Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

FORMACIÓN GERENCIAL

Es impresionante la abundante oferta de toda clase de posgrados, especializaciones, maestrías, diplomas, cursos de actualización, seminarios y conferencias que se ofrecen hoy en día en Colombia acerca de la administración de empresas. Sin embargo lo sorprendente es que hay una gran demanda que sigue absorbiendo ese creciente y variado portafolio de opciones académicas en materia gerencial.

El fenómeno es muy positivo. Refleja la inmensa sed de conocimientos de una población profesional que no se conforma con sus estudios de pregrado. Es una clara demostración de un interés serio por seguir aprendiendo nuevas técnicas, herramientas y conceptos para hacer mejor el trabajo y poder así progresar. Ganan las personas y sus familias, ganan las empresas, gana el país.

Conversando con varios de los conferencistas internacionales que han venido a nuestro país a dictar charlas en eventos o cursos completos en módulos de programas universitarios a nivel de posgrado, coinciden en destacar la especial avidez por absorber al máximo, que distingue a los colombianos en el contexto latinoamericano. Las audiencias más voluminosas, la mayor atención y las mejores preguntas se presentan aquí. Esto es muy alentador y nos estimula a pensar que nuestra competitividad profesional va en ascenso a ritmo acelerado.

Nos complace observar a los miles y miles de profesionales que hacen enormes esfuerzos personales, familiares y económicos para mejorar su nivel educativo. Son muchas horas de sacrificio, cantidades enormes de dinero - una maestría en el país puede costar más de 12 millones de pesos.

Vale la pena además registrar el apoyo que las empresas le dan a sus ejecutivos que quieran actualizarse. Les aceptan cierta flexibilidad en sus horarios y les hacen préstamos en muy buenas condiciones o les pagan los cursos parcial - e incluso totalmente- en algunos casos.

Todo esto es motivo de orgullo y satisfacción. Sin embargo hay que tener cuidado. No todos los programas son buenos. No siempre los profesores están a la altura de lo ofrecido. Hay excepciones - en los eventos con invitados del extranjero- que dejan mucho que desear. Quien desee dedicarle desde unas pocas horas y una suma menor a una conferencia, hasta quien quiera invertir un año largo y abundantes recursos en su capacitación, debe informarse en detalle para acertar en su decisión.

Nada más frustrante y contraproducente que malgastar todo ese entusiasmo, tiempo y dinero. Así pues, ánimo - a seguir estudiando, pero con los ojos bien abiertos.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
19 de febrero de 1998
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad