CAE CURANDERO COLOMBIANO EN ARGENTINA

CAE CURANDERO COLOMBIANO EN ARGENTINA

Un curandero colombiano que timaba a sus clientes prometiéndoles tratamientos mágicos para todos sus males fue detenido en Argentina tras ser denunciado por más de un centenar de incautos en la localidad bonaerense de Carlos Casares.

20 de junio de 1998, 05:00 am

Armando Sepúlveda, de 44 años, cobraba a sus pacientes un promedio de 30 dólares por la consulta y durante el tiempo que alcanzó a ejercer pudo acumular una importante clientela.

La decisión de apresar al colombiano se produjo en respuesta a 106 denuncias de damnificados que tras visitar al curandero no experimentaron ningún tipo de mejoría a sus males.

Sepúlveda atendía en un consultorio donde se decomisaron crucifijos, velas de variados colores, líquidos extraños y libros de esoterismo empleados supuestamente en las curaciones mágicas.

Las autoridades argentinas consideraron que puede haber muchas más personas damnificadas por el curandero, quien será sometido a la justicia local.

La causa por estafa quedó a cargo del juez en lo criminal Ernesto Carluccio, que intentará determinar la gravedad de las acciones cometidas por el detenido.