Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

ENREDO ACADÉMICO EN LA ANTONIO NARIÑO

El Icfes anunció que le abrirá una investigación a la Universidad Antonio Nariño por la confusión que existe en torno a los programas ofrecidos bajo el nombre de terapias sicosociales, según informó el director de la entidad, Luis Carlos Muñoz.

La confusión empezó cuando algunos estudiantes le pidieron al Icfes un certificado del registro de la carrera terapia de cuidados paliativos, que forma parte de las terapias sicosociales.

El Icfes les informó que esa carrera no tiene registro. Sin embargo, en el pénsum que ofrece la universidad a los interesados, aparece registrada ante esa entidad con el número 45126.

Al respecto, María Victoria Medina, decana de la facultad de terapias sicosociales de la Antonio Nariño, señaló que la institución registró la facultad y que se anexaron los programas de cuatro terapias: de cuidados paliativos, de geriatría, de la comunicación y de rehabilitación sicosocial.

Nosotros descubrimos esta situación el año pasado cuando el Icfes le dijo a una alumna que la terapia de cuidados paliativos no estaba registrada. Inmediatamente enviamos comunicaciones a la entidad para resolver esto , indicó la decana.

Por su parte, Horacio Salazar, vicerrector académico, explicó que el título se concede como terapeuta sicosocial con énfasis en la terapia correspondiente. Añadió que la universidad está dispuesta a aclarar la situación y a inscribir separadamente cada carrera si así lo exigen.

Al respecto, la Secretaría General del Icfes dijo que el registro número 45126 sí corresponde a terapias sicosociales pero no con énfasis y que está registrada en la modalidad a distancia.

Por su parte, el Icfes dijo que en esta entidad no se registran facultades sino programas y que el título que se conceda debe ceñirse al programa registrado.

Algunos estudiantes de diferentes semestres, que pidieron reservar su identidad, afirmaron que están muy preocupados por su futuro profesional. Temen que el tiempo y el dinero invertidos se pierdan como les ocurrió a muchos alumnos de Inuniversitas en 1994 y de la Corporación de Educación Superior del Trabajo, el año pasado (ver recuadro).

En el pénsum que entrega la universidad dice también que ha extendido el programa a otras ciudades de acuerdo con las normas del decreto 837 de 1994. Estas extensiones de la terapia de cuidados paliativos tampoco están registradas, asegura el Icfes. El decreto sí permite que los programas se extiendan pero también deben tener registro , aseguró la entidad.

La terapia de cuidados paliativos busca preparar profesionales capaces de trabajar para lograr una mejor calidad de vida del paciente terminal , según el programa de estudios.

Este dura ocho semestres y contempla materias como oncología, manejo del dolor, inmunología y sida; consejería familiar y tanatología entre otros.

No es un caso aislado Este programa se sumaría a otros de la Universidad Antonio Nariño que están siendo investigados, aseguró el Icfes, que se abstuvo de revelar cuáles programas son porque se violaría el debido proceso.

Respecto de los programas de odontología y sicología, que fueron suspendidos en noviembre del año pasado por el Ministerio de Educación Nacional (MEN) mediante la resolución 5358, la universidad apeló.

Según esa resolución, la universidad debe suspender durante un año la inscripción de estudiantes en esos programas y cualquier actividad académica en ellos. Como el recurso de apelación no ha sido resuelto, la sanción aún no se ha aplicado y la Antonio Nariño continúa inscribiendo estudiantes en estos programas, como lo confirmó el vicerrector administrativo de la institución, Belman Rivera.

En esa misma resolución del MEN, se suspenden durante el mismo tiempo la licenciatura en preescolar en Valledupar y sicología a distancia en Palmira, sanción que también fue apelada.

El Icfes recomendó a los interesados en realizar estudios superiores, de nivel técnico, tecnológico o profesional, comprobar si la carrera a la que aspiran está registrada en el Icfes. Advirtió que una carrera no es legal cuando su registro está en trámite y que ninguna institución puede abrir inscripciones para la misma en estos casos.

Para cualquier anomalía o duda, se puede llamar a los teléfonos 2433177, 2824362 ó 2840454, extensión 507. En la dirección de Internet www.icfes.gov.co también se puede consultar sobre cualquier programa académico de cualquier institución de educación superior del país.

UN ESTUDIANTE DAMNIFICADO Juan Carlos Villamil, 24 años. Actualmente estudia segundo semestre de ingeniería de sistemas en la Fundación Universitaria Manuela Beltrán. Si no hubiera cursado un semestre en la Corporación de Educación Superior del Trabajo, ahora estaría en cuarto semestre.

Perdí tiempo y además en el primer periodo del año pasado cuando la cerraron yo había pagado 420.000 pesos y solo recibí dos clases. Nunca recuperé el dinero , cuenta el joven.

A él, más que el sacrificio que hizo para ahorrar el dinero, le ofendió el engaño de que fue víctima. Donde estudia actualmente no le valieron ninguna materia de la carrera técnica en ingeniería de sistemas y tuvo que empezar de cero.

No le interesa saber si su carpeta, que ahora reposa en el Icfes tiene los documentos completos porque si no le valen ninguna materia, para qué demostrar que la cursó. Su experiencia es una dura advertencia.

OTROS CASOS Inuniversitas Cuatro años después de que la Fundación de Educación Superior Inuniversitas dejara de dar clases, pues la desalojaron de la última sede donde funcionó, los alumnos ya pueden reclamar los certificados que acrediten sus estudios allí.

A mediados del año pasado, el Icfes recuperó los archivos de Inuniversitas, los llevó a la Hemeroteca Nacional y actualmente está expidiendo los certificados que le soliciten los ex alumnos de esa institución. El Icfes debió pagar cerca de un millón y medio de pesos por bodegaje, ya que el último representante legal de Inuniversitas, José Abraham Castañeda, dejó todos los archivos académicos en una bodega y no volvió por allí.

A Inuniversitas se le canceló la personería jurídica el 2 de mayo de 1996, dos años después de que había dejado de existir.

Corporación de Educación Superior del Trabajo Cuando se cerró esta institución, el 20 de enero del año pasado, cerca de 2.000 alumnos estudiaban allí. Actualmente, 5.718 archivos académicos (pertenecientes a igual número de estudiantes) reposan en el Icfes. Se han expedido certificados pero las carpetas de algunos alumnos están vacías y ellos no pueden comprobar qué estudiaron.

Además, cerca de 500 estudiantes que en ese momento cursaban alguna carrera en la Corporación fueron reubicados en varias instituciones. A unos les valieron materias y a otros les tocó empezar de nuevo.

A la Corporación y a Carlos Moreno de Caro, que fue rector de la misma y actualmente aspira al Senado de la República, le cancelaron la personería jurídica y le impusieron una multa respectivamente. Ambas sanciones fueron apeladas y ese recurso aún no está resuelto.

El Icfes entregará ambos archivos a instituciones del mismo nivel que Inuniversitas y la Corporación para que ellas sean las encargadas de expedir los certificados que los alumnos pidan en el futuro.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Bogotá
Fecha de publicación
20 de febrero de 1998
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: