Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

YAMID PREGUNTA

El jueves 8 de enero de 1998, a las 10:30 pm, en el canal 8, se dio comienzo a un nuevo programa llamado Yamid pregunta. En el primero y origen del programa, Yamid Amat, a quien se le considera uno de los cacaos del periodismo, trató el tema de la estigmatización del colombiano en el exterior. Paula Jaramillo, hasta hace poco presentadora graciosa, un poco pasadita de kilos, de Q.A.P., se llevó un susto en Panamá porque la Policía la relacionó con una narcotraficante y afortunadamente llamó a su noticiero, y para bien de ella intervinieron la Policía colombiana, la Cancillería, en fin, todo el mundo, beneficio que no cuenta ningún otro colombiano cuando nos subimos a un avión y pasamos por una aduana internacional.

El programa estuvo mal realizado técnicamente, con mal sonido. Se intentó hacer una puesta en escena y no se hizo bien, se perdió la orientación y sentido del reportaje y terminó en otra historia: Bucaram. Grave para un periodista que presume de tanta experiencia como Yamid Amat. En realidad, parecía un programa de indignación por lo que ocurrió con Paula Jaramillo y no con lo que sucede a todos los colombianos en los aeropuertos internacionales.

Yamid Amat también es el creador del complejo de Viena Ruiz , a quien él convirtió en su alter ego.

Un noticiero que se convierte en sección de farándula, que deja de informar para luego opinar. La noticia no existe, la noticia es el espectáculo como tal, las piernas de Viena, que todos los noticieros quieren copiar.

Ciertamente el programa no encontró su camino porque no se encontró en la historia ni en su propósito: crear una puesta en escena. De lo contrario, tendría que retomar el reportaje tradicional. No es una cuestión de géneros, sino el equívoco de un periodista que se ha creado una aureola de gran poder, de eficiente y sobrador.

Además, para un programa de media hora sobró la producción: Yamid viajó a Panamá, entrevistó al Canciller, a Bucaram, en Colombia entrevistaron a María Emma Mejía, en fin, tanto para tan poco.

El periodismo colombiano ha creado falsos ídolos: uno de ellos es Yamid Amat, a quien no exactamente se le distingue su profesionalismo, sino el desconocimiento de los propios recursos de la investigación y la reflexión. Un periodismo que prefiere el espectáculo, el cruce de piernas de una joven hermosa metida a modelo, que ni siquiera debe conocer quién es Jenny Carther, la entrevistadora sexi del canal Playboy, una playmate que hace ruborizar a todos sus teleespectadores.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Opinión
Fecha de publicación
14 de enero de 1998
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�