Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

PARA QUÉ SIRVEN LAS UMATAS

Hay muchas preguntas técnicas que usted se hace cada vez que está en la finca.

Será buen negocio dedicarla a la avicultura, a los cerdos, a la cría de ganado o al cultivo de algún producto? ó, por el contrario, la zona donde está ubicada la finca es propicia para la piscicultura? Cada una de las anteriores tiene su respuesta y la puede encontrar muy cerca: en la Unidad Municipal de Asistencia Técnica (Umata) de su municipio, donde le prestarán la asesoría agropecuaria que usted requiere.

Esta comprende los servicios de consultoría, capacitación, transferencia de tecnología y aplicación de métodos destinados a mejorar y hacer más eficientes las explotaciones agropecuarias y a mejorar el nivel de ingreso, derivado de esta actividad.

Los profesionales o técnicos encargados de la prestación del servicio asesoran a los usuarios, según las características socioeconómicas y agroecológicas de la región, la aptitud de los suelos y las posibilidades de mercadeo.

Igualmente ofrecen asistencia en la selección del tipo de actividad, la planeación, el uso de tecnologías apropiadas, la consecución de crédito y el mercadeo de los bienes que se produzcan.

Los beneficiarios de este servicio (gratuito) son quienes deriven su sustento en no menos de 70 por ciento de la explotación agropecuaria y cuyo patrimonio no sea superior a 300 salarios mínimos (61 millones).

Si usted clasifica en este grupo, inscríbase en el libro de beneficiarios del servicio de asistencia técnica, registro que lleva la Umata de su municipio.

Recuerde que a su disposición están no menos de 5.300 profesionales del campo en 1.020 municipios del país.

Caso para mostrar Los recursos, la planeación y la buena voluntad de la gente del campo ha hecho que las Umatas logren sus objetivos propuestos. Es el caso de la Umata del Municipio de Quinchía (Risaralda).

A partir de 1993 se decidió fomentar la piscicultura en el área rural de este municipio, que comprende 14.200 hectáreas, divididas en 84 veredas.

Los objetivos del plan, trazado en conjunto con la alcaldía del municipio y del entonces PNR (hoy Fondo Dri), fueron mejorar los ingresos de los productores y la dieta nutricional de los habitantes del campo , manifestó el ingeniero agrónomo Carlos Arturo Trejos, director de la Umata.

Las tareas se iniciaron con demostraciones de métodos de cultivo de especies piscícolas, cursos cortos, días de campo, giras, reuniones y divulgación de toda esta actividad a través de material escrito.

La respuesta de los habitantes no se hizo esperar, ya que la actividad piscícola creció de manera inusitada. De 3.200 metros cuadrados, distribuidos en 23 estanques que en 1993 tenía la zona rural de Quinchía, se pasó a 65.000 metros cuadrados, área que suman los 500 estanques actuales.

Al éxito del proyecto se ha sumado la entrega oportuna de los alevinos por parte de la Umata, que totalizan 380.000 unidades en los cinco años de funcionamiento del programa.

Las especies suministradas han sido tilapia roja, mojarra plateada, carpa espejo y trucha, que son entregadas en las fincas por parte de los técnicos de la entidad.

También se ofrece a los productores (de forma gratuita) asesoría técnica por parte de un médico veterinario y un tecnólogo en producción animal.

Producción y ecología La labor medioambiental es uno de los aspectos por los que se destaca la Umata de Nocaima (Cundinamarca).

Según su directora, la zootecnista Edith del Carmen Villate, la gente ha sido muy receptiva con este tipo de programas, que comprenden la protección y conservación de los recursos naturales .

Para esto, se llevan a cabo talleres y charlas con los productores y se han creado grupos ecológicos en los que participan los niños y adultos de la comunidad.

Esto ha sido complementado con visitas de funcionarios del Centro Internacional de Agricultura Orgánica (Ciao) y de la Secretaría de Agricultura de Antioquia que dictan cursos de seguridad alimentaria, agricultura orgánica y manejo sostenible de la producción.

La capacitación también es parte del trabajo de la Umata de Nocaima para lo cual diseñó el programa de huertas escolares.

Este consiste en educar a los infantes acerca de la importancia de hacer producir la tierra, así sea en el patio de la escuela. Dicho programa cuenta con 16 parcelas en igual número de centros educativos.

El trabajo se complementa con la distribución de semillas para que, en el patio de la casa, los alumnos adopten esta forma de producción y generen el alimento de su propia familia.

Otros proyectos de esta Umata se orientan a la transferencia de tecnología para lograr mayor producción y productividad en los cultivos de caña, plátano y piña y en la actividad piscícola.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
9 de mayo de 1998
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�