Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

LA FOTO DE MATURANA

Francisco Maturana, el técnico de Millos, tiene un imán. Ni él mismo sabe dónde hallarlo, pero existe.

Basta vivir un trancón en Bogotá. Filas y filas de automóviles atascados en risibles autopistas. Un elegante carro blanco intenta avanzar con su único ocupante. Cae una mirada. Pero si es Maturana , exclaman de otro auto. Un pito, una mano que saluda. Son muchos los que hacen lo mismo.

El apenas sonríe, y no sabe qué hacer. Lo mismo ocurre en un restaurante, en un teatro, a la entrada del estadio.

Esta semana estuvo de visita en EL TIEMPO. Llegó acompañado de Luis Fernando Suárez, su mano derecha. La idea era hablar de fútbol y también salirse del tema. Buscarle otra arista a la vida.

Una buena cantidad de fotos fueron dejadas en la mesa de centro. Todas de él. La idea era que de tantas, eligiera una. Al tiempo que absolvía interrogantes, tiraba fotos. A un lado las atractivas. Al otro, las demás, las que se botan como periódicos.

Y John Mario qué? Cómo va con John Mario?, alguien, insidioso, lanzaba los interrogantes. Las fotos seguían cayendo a lado y lado de la mesa de centro. Maturana y Pelé surgieron en una imagen. Qué vaina, faltó incluirlos en la lista de los troncos , dijo otro. El hombre sonrió, y más y más fotos caían como naipes.

Y entonces sí es cierto que perder es ganar un poco? , otro dijo con sorna.

No, mirá respondió, y se fue calentando. Yo jamás dije: Perder es ganar un poco . Lo que pasa es que un periodista se las dio de chistoso y me acuñó esa frase.

Pero se ve que le molesta? , fue otra pregunta.

Pues claro. A mí no me gustan que me hagan chistes con guevonadas que no he dicho .

Eligió cuatro. Y daba la impresión de que pretendía desentenderse del dilema. Entonces hubo que apretarlo. Tiene que escoger una sola , se le dijo. Hizo cara de resignado, y descartó otras dos.

No, pero es que se tiene que quedar con una . Se miraba a sí mismo acompañado de Carlos Valderrama, recordando ese 3 de julio de 1989, cuando Colombia se preparaba para jugar contra Perú en la Copa América.

Y en otra se miraba a sí mismo, al lado del dirigente conservador Alvaro Gómez y del ex alcalde de Pasto Antonio Navarro Wolff.

Era 1981 y los tres eran miembros de la Asamblea Constituyente que cambió la carta de navegación del país en el 91.

Maturana se quedó con la última. Por qué la había seleccionado? Hubo varias razones. Una de ellas: la única en que había un mundo distinto al del fútbol. De nuevo se detuvo a observarla y vio a Alvaro Gómez. Era un líder innato y me parece increíble que un hombre de más 70 años muera asesinado , dijo.

Recordó cómo Horacio Serpa criticó su presencia. El señor Maturana está recibiendo dos sueeeldos , reclamó el hoy candidato liberal.

El técnico cree que esa salida fue injusta, pues sus 900 mil pesos de sueldo los donó a una escuela de Medellín.

Francisco, y qué piensa de esa mirada tan característica en sus fotos? Dio la impresión de que el interrogante no le gustó. Casi que se podría adivinar que dijo: No, no te metás en mi vida . Luego sí dijo: Es que yo pienso mucho .

La visita terminó en medio de bromas a Luis Fernando Suárez. Cómo pegaba usted , una frase. Y es cierto que Maturana le dijo que se retirara del fútbol porque usted era muy tronco? , preguntó un impertinente.

Los dos se despidieron. Suárez a seguir siendo la mano derecha, y Maturana a la ciudad, al trancón, al restaurante, al teatro, a la entrada del estadio.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Deportes
Fecha de publicación
15 de febrero de 1998
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: