Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

EL NUEVO SINDICATO ANTIOQUEÑO

César Gaviria decía que los paisas se quedarían atrás de la apertura. Pero estos terminaron por convertiGrse en los abanderados de su filosofía, y hoy, con Nicanor Restrepo Santa María a la cabeza, quieren llegar más lejos.(VER FOTONOTICIAS)

Para quienes conocen la historia del Sindicato Antioqueño, los procesos de transformación y cambio que actualmente están en marcha sorprenderán a más de uno.

El Sindicato fue una figura ideada por Fabio Rico Calle, actual presidente de la Compañía Nacional de Chocolates, para proteger a las empresas antioqueñas de las garras expansionistas del Grupo Grancolombiano, la Organización Ardila Llle y el viejo Grupo Santo Domingo.

En los años 80, la propia Nacional de Chocolates e Industrias Alimenticias Noel estaban en jaque. Pero ambas fueron rescatadas de las manos de Jaime Michelsen Uribe en el último minuto. Ya habían caído Coltejer, Gaseosas Postobón, el Banco Comercial Antioqueño y Cervecería Unión. Y otras más estaban en la mira.

De manera que el enroque de empresas diseñado por Rico -unas compañías se convertirían en dueñas de las otras y viceversa- buscaba evitar las tomas hostiles y, quizás lo más importante, la pérdida de control.

En ese afán proteccionista, los paisas sobreinvirtieron recursos, sacrificando valioso capital para tecnología y desarrollo. Y si bien se creían inmunes a potenciales enemigos, la situación generó, paralelamente, un galimatías accionario que, hoy, casi 20 años después, obstaculiza el rumbo del conglomerado.

A esto fue a lo que Nicanor Restrepo Santa María resolvió hincarle el diente.

En su calidad de presidente de la Compañía Suramericana de Seguros -bajo cuyo abrigo estaba el portafolio de inversión de todas las empresas del grupo-, Restrrepo consideró vital voltear la torta. Para ello, curiosamente, contó con el apoyo y aliento del propio Rico, quien consideraba intocable el patrimonio empresarial antioqueño La primera liberalización vino a principios de los noventa, cuando Suramericana ideó fórmulas para atraer fondos extranjeros. Hoy, estos inversionistas institucionales poseen el 10 por ciento de las empresas afiliadas al Sindicato Antioqueño.

Escision y algo más La segunda -y quizás más trascendental operación de apertura- se produjo a principios de 1998, cuando Restrepo anunció una trascendental escisión: la Compañía Suramericana de Seguros sería una empresa independiente de Suramericana de Inversiones, la protectora del portafolio. A pesar de que los vientos bursátiles han soplado en sentido contrario, perjudicando las acciones de las compañías escindidas, lo que se buscaba era crear valor para las dos acciones y dar claridad al mercado inversionista. Lo primero aún no se ha logrado.

Lo segundo, sin embargo, ha permitido poner a prueba a las empresas de seguros, que antes tapaban sus pérdidas e ineficiencias con el patrimonio de inversiones, es decir, con el ahorro y reservas de las empresas. Desde el punto de vista jurídico y contable, la escisión está resuelta. Falta por ver si la eficiencia termina por imponerse, demostrando cuáles negocios dan perdidas y cuáles generan ganancias.

Pero Restrepo descubrió, al mismo tiempo, que la escisión de Suramericana era insuficiente. Había que ir tan lejos como fuera necesario. Incluso, desbaratar la propía estructura del Sindicato Antioqueño, para establecer nuevas prioridades, que terminarían por salvar a unos y sacrificar a otros.

Y ahí viene un revolcón aún más profundo, que se convertirá en el legado final de Restrepo Santa María. El ejecutivo, definitivamente, se retirará del grupo a partir del 2001, cuando cumpla los 60 años reglamentarios de edad.. Y en los tres años que le faltan, no quiere dejar nada al azar.

El nuevo Sindicato Antioqueño se dividirá en una empresa holding -Suramericana de Inversiones S.A. (de la cual Restrepo es, por ahora, su presidente y único funcionario)- y cinco subholdings: banca y seguros, alimentos, industria, comercio y, por último, servicios. En el nuevo escenario no aparece Coltabaco, que terminará por convertirse en una empresa de inversiones independiente. Los textiles también quedarán relegados a la periferia., con el Sindicato Antioqueño como accionista minoritario.

Un grupo de altos ejecutivos de Suramericana de Seguros y el Banco Bic-Bancolombia se dedican, actualmente, a confeccionar un ente jurídico autónomo, que manejará, solamente, los intereses del grupo en ese sector.

Los inversionistas nacionales e internacionales podrán invertir independientemente en cada negocio -banca hipotecaria, banca internacional o banca de consumo- o en el negocio general de banca y seguros en su conjunto.

Si el drama bursátil nos da una tregua, pensamos salir al mercado con acciones de este grupo antes de finalizar el año , dice Restrepo. Luego seguirmos con los demás subholdings, aplicando el mismo principio .

Estas transformación conducirá a otra cirugía de fondo dentro del Sindicato, que tocará las fibras más profundas de la organización.

El principio rector es disminuir los portafolios de inversión del Sindicato en sus propias empresas. Hemos sobreinvertido en cada compañía y eso hay que acabarlo , dice Restrepo. Dicha estrategia representará una pérdida de participación del conglomerado, pero sin perder el control.

Control Mínimo En el caso de una empresa particular como Conavi, por ejemplo, la participación del Sindicato llega a más del 70 por ciento. Si nos bajamos al 51 por ciento, nos ahorraríamos un 20 por ciento de capital , admite Restrepo. Ese dinero podría emplearse en otros proyectos . El sistema se haría extensivo a todas las demás compañías, a fin de atraer accionistas nacionales y extranjeros, en volúmenes no inimaginados hasta ahora en Colombia.

Sin duda, este tipo de transformación modificará el concepto de tenencia y control empresarial en Colombia, país donde los grupos mayoritarios aún se resisten a soltar el puiño.

Creo que nos demoraremos muchos años antes de despojarnos, por completo, de estas ataduras , confiesa Restrepo. Pero llegará el momento en que el control no deberá ser de más de un dígito .

Pero dónde le interesa al Sindicato mantener el control? Obviamente, en el sector bancario y de seguros, en la industria cementera, en el comercio, en alimentos y en servicios , dice Resrepo. En lo demás, podemos ser minoría .

Además de la futura holding bancaria, que saldrá al mercado colombiano en pocos meses, Suramericana sacará su artillería para adueñarse de una torta mayor del mercado asegurador. En la actualidad domina el panorama con un 18 por ciento de participación.

Restrepo ha diseñado su estrategia de expansión en seguros con base en un estudio de la Fundación para la Educación Superior y Desarrollo, Fedesarrollo, que prevé, para el 2010, una duplicación del negocio asegurador en Colombia. Es decir, que pasará de representar un 2.5 por ciento del Producto Interno Bruto, PIB, a un 5 por ciento, lo que equivaldrá a pasar, en términos del valor del negocio, de 2 mil millones de dólares a 8 mil millones de dólares anuales.

Lo previsible, a estas alturas, es que el grupo antioqueño se inclinará hacia el sector servicios, por encima, incluso, de sus grandes intereses cementeros, sometidos, en la actualidad, a la dura competencia mexicana. Pero incluso en esta área industrial, el nuevo esquema de apalancamiento por holdings permitirá generar recursos para que Argos y compañías filiales compitan con los grandes monstruos cementeros del mundo.

Seguramente, este no será el último estrujón a las entrañas del Sindicato, que, según el vicepresidente de inversiones de Suramericana, Juan David Viera, ha cambiado, bajo la administración de Restrepo, de la A a la Z.

Y ya no tenemos una opción distinta , dice Restrepo. El escenario ha cambiado, y ese cambio nos ha cambiado a nosotros. Y, en verdad, no queremos cambiar a medias tintas .

Toldo Aparte Un hecho salta a la vista. Los negocios centrales del nuevo Sindicato Antioqueño no incluyen en sus previsiones a la tradicional Compañía Colombiana de Tabaco S. A., Coltabaco, accionista de peso en algunas de las principales compañías del grupo. Por ejemplo, Coltabaco posee el 7 por ciento de Suramericana de Seguros, la empresa líder del conglomerado..

De hecho, el perfil de Coltabaco en los últimos años ha estado más orientado hacia el manejo de sus inversiones que a la producción de tabaco y cigarrillos, dos rubros duramente golpeados por el la crisis del campo y el contrabando.

Entre sus inversiones o participaciones sobresale la sociedad con la multinacional papelera Kimberly, de la cual Coltabaco es accionista en Colombia y Venezuela, y próximamente en Perú. En Colombia, Coltabaco posee el 49.98 de la papelera.. En este sector, Coltabaco, a través de Kimberly, pasará a ser un jugador de quilates en el mercado regional andino.

Coltabaco participa también en el negocio hotelero, con dos activos destacados como el Hotel Inter-Continental ,de Medellín, y el Hotel Las Lomas, en Rionegro. Posee la constructora Colvisa y cuenta con importantes inversiones inmobiliarias.

Su destino, entonces, parece estar más orientado hacia la constitución de un fondo de inversión, alejado del sector productivo. Cada día se hace más cercana la venta del negocio tabacalero y de cigarrillos. Una negociación con Phillip Morris se truncó hace cuatro años, pero las conversaciones con esa multinacional, lo mismo que con la British American Tobacco, se han mantenido activas. Gracias a su legendaria posición en el mercado colombiano, y a su conocimiento del negocio y del mercado, Coltabaco sigue siendo una alternativa estratégica en los planes de expansión de estas dos transnacionales. Es casi inevitable que alguna de las dos se quede con la productora.

Coltabaco, en otras palabras, se irá consolidando como uno de los grupos independientes de inversión más fuertes en Colombia, por fuera del eje del conglomerado paisa.

El año pasado, Coltabaco registró ingresos por 90.051 millones de pesos, mientras que su patrimonio, uno de los más altos en el empresariado antioqueño, asciende a 542.825 millones de pesos.

En la perisferia El Sindicato Antioqueño terminó envuelto en el mundo textil por inercia. Los crecientes problemas económicos de empresas como Fabricato y Tejicóndor obligaron al grupo a apalancar con apoyo financiero sus operaciones, adquiriendo cada vez mayor protagonismo en sus respectivas composiciones accionarias.

En Tejicóndor y Fabricato, las empresas del grupo ejercen el control. Igual cosa ocurre con Confecciones Colombia S. A., Everfit, donde la presencia es casi total. Pero el grupo también participa en otras firmas como PMX (Promotora de Manufacturas para Exportación), Fatextol, Fabrisedas, Textiles Prisma, Caribú Internacional y Enka de Colombia, entre otras.

Estas empresas tampoco formarán parte de los negocios centrales del nuevo Sindicato Antioqueño, y, por lo tanto, son candidatas para su venta total o parcial.

Sin embargo, ese no proceso será lento y agónico. Las tres textileras han sido ofrecidas por varios bancos de inversión internacionales, contratados por el grupo. Pero, hasta ahora, los esfuerzos han resultado infructuosos. Son empresas cuyo patrimonio no pasa de 250 millones de dólares. En consecuencia, las comisiones por venta son muy bajas, y, en opinión de los analistas, no valen la pena el mandado .

Además, en algunas de ellas, los pasivos laborales y pensionales se constituyen en la mayor talanquera para atraer inversionistas extanjeros.

Peor aún, su esquema de costos las hacen poco competitivas frente a los grandes textileros de India y Asia.

Los sucesores Nicanor Restrepo Santa María ha sido el principal promotor del recurso humano calificado dentro del Sindicato Antioqueño y el Grupo Suramericana. Ha estimulado la creación de dos niveles de mando, cada uno de ellos integrado por profesionales cuidadosamente seleccionados, que ya ocupan posiciones de mando en la organización. Todos tienen cursos de postrado (calificación que Restrepo no posee) y hablan otro idioma.

Su sucesor se encuentra en el llamado nivel dos, conformado por cuatro ejecutivos formados bajo su directa responsabilidad. Y aunque la junta directiva puede, en teoría, dirigir la mirada hacia otro lado, las preferencias de Restrepo están claras.

Jorge Londoño Saldarriaga Ex vicepresidente financiero de Suramericana de Seguros Actual presidente del Bic-BanColombia -Es altamente opcionado, pero su papel de banquero será vital para la evolución del nuevo Sindicato.

Carlos Enrique Piedrahíta Arocha Ex gerente de Suleasing Ex vicepresidente de banca personal del BIC Ex vicepresidente financiero de Suramericana de Seguros Actual presidente la Corporación Financiera Nacional y Suramericana, Corfinsura -Es el más opcionado. Tiene una sólida formación académica, con postrado en el London School of Economics. Corfinsura, además, se está convirtiendo en el ala internacional del Grupo Suramericana.

Juan David Viera Ex presidente de Concreciones Colombia Actual vicepresidente de inversiones de Suramericana de Seguros -Joven y talentoso, es aspirante lejano.

José Alberto Vélez Ex vicepresidente de desarrollo corporativo de Suramericana de Seguros Presidente de Suramericana de Seguros -Mano derecha de Restrepo en la reorganización de del Grupo Suramericana, parece tener mejor asidero al frente del negocio de los seguros, que alcanzarán un nuevo papel estratégico.

Juan Camilo Ochoa presidente de Prospectiva, el Think Tank del Sindicato Antioqueño. No participará en el juego de sucesión, pero es el alter ego de Restrepo en la concepción de nuevos negocios.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
7 de septiembre de 1998
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�