Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

SE DESMATERIALIZAN TÍTULOS-VALORES

El Depósito Central de Valores es un mecanismo que previene falsificaciones, estafas, robos y alteraciones de los títulos valores de entidades financieras y empresas del sector real de la economía.

El pasado de 6 de agosto los cuasi dineros, es decir, el valor de las cuentas de ahorro y los certificados de ahorro a termino en bancos, corporaciones de ahorro y vivienda y otras entidades financieras, se acercaban a la suma de treinta y siete billones de pesos, sin contar con el valor emitido en otros activos financieros como aceptaciones bancarias, bonos o Títulos del Tesoro.

Al imaginar tantos miles de millones de pesos en títulos valores que se han emitido y que se encuentran en cajas fuertes, en simples escritorios o que diariamente son trasladados de un lado a otro sin grandes medidas de seguridad se entiende porque en el boletín diario de las bolsas de valores y aún en la prensa se presentan largas relaciones de títulos que se extravían todos los días.

SINIESTROS FINANCIEROS Muchos títulos son recuperados o reemplazados e incluso muchos de aquellos que colocan sus recursos en estas opciones cuentan con pólizas de seguros que cubren los riesgos por el manejo de esos papeles.

En el caso de las acciones el problema no es tan grave toda vez que son nominativas, es decir que para su traspaso se requiere un registro ante la entidad emisora. No ocurre igual con los CDT, los bonos o cualquier otro título a la Orden, cuyo traspaso se realiza por simple endoso. En este caso el plazo para su reposición puede durar de 6 a 12 meses con la imposibilidad de cobrar los rendimientos durante ese tiempo.

Pero las perdidas pueden continuar y muchas personas no tienen la posibilidad de contratar las costosas pólizas para protegerse de la perdida de su ahorro.

Afortunadamente los ahorradores e inversionistas pueden tener tranquilidad en la administración de sus portafolios de inversión representados en títulos valores, pues desde hace algunos años atrás se creó en Colombia lo que en otras economías se denominan Depósitos Centralizados de Valores.

Su creación obedece a la necesidad de los mercados de disponer de mecanismos idóneos y eficientes que minimicen los riesgos y costos propios del manejo físico de los valores emitidos y transados, mejoren la eficiencia de su operación y generen las condiciones propicias para el incremento de los negocios. El propósito de un Deposito Centralizado de Valores es agilizar el proceso de traspaso de los títulos otorgando seguridad a los inversionistas y ahorradores sobre la tenencia de los valores.

En palabras sencillas se trata de que los inversionistas, ya sea personas jurídicas o naturales no tengan físicamente los títulos, sino un certificado no negociable que representa la propiedad sobre ellos, de tal manera que si este papel es hurtado, se extravía o es duplicado no exista posibilidad de perdida.

La compra, venta y el cobro de rendimientos y de capital al vencimiento de titulo se efectúa electrónicamente, es decir, por computador. Con las debidas claves y mecanismo de seguridad se registran traspasos de propiedad entre compradores y vendedores a través de este medio.

El cobro de intereses y la redención se efectuaría de manera mas eficiente pues no tiene que presentarse el titulo ante la entidad financiera con anterioridad y después volver, sino que los intereses son pagados el día correspondiente, ya sea mediante un traslado a la cuenta corriente del ahorrador o la entrega de cheque o dinero correspondiente.

CRITERIOS DE SELECCION En realidad en Colombia existen dos depósitos centralizados de Valores. En cuanto al marco de operación de los dos depósitos, el DCV Sebra solo custodia y administra títulos emitidos con Banco de la República, particularmente los Títulos del Tesoro -TES-.

Las entidades del sector financiero y las bolsas de valores constituyeron el Depósito que se denomina Deceval. Este Depósito ofrece sus servicios en la órbita de papeles relacionados con la actividad de sus gestores, valga decir, con los títulos manejados por los bancos, las corporaciones financieras, las fiduciarias y las comisionistas de bolsa. A través de este también se custodian y manejan los títulos emitidos por el sector real y las emisiones de algunos títulos oficiales.

Entre los ahorradores e inversionistas Deceval tiene dos clases de usuarios. Los depositantes directos que son las entidades financieras y del mercado de valores, y los indirectos que son aquellas personas naturales o jurídicas que se vinculan al Depósito a través de los depositantes directos, esto es los bancos, corporaciones financiera, fiduciarias y comisionistas de Bolsa.

Entonces, las empresas y las personas naturales tienen la opción para acceder a los servicios de Deceval, ya que pueden acudir a los bancos, sociedades fiduciarias y comisionistas de bolsa, entidades que a nombre del titular o usuario indirecto, pueden afectar la inscripción y negociación de los valores.

Deceval informa de manera permanente a los emisores del mercado sobre las transacciones de valores en depósito emitidos por ellos, sobre los títulos nominativos a la orden y al portador recibidos en depósito. Además esta en capacidad de suscribir contratos con los principales emisores del mercado para la administración de sus emisiones.

Deceval presta un servicio integral para los emisores que incluye no solo la administración de la emisión, la materialización de los títulos y el pago de rendimientos y capital a los depositantes, sino también la teneduría de los libros de registro de valores nominativos.

En los Depósitos Centralizados de Valores los títulos valores se desmaterializan, es decir dejan de existir físicamente, pero el ahorrador o inversionista puede cederlo o colocarlo como garantía y evitar los problemas de tenencia, transporte y manipulación de los mismos.

Para los emisores la reducción de costos y la dedicación a su actividad propia sin distracciones, sin perder la calidad de la información sobre la colocación de sus títulos es también muy importante.

De hecho cerca del 40% de la deuda actual de las entidades esta hoy desmaterializada, y se busca que muy pronto todas las emisiones se efectuen directamente desde de Deceval es decir la colocación sea integramente desmaterializada. La Superintendencia de valores aprobó recientemente la posibilidad para que así se haga y el adquirente se adhiera así a las condiciones de la emisión.

VENTAJAS Los beneficios derivados de la desmaterialización de los valores y de su sustitución por registros electrónicos de probada seguridad, pueden resumirse en los siguientes puntos: REDUCCION DE LOS costos inherentes a la emisión, cambio y fraccionamiento de títulos LA EXISTENCIA DE LOS problemas relacionados con el manejo directo de los títulos PREVENCION DE ROBOS y del proceso judicial subsiguiente, lo mismo que del procedimiento de reposición de los mismos.

AGILIDAD en la venta parcial de los instrumentos de inversión.

IMPOSIBILIDAD de falsificación.

AHORRO DE DINERO representado en el pago de costosas pólizas de seguros en el manejo y administración de portafolios para el caso de entidades financieras y empresas del sector real de la economía.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
9 de septiembre de 1998
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad