Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

CAMIONEROS REVISARON YA LA TABLA DE FLETES

Los transportadores de carga por carretera le pidieron al Gobierno nacional, desde Cali, un incremento del 18 por ciento en los fletes y a la guerrilla que los deje de considerar objetivo militar.

Ayer esta ciudad fue epicentro del encuentro que sostuvieron los miembros de la Federación de Transportadores de Carga de Colombia (Fedetranscol) con los representantes de la Asociación Colombiana de Camioneros (ACC), de la ATC de Medellín, de Asecarga y de la Federación Colombiana de Transportadores de Carga por Carretera (Colfecar).

El objetivo de la reunión era analizar la tabla de fletes que será presentada el próximo martes al ministerio de Transporte y a los industriales.

En la actualidad el flete cobrado por transportar mercancía de Cali a Buenaventura está fijado en 18.821 pesos; sin embargo, para la carga de azúcar, carbón y cemento el flete que se paga es de 13.000 pesos debido a que estos sectores se encuentran deprimidos.

Con el reajuste del 18 por ciento el flete quedaría en 22.208 pesos.

El flete Buenaventura-Bogotá pasaría de 42.775 pesos a 50.474.

Fernando Mosquera, presidente regional de la ACC, aclara que cuando hay mucha carga en el puerto y demasiado camión dispuesto a movilizar mercancía, el flete se baja a 35.000 pesos. Dice que pese a que los costos de operación son los mismos, por transportar mercancía de Bogotá a Buenaventura se ha llegado a pagar hasta 26.000 pesos.

El flete Cali-Pasto está en 32.851 pesos, con el incremento del 18 por ciento quedará en 38.764.

El flete Pasto-Cali pasará de 32.951 a 38.882 pesos.

Para el caso Bogotá-Cartagena el flete que está fijado en 35.433 pesos quedaría en 41.810.

La idea es manejar con sensatez la tabla de fletes sin que la industria se sienta acorralada; claro que tampoco podemos trabajar con tarifas tan bajas como los actuales por culpa de la oferta y la demanda , señaló el presidente de la ACC, Juan Javier Amaya.

Los gremios del transporte acordaron llegar unidos a la reunión de Bogotá y acabar con los paros en 1998.

No queremos paros, pero pedimos sensatez a los industriales; no pretendemos acorralarlos, pero si queremos que analicen las consecuencias económicas que generaron los dos últimos paros camioneros. Es mejor concertar , dijo Amaya.

El presidente de Fedetranscol, Fernando Cabrales, dice que los paros se pueden evitar si el Gobierno reglamenta las peticiones de los transportadores y sanciona a las empresas que no cumplan con los acuerdos que se van a pactar en Bogotá. Los transportadores confían en que esta vez las sanciones si serán inmediatas y no uno o dos años después.

También pedirán que los camioneros estén vinculados a alguna asociación para evitar la competencia desleal.

Aunque los costos de operación les inquieta, les preocupa más los ataques de la guerrilla.

Pedimos a la guerrilla, con todo respeto, que no nos considere objetivo militar; el único daño que hacemos es transportar la mercancía que entra y sale del país y la comida de los colombianos , dijo Amaya.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
14 de enero de 1998
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad