Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

LA PRUEBA REINA DE DIOMEDES

Uvas , uno de los escoltas de mayor confianza de Diomedes Díaz, no da marcha atrás en su nueva versión: según él, Doris Adriana Niño, la amiga del cantautor que fue hallada muerta luego de asistir a una reunión en el apartamento de éste, falleció dentro de su carro, cuando viajaban juntos hacia Tunja, sin que su jefe de hubiera enterado oportunamente de ello.

Oswaldo Alvarez Rueda ese es su nombre de pila ha mantenido esa versión desde el 22 de enero, cuando el fiscal que conducía el caso lo oyó en ampliación de indagatoria en la cárcel Modelo y luego cerró la investigación.

La versión de Uvas , sobre la que han informado apenas de manera tangencial algunos medios, se constituye en la tabla principal a la que se aferran Diomedes y su defensor, Evelio Daza, para que la Fiscalía archive el proceso y ordene la libertad del popular artista. La decisión está en manos del fiscal delegado ante el Tribunal Superior de Bogotá, Luis Antonio Velandia Velandia, que la próxima semana decidirá si llama a juicio o precluye el caso.

De ser cierto, el testimonio de Uvas aleja por completo de la escena de la muerte de Doris Adriana a Diomedes y a las personas que lo acompañaban la noche del 14 de mayo de 1997 en su apartamento. Dada su importancia, EL TIEMPO revela los principales apartes de esa indagatoria.

Ella me puso una cita...

Quiero decirle al despacho que voy a relatar la realidad de los hechos que sucedieron el día 14 de mayo de 1997. Siendo las once y media de la noche el señor Diomedes Díaz me envió a recoger a Doris Adriana a Soacha-Compartir.

Fui en taxi y me devolví en el mismo. En el trámite (sic) se allá para acá ella (Doris Adriana) me preguntó que si yo era de Valledupar. Yo le dije: no, soy de la ciudad de Bucaramanga e inclusive le dije que esa noche o en la madrugada viajaba para allá a mandar a reparar el vehículo. Ella me dijo que tenía una cita en Tunja y que si yo podía hacerle el favor de llevarla. Le dije que podía llevarla, pero que no podía salir directamente del apartamento de Diomedes con ella.

Ella me dijo que nos encontráramos en equis dirección, pero le respondí que no conocía bien a Bogotá, que más bien nos encontráramos de cuatro a cuatro y media en la esquina del hotel Lancaster. Yo salí de tres y media a cuatro a la cita con Doris Adriana. Recuerdo que ella me llegó de cuatro y media a cinco en un taxi.

Inmediatamente la recibí abriendo la puerta trasera de mi vehículo, parte izquierda. Enseguida cogí rumbo hacia la ciudad de Bucaramanga. Yo la noté toda nerviosa, toda acelerada y le pregunté qué le había pasado. Me dijo que Diomedes era un hp... qué por qué le hacía eso... que ella lo que quería mucho. Le pregunté por qué. Dijo que porque está esperando un niño de Consuelo Martínez.

Puede ver cuando de su pantalón, parte delantera del bolsillo lado derecho, sacó una bolsita, metió la mano izquierda, se la pasó a la nariz y aspiraba. Me dijo que si yo consumía droga. Le dije que no, pero que tampoco lo hiciera, ya que por el llanto que traía eso era perjudicable (sic) para ella.

Estaba muerta! Pude observar por el retrovisor que Doris Adriana se recostó hacia el lado izquierdo de la parte trasera mía. No le seguí llevando la charla porque yo dije: Está durmiendo La dejé que descansara para que cuando llegara a Tunja estuviera bien. Llegué aproximadamente entre ocho y media y nueve de la mañana a Tunja. Paré el vehículo e inmediatamente empecé a llamar a Doris Adriana. Ella no me contestó (...) Tomé las medidas pertinentes a revisar la muchacha: le tomé del cuello, le tomé el pulso del corazón. Cuando le tomé la mano derecha para tomarle el pulso, la tenía tiesa y pude observar que estaba ya muerta... .

Me deshice del cadáver Me atacaron los nervios. Seguí la ruta hacia Bucaramanga. Al ver un desvío me metí por ahí. Le di la vuelta al carro, eché reversa; abrí la puerta trasera donde iba Doris Adriana y lo que hice fue deshacerme del cadáver...

Recuerdo que cuando iba a bajar el cadáver se me deslizó y con la parte donde uno pone el pié en el estribo se golpeó en la cabeza.. pum, se golpeó! (...) La arrastré rápido hacia el rastrojo, quedando el cadáver sin pantalón... Salí corriendo hacia el vehículo y salía hacia Bucaramanga (...) .

Medicina Legal dice...

Al margen de la versión de Uvas , Medicina Legal aportó recientemente nuevas pruebas que podrían afianzar la idea de que Doris Adriana murió en forma violenta luego de un enfrentamiento con Luz Consuelo Martínez, la joven embarazada que acompañaba la noche del 14 de mayo a Diomedes.

El patólogo Nelson Téllez Rodríguez envió al fiscal Velandia los resultados de un examen conocido como raspado de uñas del cuerpo de Doris Adriana. Lo radicó bajo el número 078-97 y en su parte pertinente dice lo siguiente: Luz Consuelo Martínez Salazar no se excluye como el origen de las células encontradas bajo las uñas del cadáver de Doris Adriana Niño .

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
13 de marzo de 1998
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�