EMBALSE DEL PEÑOL TIENE AGUA PARA CUATRO MESES

Aunque las centrales hidroeléctricas de la zona del oriente antioqueño, donde se genera el 34 por ciento de la energía del país, trabajaran a plena capacidad, el embalse del Peñol tendría agua para cuatro meses, pese a que hoy su nivel descendió al 45.6 por ciento de su capacidad.

Es que estamos hablando de un embalse cuya capacidad es de 1.200 millones de metros cúbicos de agua, el mayor del país, el único que tiene regulación multianual, o sea que tiene agua para varios años. Comparados con otros del país es una piscina, frente a una alberca o una tina , sostuvo el gerente de Empresas Públicas de Medellín (Epm), Ramiro Valencia Cossio.

Sin embargo, el embalse está intervenido por el Gobierno nacional desde que se capacidad se encontraba en el 65 por ciento, o sea en una tercera parte, y Epm no puede generar libremente la energía que necesita para cumplir con los contratos que tiene contraídos con las empresas de energía de Bogotá y Cali.

La situación fue expuesta en términos dramáticos por el gerente de Empresas Públicas de Medellín, a los alcaldes de 26 municipios que constituyen el área de influencia de la entidad y que junto con las dos corporaciones regionales de desarrollo, Cornare y Corantioquia, dejarán recibir cerca de 1.700 millones de pesos por concepto de regalías en el primer semestre de este año, en virtud de la intervención del Gobierno nacional que limita a la entidad para utilizar libremente el agua almacenada en sus represas.

Los alcaldes firmaron ayer una declaración pública donde se solidarizan con la entidad y exigen la inmediata solución de este problema por parte del Gobierno nacional y anunciaron que aunarán esfuerzos para defender a Empresas Públicas de Medellín como un patrimonio de todo el departamento.

Importancia del Peñol Con la intervención de sus embalses, Epm prevé una disminución del 27 por ciento en la generación de energía hidráulica hasta junio de este año, y por tanto una disminución en las transferencias que menguará las finanzas de 26 municipios influenciados por los embalses de Riogrande II, Troneras, Miraflores, Playas y El Peñol.

Este último es el más afectado por la medida estatal pues el gobierno decidió que dado su carácter multianual se convirtiera en el elemento que le diera confiabilidad al sistema.

Para ello, mediante la resolución 100 de la Comisión Reguladora de Energía y Gas (Creg) estableció en julio de 1997 unos mínimos operativos, o sea, niveles de embalse que limitan al propietario para utilizar el agua almacenada en ellos y que para el caso del Peñol se fijó en el 65%, una tercera parte de su capacidad.

Con ello, el Gobierno busca garantizar el suministro de energía ante aportes hidrológicos bajos, llevando por tanto una mayor confiabilidad al sistema.

Sin embargo, según Valencia Cossio, esta restricción en el libre uso de un recurso de generación se hace sin ninguna restitución económica para el dueño del embalse, lo cual es incompatible con el régimen establecido en 1995 para el sector eléctrico que introdujo la libre competencia y creó un mercado mayorista basado en la libre oferta y demanda.

El embalse del Peñol, fue construido sin aportes de la Nación, por Empresas Públicas de Medellín y con recursos de la región. Comenzó a tomar forma a partir de 1986 y para ello fue necesario sepultar el casco urbano de la población que lleva su nombre y parte del municipio de Guatapé y de Alejandría, en una área de 64 kilómetros cuadrados y con profundidades de hasta 80 metros.

Alcanzó su máxima capacidad de mil 200 millones de metros cúbicos de agua, doce años después, el 30 de noviembre de 1988 y desde entonces se ha llenado tres veces. Las otras dos fueron en 1989 y en 1994. El embalse tiene un volumen útil de 1.168 millones de metros cúbicos de agua.

Gracias a las aguas de esta presa, en el oriente antioqueño se genera el 34 por ciento de la energía que se consume en el país, pues los caudales que lo surten, provenientes de los ríos Nare y Rionegro, además de otros diez afluentes, forman la principal cadena hídrica del país.

Luego de que sus aguas son utilizadas por la central de Guatapé, de Empresas Públicas de Medellín, y que genera 560 mil kilovatios de energía, son empleadas por las centrales de San Carlos (de Isagen, la mayor del país), Jaguas, Calderas y Playas.

Estas centrales poseen una capacidad instalada de 2.188.400 kilovatios que se incorporan al sistema interconectado nacional, para cubrir todo el país.

En el país sólo hay otros dos embalses que se puedan comparar con el del Peñol, que son Guavio y Esmeralda-Chivor. Pero mientras la energía almacenable del primero se estima en 4.394 gigavarios hora, la del Guavio llega sólo a la mitad 2.174 y Esmeralda a 1.045.

Por ello, dada su importancia para el sistema interconectado nacional, Empresas Públicas de Medellín, calificó ayer como injusto, confiscatorio e inconstitucional , la decisión del Gobierno de fijar como mínimo operativo la tercera parte del embalse. Cuando su nivel llegó al 65 por ciento de su capacidad, quedó intervenido.

Taxímetro eléctrico Adicionalmente, mediante la resolución 215, el gobierno fijó los precios de la energía que se genera en los embalses intervenidos y de esta manera distorsionó el mercado, hasta el punto que Empresas Públicas de Medellín tiene que comprar energía a 135 pesos kilovatio/hora, para venderlo a 35 pesos.

No fuimos irresponsables en vender lo que no teníamos, porque ahí tenemos el agua para generar , dijo el gerente refiriéndose a los contratos firmados con Bogotá y Cali, un año antes de las decisiones de regulación que cambiaron las reglas del juego.

El directivo reafirmó que ante la negativa del gobierno de suspender los mínimos operativos y frenar el taxímetro que constituye la resolución 215 que fija los precios de la energía, se están buscando las soluciones jurídicas, pues la entidad está abocada a perder cerca de 135 mil millones de pesos en el primer semestre del año.

Empresas Públicas reclama del Gobierno una compensación de 117.000 millones como reconocimiento por la confiabilidad del sistema, al no poder utilizar un recurso que le pertenece y para ello emprenderá las acciones legales del caso.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
5 de febrero de 1998
Autor
Por FRANCISCO ALBERTO JARAMILLO

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad